Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

Artículos exclusivos en línea de abril 2021

Las trampas de la compasión bien intencionada

La guerra de información de la Fuerza de Tarea Conjunta-Haití en 2010

Coronel (retirado) John «Jay» Boyd, PhD, Componente de la Reserva del Ejercito de EUA

Descargar PDF Baixar PDF

La gente camina entre los escombros de Puerto Príncipe el 31 de enero de 2010

El coronel de la Fuerza Aérea de EUA Buck Elton estaba orgulloso de su equipo. Al aterrizar en Puerto Príncipe, Haití, aproximadamente a las 19.00 horas del 13 de enero de 2010, su 1ª Ala de Operaciones Especiales había reabierto el aeropuerto de la ciudad, dañado por el terremoto, a los vuelos de asistencia humanitaria y socorro en casos de desastre (HA/DR) en un tiempo récord de 28 minutos. A su llegada, los aviadores de Elton inmediatamente establecieron un centro de recepción para los equipos de búsqueda y rescate urbanos que llegaban e iniciaron un sistema para coordinar el aterrizaje de cientos de vuelos humanitarios que llegaban a Haití. «La mayoría de nosotros operamos sin parar y sin dormir durante las primeras 40 horas», admitió Elton. «Los mosquitos están por todas partes, y [es] una carnicería absoluta fuera del campamento»1.

El equipo de Elton tomó decisiones difíciles. Sus aviadores dirigieron el aeropuerto durante días, desviando inicialmente muchos aviones que querían aterrizar debido al exceso de aviones que llegaban. «Podíamos coordinar el aterrizaje de más de 250 aviones al día sin teléfonos, computadoras o electricidad, y la gente se quejaba del atasco en el aeropuerto», recordó2. Elton no lo sabía, pero las quejas apenas comenzaban. Su equipo había hecho un trabajo excepcional, pero «ninguna buena acción queda sin castigo»3. El Comando Sur de EUA (USSOUTHCOM) y la Fuerza de Tarea Conjunta-Haití (JTF-H) participaron en una espinosa guerra de información con aliados de EUA, detractores internacionales, expertos políticos y facciones del público de EUA. Diez años después, en 2020, esta experiencia proporciona lecciones constructivas para las futuras operaciones de HA/DR de EUA.

Una historia de éxito estadounidense, la operación Unified Response (OUR) —sus soldados, marineros, aviadores, marines, guardacostas y civiles— se centró en la tarea y cumplió su misión. La JTF-H minimizó el sufrimiento humano, proporcionó cuidados médicos esenciales y ofreció apoyo en materia de seguridad a las fuerzas de las Naciones Unidas (ONU) y al Gobierno de Haití (GH). La JTF-H también proporcionó a las Naciones Unidas, a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y al GH la capacidad de funcionar a largo plazo, logrando sus objetivos de estado final4.

El terremoto

A las 16:53 horas del 12 de enero de 2010, la nación insular de Haití, la más pobre de las Américas, experimentó un terremoto de magnitud 7.0. En un evento que duró menos de treinta segundos, se estima que murieron 230 000 personas5. El epicentro del terremoto, a diez millas al suroeste de la ciudad más grande de Haití, Puerto Príncipe, experimentó otras trece réplicas en las siete horas siguientes y un total de treinta réplicas durante las primeras veinticuatro horas. En un radio de sesenta seis kilómetros, se estima que 3.9 millones de personas se habían visto afectadas. Más de 97 000 edificios fueron destruidos y 188 000 fueron dañados. Ocho hospitales fueron derribados y catorce de los dieciséis edificios públicos del GH quedaron inutilizables6. La zona portuaria de Puerto Príncipe fue evaluada como inutilizable debido a los daños del muelle. La única instalación importante capaz de recibir ayuda y personal humanitario era el aeropuerto de la nación, que seguía funcionando aunque la terminal y la torre del aeropuerto se habían derrumbado y, por lo tanto, no estaban disponibles.

La embajada de EUA en Haití emitió una solicitud de ayuda de emergencia a las 04:11 del 13 de enero, en parte con la siguiente declaración: «La prestación de dicha ayuda es en interés del Gobierno de EUA debido a las preocupaciones humanitarias y a la importancia de demostrar que los amigos más cercanos de Haití están dispuestos a ayudar»7.

La Fuerza de Tarea Conjunta-Haití: La respuesta inicial

El teniente general P. K. «Ken» Keen, el subcomandante del USSOUTHCOM, estaba en Haití visitando al embajador de EUA en Haití, Kenneth Merton, en su casa el día del terremoto; ambos sobrevivieron ilesos8. El comandante del USSOUTHCOM, el general la Fuerza Aérea de EUA Douglas Fraser, optó rápidamente por establecer la JTF-H con Keen al mando.

La gente camina entre los escombros de Puerto Príncipe el 31 de enero de 2010

El concepto para la OUR fue un ejemplo modélico, utilizando la doctrina contenida en la entonces nueva Publicación Conjunta (JP) 3-29, Foreign Humanitarian Assistance9. Además, se encargó a la JTF-H que llevara a cabo la fase I (respuesta de emergencia); pasara a la fase II (operaciones de socorro); y comenzara la transición (repliegue) durante la fase III (restauración); a medida que el Gobierno de Haití, la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), las organizaciones no gubernamentales (ONG) y los organismos de las Naciones Unidas asumían la responsabilidad de la fase IV (estabilización) y la fase V (recuperación)10.

Conforme a la JP 3-29, Keen pidió un elemento conjunto de apoyo para los asuntos públicos, el apoyo de la Oficina de Asuntos Públicos (PAO) del secretario de Defensa y un equipo de cámara de combate11. Comenzando con dos oficiales de asuntos públicos el 13 de enero, más de cien personas de asuntos públicos y operaciones de información trabajaron activamente en Haití diez días después12.

La Oficina de Comunicaciones Estratégicas (StratComm) del USSOUTHCOM emitió su orientación para Haití a las 08:16 del 14 de enero, y en un momento oportuno. «La prensa está en todas partes, es muy difícil de evitarla. Dijimos lo obvio», Keen había enviado por correo electrónico el día anterior13. En la lista de StratComm de posibles «contratiempos e impedimentos» estaba la necesidad de (1) manejar las expectativas, explicando que Estados Unidos no podía arreglar todo lo que consideraba dañado; (2) desviar cualquier historia de que la misión de socorro se centraba solo en los ciudadanos y personal de EUA y (3) negar las afirmaciones de que «un portaaviones, buques de desembarco, marines [y] la 82ª División Aerotransportada» era «una invasión de Haití»14.

Los previos esfuerzos de HA/DR del USSOUTHCOM generalmente resultaron en críticas a los esfuerzos de ayuda por ser demasiado lentos o no lo suficientemente robustos. Anticipándose a esto, Joseph «Pepper» Bryars, de la Oficina de Comunicaciones Estratégicas del USSOUTHCOM, ofreció sabios consejos. «Mientras trabajamos en la evaluación para proveer la más necesaria y efectiva HA para Haití, recomiendo que también nos concentremos en generar inmediatamente la óptica vital de que el Ejército de EUA esté entregando “algo”. Si esa óptica no se ve pronto, entonces dañará nuestra credibilidad en el futuro»15.

Lamentablemente, las críticas a los esfuerzos de EUA ya estaban en juego; el Christian Science Monitor comenzó temprano, preguntando: «¿Por qué tarda tanto la ayuda del Pentágono en llegar a Haití?» y Reuters preguntó: «¿Quién dirige Haití?» antes de proceder a describir un estado de anarquía en el que el Gobierno de Haití había dejado de existir y la fuerza de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, la MINUSTAH, había quedado nula por el terremoto16. El experto en América Latina Dan Erikson, del grupo de expertos Inter-American Dialogue con sede en Washington, DC, comentó: «La triste verdad es que nadie está a cargo de Haití hoy en día. Este vacío, junto con la robusta respuesta de la administración Obama, ha creado inevitablemente una situación en la que EUA será el que tome las decisiones de facto en Haití»17.

Inicialmente, la JTF-H carecía mucho de la conciencia de la situación para tomar cualquier decisión; los equipos de evaluación de EUA todavía estaban en camino a Puerto Príncipe. Durante los primeros días, había más miembros de los medios de comunicación civiles en Haití que integrantes militares de EUA, y estos medios llegaron a ser las fuentes de información dominantes. Teniendo pocas opciones, el USSOUTHCOM tomó decisiones basado en informes anecdóticos de los medios de comunicación, que a menudo desencadenaron lo que los miembros del personal llamaron el «destornillador de 10 000 millas»18.

Uno de esos «destornilladores» era el teniente general retirado Russell Honore, quien ganó fama durante el huracán Katrina. «A la mañana siguiente del terremoto, como militar de 37 años de servicio, supuse… que habría aviones entregando ayuda, no tropas, sino ayuda», el exgeneral estadounidense se quejó al periódico USA Today. «Lo que vimos en su lugar fue una discusión sobre, “Bueno, tenemos que enviar un equipo de evaluación para ver cuáles son las necesidades”. Y cada vez que escucho eso, me hace hervir la sangre»19.

Expertos en aviación de varios organismos de EUA trabajan en condiciones austeras el 12 de enero de 2010

Todos los principales servicios de noticias enviaron médicos-reporteros a Puerto Príncipe, entre ellos el Dr. Sanjay Gupta, de CNN20. Al llegar al Hospital General de la ciudad antes que las fuerzas de EUA, Gupta emitió una solicitud urgente para la seguridad y ayuda médica de emergencia. Incluso se puso en contacto con Honore, quien llamó al USSOUTHCOM y este a su vez informó a la JTF-H de la situación. Los médicos-reporteros en la escena a menudo amplificaron el sentido de urgencia, provocando respuestas apresuradas de la JTF-H. En una ocasión, el 19 de enero, aproximadamente sesenta soldados estadounidenses en helicópteros utilizaron el jardín del palacio presidencial de Haití como zona de aterrizaje y marcharon al Hospital General para proporcionar seguridad. Para algunos haitianos, parecía una invasión21.

Problemas en el aeropuerto

La congestionada situación en el Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture de Puerto Príncipe aumentó las críticas internacionales. Elton admitió:

«Al principio, se nos criticó un poco en el aeropuerto por el gran número de desvíos que los vuelos internacionales estaban ejecutando […] Tuvimos 40-50 desvíos al día durante los primeros días porque no había medidas de control de flujo para medir el número de aviones que querían aterrizar aquí»22.

Médicos sin Fronteras no estaba satisfecho, afirmando que de tres a cinco de sus aviones que transportaban suministros médicos habían sido desviados. Frecuentemente se desviaban los aviones comerciales porque tardaban más tiempo en descargarse que los aviones militares23. Los vuelos que no se coordinaron con el USSOUTHCOM para los horarios de aterrizaje en Puerto Príncipe también fueron desviados24. Lamentablemente, esto provocó acusaciones de que Estados Unidos monopolizaba el aeropuerto para evacuar solo a sus propios ciudadanos. Cuando los controladores aéreos de EUA desviaron un vuelo de socorro francés y las tropas terrestres de EUA retrasaron la evacuación de sesenta y tres ciudadanos franceses, los ánimos se encendieron. El ministro de Cooperación francés, Alain Joyandet, protestó, diciendo, «Se trata de ayudar a Haití, no de ocupar Haití»25.

Más tarde, Guido Bertolaso, el jefe de la Agencia de Protección Civil de Italia, que había gestionado un terremoto en 2009 en Italia, denunció el esfuerzo dirigido por Estados Unidos como «patético», declarando: «Es una muestra de fuerza verdaderamente poderosa, pero está completamente fuera de la realidad. No tienen una relación cercana con el territorio, y ciertamente no tienen una relación con las organizaciones internacionales y grupos de ayuda […] cuando se enfrentan a una situación de caos». Bertolaso dijo a la televisión italiana RAI que Estados Unidos tiende «a confundir la intervención militar con lo que debería ser una operación de emergencia, que no puede ser confiada a las fuerzas armadas. Nos falta un líder, una capacidad de coordinación que vaya más allá de la disciplina militar»26. Esta crítica provino de aliados de Estados Unidos.

Integrado en esta situación, el coronel Billy Buckner, del 18º Cuerpo Aerotransportado, fue seleccionado para dirigir la oficina de StratComm de la JTF-H. Keen también se aseguró los servicios de The Rendon Group (TRG). Fundado por John Rendon en 1982, el TRG proporcionaría a JTF-H «recomendaciones sobre asuntos públicos, seguimiento y análisis de los medios de comunicación (dependiendo del nivel funcional de los medios de comunicación haitianos) y la recopilación de datos cuantitativos y cualitativos para una Evaluación Estratégica»27.

De vuelta en el USSOUTHCOM, Bryars continuó trabajando en las comunicaciones estratégicas. Sugirió compartir la inteligencia, reglas de combate, radios con manivela y un «rostro unificado». «Tal vez deberíamos considerar un proceso diario de publicar productos de inteligencia apropiados en el portal no clasificado para el uso de las ONG, coordinado a través de Asociaciones», recomendó. «Estoy seguro de que hay riesgos potenciales asociados a esto, pero compartir imágenes de carreteras abiertas, concentraciones de personas, hospitales abiertos, etc., ayudaría a formar la narrativa deseada de una “Respuesta Unificada”». En cuanto al papel del Ejército de EUA en la seguridad, estaba sujeto a la «interpretación del público», lo que plantearía una amplia gama de cuestiones de «orden público». Estas tendrían que ser manejadas. Bryars recomendó un rostro unificado, en el que el personal de la JTF-H siempre fuera visto como subordinado o trabajando con civiles del Gobierno de EUA28.

Se levantó la veda contra la JTF-H: Ataca el extremo radical

A los cuatro días de haber comenzado la OUR, una cacofonía de críticas descendió sobre la recién nacida JTF-H. «El presidente socialista de Bolivia, Evo Morales, calificó la labor de socorro de Estados Unidos como “injusta, inhumana y oportunista” y pidió que las Naciones Unidas tomaran medidas para contrarrestar el supuesto imperialismo yanqui»29. Como podría esperarse, el venezolano Hugo Chávez acusó a Estados Unidos de utilizar el terremoto de Haití para ocupar el país. «¿Por qué enviar tres mil soldados armados a menos que sea para la guerra?», dijo, «Parece que están ocupando militarmente Haití, aprovechando la tragedia»30. Sus comentarios fueron repetidos por otros líderes antiamericanos como el nicaragüense Daniel Ortega. «Lo que está sucediendo en Haití me preocupa seriamente», dijo Ortega, «Parece que las bases [en América Latina] no son suficientes […] Haití busca ayuda humanitaria, no tropas»31. Culpó al militarismo estadounidense y al presidente Barack Obama, exigiendo la retirada inmediata de las fuerzas militares de Estados Unidos32.

Nada de esto fue particularmente sorprendente. Lo que sí fue sorprendente fue el número de medios de comunicación —extranjeros y nacionales— que estaban difundiendo críticas negativas en cuanto a los esfuerzos de asistencia de Estados Unidos. Según el Análisis de los Medios Regionales del Ejército Sur de EUA, Tendencias Recientes en la Cobertura de los Medios, el 18 de enero, las historias negativas de los medios superaron a las positivas en toda América Latina en casi dos a una33.

Respondiendo a los ataques negativos, el teniente general Keen quiso mantener a la JTF-H en el mensaje. Buscó el consejo de John Rendon del TRG en un correo electrónico, diciendo, «Sé que nos están pateando los dientes, pero eso es comprensible, francamente (supongo) :(»34.

«Las historias no son negativas. El asunto es negativo», respondió Rendon. «La primera historia es sobre la magnitud de la tragedia; la siguiente será sobre el personal de primera intervención». Él creía que la JTF-H estaba en bueno camino con su mensaje y que Keen necesitaba «seguir adelante» con más mensajes sociales. También instó a la JTF-H a que diera las gracias a otros países, tanto individual como colectivamente. Incluso los países que estaban ayudando simbólicamente, «los que tal vez no nos gustan». Rendon continuó diciendo:

«El socorro militar es demasiado lento; los militares no se ocupan de los problemas logísticos una vez allí (el aeropuerto está desorganizado, no se permite que los aviones aterricen; los suministros no llegan a las personas). Estas críticas son casi inevitables dado el alcance del problema y la naturaleza 24/7 de los medios de comunicación. Las respuestas que hemos visto hasta el momento son apropiadas. Proporcionar actualizaciones diarias sobre el progreso ayudará. Incluso podría tener sentido proporcionar un breve informe sobre cada avión que va a aterrizar (y los que están en espera y por qué), qué contiene y dónde irán los suministros de ayuda y cuándo, también usar podcasts. Demostrar las capacidades de las fuerzas militares de EUA, no solo decirles a los medios de comunicación cuáles son esas capacidades, también comenzará a cambiar el tono. Es necesario que haya más citas en los próximos días de personas que no sean militares estadounidenses que hablen del trabajo positivo que se está haciendo (las ONG, naciones asociadas y ciudadanos haitianos agradeciendo a los militares de EUA por su ayuda) […] cuando les agradecemos, es probable que nos agradezcan, y esas citas de ellos agradeciéndonos darán lugar a una cobertura de prensa positiva y creíble»35.

Soldados de EUA ayudan a los ciudadanos haitianos el 2 de febrero de 2010

Los «extremos ideológicos» que acusaban a Estados Unidos de invasión o de ser utilizados como un «servicio de comida» no eran los medios de comunicación principales. «Normalmente diría que no te distraigas», aconsejó Rendon, «pero estoy seguro de que las preguntas sobre estas críticas marginales se harán en los programas noticieros de los domingos porque a ellos [los medios de comunicación principales] les gusta ese juego político, pero use las técnicas comprobadas de Respuesta, Transferencia, Mensaje»36.

Sin importar los mensajes, la JTF-H no era inmune a las heridas autoinfligidas. Como se ha mencionado anteriormente, el 19 de enero, los soldados de la 82ª División Aerotransportada utilizaron el jardín alrededor del palacio presidencial haitiano derrumbado como zona de aterrizaje, insertando varios pelotones destinados a proporcionar protección en el Hospital General. Sin embargo, la óptica se agravaba. Para los críticos del Ejército de EUA, las fotos parecían una invasión estadounidense; para otros, parecía una misión de rescate. «Estamos felices de que vengan, porque tenemos muchos problemas», dijo Fede Felissaint, un peluquero que observó los aterrizajes. No tuvo problemas con las tropas estadounidenses en el palacio. «Si quieren, pueden quedarse más tiempo que en 1915», dijo, recordando que los marines de EUA habían ocupado su país durante diecinueve años (1915-1933)37.

Otros haitianos no fueron tan indulgentes. La llegada de fuerzas militares al palacio no fue bien recibida por varios refugiados que acampaban cerca. «Es una ocupación. El palacio es nuestro poder, nuestra cara, nuestro orgullo», afirmó Feodor Desanges38. Los críticos acusaron a las tropas estadounidenses de aterrizar con órdenes de «disparar a matar»39. El teórico de conspiración canadiense Michel Chossudosvsky interpretó el aterrizaje como parte de un plan estadounidense más amplio:

«La misión tácita del Comando Sur de Estados Unidos (SOUTHCOM), con sede en Miami e instalaciones militares estadounidenses en toda América Latina, es asegurar el mantenimiento de regímenes nacionales subordinados, es decir, los Gobiernos proxy de Estados Unidos, comprometidos con el Consenso de Washington y la agenda política neoliberal. Si bien el personal militar de Estados Unidos participará activamente desde el principio en el socorro de emergencia y en casos de desastre, esta renovada presencia militar de Estados Unidos en Haití se utilizará para establecer un punto de apoyo en el país y perseguir los objetivos estratégicos y geopolíticos de Estados Unidos en la cuenca del Caribe, que en gran medida están dirigidos contra Cuba y Venezuela»40.

Tener la narración correcta

Aterrizando en el aeropuerto de Puerto Príncipe el 16 de enero, la secretaria de Estado Hillary Clinton, junto con el nuevo jefe de la USAID, el Dr. Rajiv Shah, realizó una visita de cuatro horas para manifestar el apoyo de Estados Unidos y consultar con el presidente haitiano René Préval.

El 20 de enero, Clinton reaccionó a nuestras críticas. «Me preocupan profundamente los casos de cobertura mediática internacional inexacta y desfavorable del papel y las intenciones de Estados Unidos en Haití», escribió al personal del Departamento de Estado. «Esta MALA INFORMACIÓN AMENAZA con socavar la asociación internacional necesaria para ayudar al pueblo de Haití y con perjudicar nuestro compromiso internacional en toda la gama de asuntos. Es imperativo que la narrativa sea correcta a largo plazo». Los jefes de misión recibieron instrucciones de localizar y corregir «historias mal informadas o distorsionadas» y corregirlas. «También les pido que me informen a través de su secretario adjunto», ordenó, «Esta es una prioridad personal para mí y estaré esperando sus informes»41.

¿Sabía Clinton lo que se iba a ocurrir? Los días 20 y 21 de enero, Hugo Chávez y sus «chavistas» acusaron a Estados Unidos de atacar a Haití con un arma tectónica sísmica secreta. Acusando a Estados Unidos de emplear un «arma sísmica», que podría causar «anomalías meteorológicas… inundaciones, sequías y huracanes», el errático hombre fuerte insistió en que el «ataque» a Haití era una prueba militar de Estados Unidos en preparación para un ataque sísmico a Irán. Citando «un supuesto informe de la Flota del Norte de Rusia», Chávez acusó al Programa de Investigación Auroral Activa de Alta Frecuencia (HAARP) no clasificado del Gobierno de EUA, ubicado en Alaska, del ataque42.

La acusación de Chávez combinó dos teorías de conspiración. La primera se originó en un informe del 14 de enero del teórico de conspiración Sorcha Faal titulado «La prueba del terremoto de EUA va “terriblemente mal”, deja 500 000 muertos en Haití». La segunda historia culpó al HAARP del terremoto de 2008 en Sichuan, China. El informe de la Flota del Norte de Rusia demostró ser un invento de Faal. Los comentarios de Chávez fueron reportados como noticias por Al Manar en el Líbano y por otros medios de comunicación en Irán, Rusia y Pakistán43.

La periodista Sharon Weinberger caracterizó al HAARP como «el Moby Dick de las teorías de conspiración»44. El propósito real del HAARP era examinar «las interacciones de las ondas de radio en la ionosfera y los efectos subsiguientes en sistemas de comunicaciones, radar y navegación»45. Sea lo que sea, las acusaciones hechas contra la JTF-H por Chávez y sus cohortes estaban volcando la política exterior de EUA en toda América del Sur.

Una JTF-H en maduración responde

Buckner (StratComm) acertó con la «narrativa». La estrategia ganadora fue la coherencia de temas y mensajes diseñada a largo plazo. A medida que el número de tropas de EUA de Fort Bragg, Carolina del Norte, aumentaba del 18 al 22 de enero, también lo hacían las capacidades de la fuerza de tarea. Se estableció una célula conjunta de información interinstitucional (JIIC). Esta amalgama de agencias del Gobierno de EUA desarrolló temas, mensajes y puntos de discusión comunes. Proporcionó la unidad de esfuerzos (mensajes) para todas las agencias de EUA que trabajaban en Haití46.

La oficina de Buckner se ocupó de escoltar e integrar a los reporteros, organizando entrevistas e impulsando una variedad de historias y análisis a través de diversos medios de comunicación. Una de las más recientes fuentes de medios sociales, Twitter, emergió cuando los sistemas de comunicaciones de Haití estaban fuera de servicio. El autor Tim Leberecht creía que Twitter «maduró» como resultado del terremoto. «Sysomos, una empresa de análisis de Toronto, estimó que casi 150 000 mensajes que contenían tanto “Haití” como “Cruz Roja” fueron enviados a través de Twitter desde el terremoto», informó él. La Cruz Roja publicó un tuit en el que afirmaba haber ayudado a recaudar US$ 8 millones47.

Buckner dirigió un centro de información conjunta (JIC) totalmente funcional en la embajada de EUA y un elemento de avanzada en el aeropuerto. Otros elementos fueron localizados con la 2ª Brigada, 82ª División Aerotransportada; el buque hospital USNS Comfort; el portaviones USS Carl Vinson y la misión de ayuda anfibia.

La foto de la compilación es de una diapositiva de la presentación de la clase que demuestra cómo Hugo Chávez

Guiada por el JIIC, la JTF-H se mantuvo en el mensaje. Las audiencias a las que se dirigía eran el pueblo haitiano, los líderes haitianos, el pueblo estadounidense y la comunidad internacional. Los temas centrales incluían: (1) una respuesta mundial destinada a salvar vidas y aliviar el sufrimiento, (2) los haitianos ayudando a los haitianos, y (3) Estados Unidos «asistirá a Haití a largo plazo». También había temas «indeseables» que requerían ser rebatidos: (1) Esfuerzos de EUA demasiado lentos/no lo suficiente/desorganizados, (2) «EUA mantiene a flote el Gobierno haitiano inepto», (3) el Ejército de EUA como fuerza de ocupación, y (4) EUA reconstruirá Haití48.

Hubo buenas noticias; aunque los estadounidenses estaban divididos por igual en cuanto a las iniciativas políticas y legislativas de la administración Obama, el 74 por ciento de los estadounidenses encuestados creía que Estados Unidos estaba «haciendo lo suficiente» por Haití y calificó el esfuerzo militar de EUA como «muy bueno» o «excelente». Una encuesta privada de Gallup descubrió «poca diferenciación» al evaluar el desempeño de las distintas instituciones militares; todas fueron vistas como «haciendo un excelente o muy buen trabajo». La televisión, los sitios de noticias en Internet y la radio siguieron siendo las principales fuentes de noticias, mientras que los estadounidenses más jóvenes (uno de cada cinco) utilizaban los sitios de redes sociales49.

Sin embargo, también hubo malas noticias; la JTF-H estaba perdiendo la guerra de información en partes de América Latina, el área de interés del USSOUTHCOM. Para análisis y propósitos operacionales, el USSOUTHCOM dividió geográficamente a América Latina en cuatro áreas geográficas: el Caribe, América Central, la Cordillera de los Andes y el Cono Sur. Para la cuarta semana de la OUR, el 57 por ciento de las historias que hablaban de los esfuerzos militares de EUA eran negativas en comparación con el 43 por ciento neutrales/positivas combinadas. La Cordillera de los Andes (Venezuela, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) lideró el camino. Chávez llevó a cabo una campaña antiestadounidense con el apoyo esporádico de Bolivia y Ecuador. Ninguna otra nación latinoamericana había publicado más historias que Venezuela. El segundo finalista, Ortega de Nicaragua, representó un tercio de las historias que emanaron de América Central50.

La foto de la compilación es de una diapositiva de la presentación de la clase que demuestra cómo Hugo Chávez
La foto de la compilación es de una diapositiva de la presentación de la clase que demuestra cómo Hugo Chávez

Si había una gracia salvadora, con el tiempo, los informes de los medios de comunicación fueron disminuyendo y alejándose de las fuerzas militares de EUA. Un notable descenso comenzó alrededor del 18 de enero. El volumen de los nuevos artículos de los medios de comunicación «disminuyó significativamente mientras que el enfoque de la mayoría de los artículos se había desplazado del componente militar de HA/DR a cuestiones geopolíticas más grandes»51.

En transición desde Haití: Cambios en los mensajes

Al comienzo de la OUR, la capacidad de la JTF-H para contar su historia estaba fragmentada. La fase I (respuesta de emergencia) era por su propia naturaleza a menudo reaccionaria; los eventos de los medios de comunicación eran aleatorios, caóticos, y a menudo superaban las capacidades de la JTF. Sin embargo, a medida que la JTF-H pasaba a la fase II (operaciones de socorro), la StratComm se volvió más proactiva52.

Esto comenzó con la llegada del buque hospital USNS Comfort el 20 de enero, «una promesa de esperanza anclada a una milla en la bahía». Un símbolo visible del compromiso de EUA con Haití, se convirtió en un punto focal para los periodistas que molestaban al JIC y a la Oficina Conjunta de Visitantes para subir a bordo y realizar una visita53.

El trabajo de estabilización de los ingenieros de la JTF-H es un ejemplo destacado. El descubrimiento de que cientos de haitianos tenían miedo de dormir en sus casas –no sabían si esos edificios eran estructuralmente sólidos o no – exigió acción. ¿Qué le aseguraría a la gente que estaban seguros? Los ingenieros de EUA crearon un sistema de inspección para evaluar la solidez de los edificios, lo que animó a los haitianos a volver a casa. Para ayudarles en su trabajo, los ingenieros establecieron un programa de entrenamiento de evaluación para los haitianos. A medida que se acercaba su transición (repliegue), los ingenieros de la JTF-H se centraron en la remoción de escombros y la restauración del barrio de Turgeau. Un funcionario lo llamó «una victoria rápida»54.

La óptica positiva del proyecto Turgeau demostró la buena voluntad y el trabajo duro de la JTF-H. Esas oportunidades mediáticas fueron posibles en la fase II:

«El viernes, los medios de comunicación haitianos y AP [Associated Press] observaron el entrenamiento de evaluación de ingeniería en Turgeau. El evento fue un gran éxito. Más de 50 periodistas de CNN, Washington Post, Wall Street Journal, NPR, Voice of America, y muchos medios de comunicación haitianos estaban presentes»55.

Si bien el «extremo ideológico» exigía una retirada inmediata de EUA, muchas ONG, así como elementos del público estadounidense y haitiano, insistieron en que Estados Unidos no se fuera demasiado pronto. Media docena de funcionarios estadounidenses creían que abandonar Haití antes de que se restableciera la situación de seguridad sería contraproducente. «El riesgo es… que se vayan demasiado rápido, y tendremos un caos», dijo Andrew Natsios, administrador de la USAID de 2001 a 2005. «Tienen las manos llenas en Iraq, Afganistán y Pakistán. Las fuerzas militares de EUA no quieren hacer esto, en términos de nada más allá de una respuesta humanitaria»56.

Después de años de operaciones de combate, las fuerzas militares estadounidenses se encontraron en una posición extraña… ¡eran amadas! Muchos haitianos los preferían a los del Gobierno de Haití y querían que se quedaran. Para los haitianos, su Gobierno parecía inepto, indiferente y corrupto57. A pesar de los repetidos intentos de StratComm de convencerlos de lo contrario, la gente no se lo creía. Imaginen la sorpresa y la vergüenza de EUA cuando las manifestaciones proestadounidenses aparecieron en muchas partes de Puerto Príncipe. Una manifestación tuvo lugar el 2 de febrero a lo largo de la calle Delmas, donde se encontraban las oficinas del Gobierno, las sedes de las ONG y las instalaciones diplomáticas. Los manifestantes que llevaban banderas de EUA derribaron las banderas haitianas mientras marchaban58.

Elizabeth Ferris, de la Institución Brookings en Washington, reflexionó sobre esos episodios. «El papel de las fuerzas militares de EUA aún no está claro para mí», dijo. «¿Hay planes para que salgan en un período de tiempo razonable?» Su conclusión: «Hay muchas trampas en toda esta compasión bien intencionada»59.

La primera salida notable de las fuerzas terrestres de EUA ocurrió el 24 de febrero cuando el 1er Escuadrón del 73º Regimiento de Caballería, regresó a Fort Bragg. Fue seguido por el 1er Batallón del 325º Regimiento de Infantería Paracaidista, el 5 de marzo. Los medios de comunicación lo notaron. «Las tropas de EUA se retiran en masa de Haití», advirtió un artículo de Associated Press, declarando que «las tropas de EUA se están retirando de esta capital dejando a los residentes temiendo que su salida sea una señal de la disminución del interés internacional en la difícil situación del pueblo haitiano»60. Esta historia es lo que la JTF-H quería evitar.

El símbolo más visible del compromiso estadounidense en Haití, el USNS Comfort, ahora entró en juego. A partir del 27 de febrero, el Comfort se había quedado sin trabajo. Todos los pacientes habían sido dados de alta, y el buque estaba vacío. La capacidad médica de la ONU, las ONG, el Gobierno de Haití, la USAID y otras entidades había mejorado hasta el punto de que había 700 camas disponibles en tierra61. Sin embargo, la salida del USNS Comfort era una situación delicada; el barco no podía simplemente irse sin que su salida fuera bien socializada, para que no cundiera el pánico y sentimientos de abandono.

La JTF-H consideró tres líneas de acción (LA) para dejar salir el USNS Comfort: LA 1—salir inmediatamente (recomendado); LA 2—salir en diez días y reducir parte del personal médico; y LA 3—salir en diez días y reducir el personal médico y la tripulación para las operaciones de tránsito en tiempo de paz.

Los líderes de la JTF-H eligieron una LA 3 híbrida: salir en diez días con un personal médico reducido a un costo de alrededor de US$ 200 000 por día. La fecha de salida se fijó para el 10 de marzo. Se consideró que esta era una opción tranquilizadora y compasiva62.

La salida del USNS Comfort fue bien publicitada a través de comunicados de prensa y medios locales haitianos. Diez días antes de zarpar, el avión EC-130J «Comando Solo», una emisora de radio volante, transmitió la fecha de partida mezclada con anuncios de servicio público, asegurando siempre a los haitianos que Estados Unidos estaba con ellos a largo plazo63. Para amortiguar el golpe y probar posibles reacciones adversas, se publicitó una misión de un día de reaprovisionamiento de combustible fuera de Puerto Príncipe. Este «ensayo general» del 5 de marzo funcionó bien; en Puerto Príncipe se mantuvo la calma. Cinco días después, en las primeras horas de la mañana del 10 de marzo, el USNS Comfort partió sin incidentes de Puerto Príncipe hacia Baltimore, su puerto de origen.

Independientemente de si gustó o no, cuando el USNS Comfort zarpó, envió un claro mensaje de la inminente retirada de EUA. En marzo y abril, la JTF-H continuó con la transición (repliegue), dejando rastros de elementos y trayendo nuevas pero más pequeñas unidades del Ejército del Sur EUA y del 377º Comando de Sostenimiento de Teatro (del Componente de Reserva del Ejército de EUA) para continuar con el apoyo limitado. A finales de mayo, la JTF-H consistía en dos compañías de policía militar, el 5330º Batallón de Apoyo de Sostenimiento de Combate y pequeños destacamentos de ingenieros y médicos. El 28 de mayo, la JTF-H se desactivó, entregando su misión a Nuevos Horizontes, el programa anual de asistencia humanitaria conjunta y combinada del USSOUTHCOM64. La Operación Unified Response llegó a su fin.

Lecciones aprendidas de la guerra de información en las operaciones de HA/DR para una Fuerza de Tarea Conjunta

Hay lecciones operacionales de la Fuerza de Tarea Conjunta-Haití y la Operación Unified Response que pueden aplicarse a una fuerza de tarea conjunta que realiza operaciones de HA/DR

Fase I. Las misiones de HA/DR son más vulnerables durante la fase I (respuesta de emergencia). Al principio de una operación de HA/DR, los mensajes de la JTF son más reactivos que proactivos debido a las limitaciones de tiempo y a la naturaleza caótica de la crisis. Sin equipos de evaluación, la toma de decisiones en las operaciones de HA/DR sigue siendo aleatoria e incierta; las emergencias requieren un conocimiento de la situación. La situación incierta sobre el terreno puede exponer a cualquier JTF a acusaciones de incompetencia y desorganización.

La repentina introducción de un gran número de personal militar uniformado ofrece oportunidades para que cualquiera interprete su propósito. La posibilidad de heridas autoinfligidas basadas en la interpretación de los medios de comunicación o el comportamiento inapropiado de las tropas debe ser anticipada.

La consistencia del mensaje es un prerrequisito; espere las críticas de amigos y aliados, así como del extremo internacional. Las críticas pueden incluir teorías de conspiración, información errónea y mentiras descaradas, todas las cuales deben ser disputadas. En algunos casos, como las críticas recibidas de los países de la Cordillera de los Andes, el tiempo y la corta duración de atención pueden ser el único remedio. Como dijo León Tolstoi: «Los dos guerreros más poderosos son la paciencia y el tiempo»65.

En un entorno de fase I, la StratComm debe buscar oportunidades de salvar vidas con buenas noticias. Para dar forma a las discusiones, es necesario tener, desde el principio, una plantilla de mensajes de HA/DR.

Una vez activado, asegúrese de que el equipo de la JTF y StratComm reciba una clara intención y prioridades del comandante, una declaración de misión, y un estado final, sabiendo que el estado final puede cambiar con el tiempo.

La mayoría, por no decir todas las JTF que realizan misiones de HA/DR, trabajarán bajo la dirección de la ONU, USAID y los Gobiernos de las naciones anfitrionas. Estas organizaciones o Gobiernos pueden tener un personal inadecuado y carecer de las capacidades de las JTF, y las JTF deben estar preparadas para ayudarles con la planificación y recursos de StratComm. Ayuda a desarrollar mensajes de «liderazgo desde atrás» mientras se establecen relaciones con otras fuerzas de HA/DR en el terreno—incluso con equipos de búsqueda y rescate urbanos.

Es importante que los líderes de la JTF conozcan su entorno, quiénes son los socios clave y qué se sabe sobre la cultura en la que se implementa la operación de HA/DR.

Conocer las interacciones históricas de EUA con las naciones anfitrionas es necesario. Por ejemplo, una historia polémica de la intervención y ocupación de Haití por parte de EUA precedió a la formación de la JTF-H. Se necesita comprender la historia de EUA y cómo sus mensajes influirán en el público (internacional, nación anfitriona, público y funcionarios del Gobierno de EUA).

Fase II. En la fase II (operaciones de socorro) es posible una estrategia de comunicación proactiva. Un elemento conjunto de apoyo a los asuntos públicos totalmente dotado de personal y la presencia de la PAO en el país (JIIC, JIC, Oficina Conjunta de Visitantes) dará lugar a una planificación y un análisis eficaces. Las actividades de socorro planificadas proporcionarán al elemento de StratComm oportunidades positivas para los medios de comunicación mientras la JTF lleva a cabo su trabajo de entrega de ayuda, suministro de ayuda médica, mejoras de la sanidad, construcción de refugios y más. De la fase II a la fase III, la transición y el repliegue militar cambiarán los mensajes. Al replegarse, es necesario identificar los símbolos de compromiso humanitario, como buques hospitales, actividades de reconstrucción o unidades de apoyo que salen. Esto puede requerir una planificación mediática detallada y socialización antes de la salida.

Diversos grupos de interés como la ONU, las ONG, las naciones extranjeras, el público de EUA, los ciudadanos de la nación anfitriona e incluso el Gobierno de la nación anfitriona pueden intentar retrasar o detener el repliegue de las fuerzas de EUA.

En todas las fases de una operación de HA/DR, no se puede olvidar la «óptica vital». Fotos/imágenes del personal militar de EUA dedicado a ayudar a las víctimas que captan la verdadera esencia de las operaciones humanitarias estadounidenses que salvan vidas.

Por último, en las palabras del teniente general Keen, «Siempre listos… no tuvimos ninguna advertencia… tuvimos que desplegarnos de cero»66.


Notas

  1. Buck Elton, «Haiti: Boots on the Ground Perspective», Small Wars Journal, 2009, 1, accedido 4 de septiembre de 2020, https://smallwarsjournal. com/blog/journal/docs-temp/355-elton.pdf.
  2. Ibid., 3.
  3. «The Upside of Yankee Imperialism in Haiti», Washington Times (sitio web), 25 de enero de 2010, accedido 4 de septiembre de 2020, https://www.washingtontimes.com/news/2010/jan/25/the-upside-of-yankee-imperialism-in-haiti/.
  4. Reunión informativa de la Fuerza de Tarea Conjunta-Haití (JTF-H) para la MINUSTAH LL, 29 de marzo de 2010, colección histórica del USSOUTHCOM (SCHC). En dos meses y medio, la JTF-H proporcionó 4.9 millones de comidas, 17 millones de libras de alimentos a granel y 2.6 millones de botellas de agua; apoyó la distribución de refugios de emergencia para 525 000 personas, 163 000 lonas y 23 000 tiendas de campaña; llevó a cabo evaluaciones de ingeniería de 2043 estructuras y 115 hectáreas; y retiró setenta y siete cuadras de escombros en Puerto Príncipe. El apoyo médico del Departamento de Defensa ascendió a más de 19 000 pacientes tratados, 1200 admisiones, 1025 cirugías, 255 evacuaciones médicas, 2200 traslados de pacientes, 75 toneladas de suministros médicos distribuidos y 5 operaciones de búsqueda y rescate. El aeropuerto fue reorganizado y reanudó su funcionamiento: Se realizaron 3334 vuelos de JTF-Haití (hasta el 5 de marzo), se transitaron 3.1 millones de toneladas de carga y se evacuaron 16 000 ciudadanos estadounidenses. El puerto marítimo dañado se reabrió y se duplicó la capacidad del puerto: 8400 TEU (unidades equivalentes a veinte pies) y 10.2 millones de ST (toneladas cortas) se descargaron; la reparación del muelle sur se completó el 26 de marzo y la Guardia Costera instaló ayudas a la navegación.
  5. Las estimaciones variaron, desde 57 000 a los pocos días del terremoto, hasta una estimación del Gobierno de Haití de 230 000 que fue publicada después.
  6. John Ryan, Russ Goehring y Robert Hulslander, «USSOUTHCOM and Joint Task Force-Haiti … Some Challenges and Considerations in Forming a Joint Task Force», Joint Center for Operational Analysis Journal XII, nro. 2 (verano de 2010): 1.
  7. Embajada de EUA en Haití, correo electrónico, «DISASTER DECLARATION: PORT AU PRINCE», 13 de enero de 2010, SCHC.
  8. Lamentablemente, el mayor Ken Bourland, ayudante del teniente general Keen, murió en el terremoto. Dejó a Keen en la residencia del embajador y volvió al Hotel Montana, que se derrumbó.
  9. La publicación conjunta 3-29, Foreign Humanitarian Assistance (Washington, DC: Washington, DC: U.S. Government Printing Office, 17 de marzo de 2009 [obsoleta]).
  10. «Haiti Concept of Operations (CONOPS)», SJFHQ y JTF-HAITI OPORD 01-10, OPERATION UNIFIED RESPONSE (Final, de fecha 26 ENE 10); La Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití se conocía en francés como Mission des Nations Unies pour la stabilisation en Haïti, o MINUSTAH.
  11. Haiti HADR [Humanitarian Assistance/Disaster Relief] Mission Update Brief, 14 de enero de 2010, SCHC. La Unidad Conjunta de Apoyo de Asuntos Públicos proporciona profesionales de asuntos públicos conjuntos capacitados y de rápido despliegue que planifican e implementan la estrategia de comunicación de asuntos públicos de un comandante militar.
  12. Joint Task Force-Haiti Public Affairs, Operation Unified Response Daily SITREP [Informe de situación], SCHC, 26 de enero de 2010.
  13. Teniente general Keen, correo electrónico al coronel Jim Marshall (Director, Asuntos Públicos), «RE: POTUS Press Synch», 13 de enero de 2010, SCHC.
  14. «Haiti HA/DR StratComm Guidance (a partir de 13 de enero de 2010)», Haiti HA/ DR Mission Update Brief, 14 de enero de 2010, SCHC.
  15. Joseph Bryars, correo electrónico al general Doug Fraser, «Vital Optics», 14 de enero de 2010, SCHC.
  16. Gordon Lubold, «Why Is It Taking So Long for Pentagon Aid To Reach Haiti?», Christian Science Monitor (sitio web), 14 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.csmonitor.com/USA/Military/2010/0114/Why-is-it-taking-so-long-for-Pentagon-aid-to-reach-Haiti; Andrew Cawthorne ay Tom Brown, «Who’s Running Haiti? No One, Say the People», Reuters, 14 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.reuters.com/article/us-haiti-earthquake-vacuum/whos-running-haiti-no-one-say-the-people-idUSTRE60D5VB20100114.
  17. Cawthorne y Brown, «Who’s Running Haiti?»
  18. Ryan, Goehring y Hulslander, «Challenges and Considerations», 3.
  19. «Retired General: US Aid Effort Too Slow», USA Today, 15 de enero de 2010, citado en Alert-Haiti al teniente general Keen, 15 de enero de 2010, SCHC.
  20. Lalit K. Jha, «Sanjay Gupta Effect: Medical Correspondents Galore in Haiti», Business Standard, 20 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.business-standard.com/article/economy-policy/sanjay-gupta-effect-medical-correspondents-galore-in-haiti-110012000120_1.html.
  21. JTF-H HADR SITREP, 16 de enero de 2010, SCHC; coronel Robert Ament, correo electrónico al teniente general Keen: «Subject: Hospital», 19 de enero de 2010; teniente general Keen, correo electrónico al general de brigada Nicholas Matern (un canadiense sirviendo con el 18º Cuerpo Aerotransportado) y su estado mayor, «RE: Hospital – What Is Our Strategy So We Can Properly Manage Expectations», 19 de enero de 2010, SCHC.
  22. Elton, «Haiti, Boots on the Ground», 3.
  23. Un avión chino tardó nueve horas en descargar a mano; no habían puesto en paletas su carga.
  24. Alert-Haiti, correo electrónico al teniente general Keen, «Chaos at Port-au-Prince Airport Slows Emergency Aid Efforts», Associated Press, 15 de enero de 2010, SCHC.
  25. Alert-Haiti, correo electrónico al teniente general Ken Keen, «Haiti Aid Flow Grows: Feuds over Reaching Victims», Associated Press, 16 de enero de 2010, SCHC.
  26. Jerry White, «Criticism Mounts over US Response to Haiti Disaster», World Socialist Web Site, 26 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.wsws.org/en/articles/2010/01/hait-j26.html.
  27. Joseph P. Bryars, correo electrónico al teniente general K. Keen, «Strategic Communications Support», 15 de enero de 2010, SCHC.
  28. Joseph P. Bryars, correo electrónico a la jefatura de la JTF-H, «Strategic Communications Issues», 16 de enero de 2010, SCHC.
  29. «The Upside of Yankee Imperialism».
  30. Alert-Haiti, correo electrónico al teniente general Keen, «Chavez Accuses US of “Military Occupation” of Haiti», AFP, 17 de enero de 2010, SCHC.
  31. «Nicaragua’s Ortega Raises Specter of US Occupation in Haiti», Counter Vortex, 18 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://countervortex.org/blog/nicaraguas-ortega-raises-specter-of-us-occupation-in-haiti/.
  32. Alert-Haiti, correo electrónico al teniente general Keen, «Ortega Claims that U.S. Is Using Haiti Tragedy to Install Its Troops», 16 de enero de 2010, SCHC.
  33. Army South Regional Media Analysis; U.S. Stratcomm Daily Media Analysis; Open Source Center Media Analysis & State Department Media Analysis, SCHC.
  34. John Rendon, intercambios de correo electrónico con el teniente general Keen, «Haiti», 16 de enero de 2010, SCHC.
  35. Ibid.
  36. Ibid.
  37. Alfred de Montesquiou y Mike Melia, «U.S. Troops Land on Lawn of Haiti Presidential Palace», Associated Press, 19 de enero de 2010, SCHC.
  38. «US Troops Fan Out across Port-au-Prince», France24, 20 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.france24.com/en/20100120-us-troops-fan-out-across-port-au-prince.
  39. Kurt Nimmo, «US Troops Occupy the Symbol of Haitian Sovereignty», Infowars, 19 de enero de 2010, accedido 20 de enero de 2014, https://www.infowars.com/u-s-troops-occupy-the-symbol-of-haitian-sovereignty/.
  40. Ibid.
  41. Secretaria de Estado (SECSTATE) correo electrónico a todos los puestos diplomáticos y consulares, «Personally Engaging on Haiti», 20 de enero de 2010, SCHC.
  42. «Hugo Chavez Mouthpiece Says U.S. Hit Haiti with “Earthquake Weapon”», Associated Press, 21 de enero de 2010, SCHC; Ronald Bailey, «Chavista “Experts” Say U.S. Military Caused Haitian Earthquake», Reason (sitio web), 20 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://reason.com/2010/01/20/chavista-experts-say-us-milita/.
  43. Correo electrónico de la SECSTATE a todos los puestos diplomáticos y consulares, «Guidance and Talking Points on Developments in Haiti», 27 de enero de 2010, SCHC.
  44. Sharon Weinberger, «The Strange Life and Times of HAARP», Wired (sitio web), abril de 2008, accedido 5 April 2020, https://www.wired.com/2008/04/haarp/.
  45. Correo electrónico de la SECSTATE a todos los puestos diplomáticos y consulares, «Guidance and Talking Points», 23 de enero de 2010, SCHC.
  46. Ryan, Goehring y Hulslander, «Challenges and Considerations», 9.
  47. Tom Leberecht, «Twitter Grows Up in Aftermath of Haiti Earthquake», CNET, 19 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.cnet.com/news/twitter-grows-up-in-aftermath-of-haiti-earthquake/; Buckner, entrevista con el autor, 28 February 2010, SCHC. Buckner mentioned 4,500 followers on the JTF-H Facebook site.
  48. USG [United States Government] Haiti JIC [ Joint Information Center] Talking Points, 2 de febrero de 2010, SCHC.
  49. Army South Regional Media Analysis; U.S. Stratcomm Daily Media Analysis; Open Source Center Media Analysis; and State Department Media Analysis, SCHC.
  50. «Public Perception on Haiti», evaluación hasta el 10 de febrero de 2010, SCHC.
  51. 765 USSOUTHCOM Public Affairs, «Operation Unified Response, Media Analysis/Summary», 27 de enero de 2010, SCHC.
  52. El teniente general Keen declaró que la JTF-H estaba en la Fase II el 4 de febrero.
  53. Steve Sternberg, «Haiti’s “Floating Hospital”: Tough Questions on USNS Comfort», USA Today (sitio web), 26 de enero de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.nationalnursesunited.org/news/haitis-floating-hospital-tough-questions-usns-comfort.
  54. Teniente coronel John Blackwell (USAF [Fuerza Aérea de EUA]), entrevista con el autor, 4 de marzo de 2010.
  55. Mission Update Brief, Operation Unified Response (USSOUTHCOM), 27 de febrero de 2010, SCHC.
  56. Alert-Haiti, correo electrónico al teniente general Keen, «Warren P. Strobel, “Will U.S. Troops Leave Haiti Too Soon?” McClatchy», 22 de enero de 2010, SCHC.
  57. USSOUTHCOM Public Affairs, «Operation Unified Response, Media Analysis/Summary», 11 de febrero de 2010, 2, SCHC.
  58. Mission Update Brief, Operation Unified Response, 1 de febrero de 2010, SCHC.
  59. Alert-Haiti, correo electrónico al teniente general Keen, «Warren P. Strobel, “Will U.S. Troops Leave Haiti Too Soon?” McClatchy».
  60. Ben Fox y Jennifer Kay, «US Troops Withdrawing En Masse from Haiti», Associated Press, 7 de marzo de 2010, accedido 8 de septiembre de 2020, https://www.sandiegouniontribune.com/sdut-us-troops-withdrawing-en-masse-from-haiti-2010mar07-story.html.
  61. COAs [líneas de acción] for USNS Comfort Redeployment, surgeon briefing, 24 de febrero de 2010, SCHC.
  62. Ibid.
  63. Commando Solo era un avión tipo Hércules C-130J modificado que se utilizaba para realizar operaciones psicológicas y misiones de transmisión de asuntos civiles en las bandas estándar de AM, FM, HF, TV y comunicaciones militares.
  64. Nuevos Horizontes es una serie anual de ejercicios conjuntos y combinados de asistencia humanitaria que el Comando Sur de EUA lleva a cabo en las naciones de América Latina y el Caribe. Desde que se inició Nuevos Horizontes a mediados de la década de 1980, las tropas de EUA se han desplegado anualmente para el ejercicio.
  65. León Tolstoi, Bethink Yourselves: The Two Most Powerful Warriors are Patience and Time (Exeter, RU: Words to the Wise, 25 de octubre de 2013), portada, Kindle.
  66. Teniente general Keen, entrevista con el autor, 20 de febrero de 2010, SCHC.

El Coronel John «Jay» Boyd, Componente de Reserva del Ejército de EUA, retirado, tiene una licenciatura de la Universidad de Vanderbilt, una maestría y un doctorado de la Universidad de Cincinnati, y un doctorado de la Universidad de Kentucky. Durante su carrera, sirvió en el 4º Batallón, el 54º Regimiento de Infantería, la 194ª Brigada Blindada; la 100ª División, el 15º Batallón de Operaciones Psicológicas y los 45º y 20º Destacamentos de Historia Militar. Trabajó como historiador de comando del Departamento de Defensa para la 81ª División de Preparación, la Oficina de Historia del Componente de Reserva del Ejército de EUA y el Centro y Escuela de Capellanes del Ejército de EUA. Sus despliegues militares incluyen Bosnia, Iraq y Haití, donde sirvió como historiador de comando de la Fuerza de Tarea Conjunta-Haití.

Volver al inicio