Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

DePuY 2019 Contest Winner

Las dimensiones geoeconómicas de las empresas militares y de seguridad privada de Rusia

Mayor Thomas D. Arnold, Ejército de EUA

Descargar PDF Descargar PDF

Creo que estas empresas son un instrumento para implementar los intereses nacionales sin la participación directa del Estado […], creo que podríamos considerar esta opción.

—Vladimir Putin, presidente ruso


La gran derrota de «mercenarios» rusos y fuerzas progubernamentales a manos de las fuerzas armadas de EUA cerca de Deir al-Zour, Siria, en febrero de 2018, llevó a las empresas militares y de seguridad privada (PMSC) rusas al primer plano de atención popular1. Las muertes de periodistas rusos que investigaban la ChVK Wagner —la PMSC rusa más notoria— en la República Centroafricana en el mismo año solo aumentó la mística que rodea a las PMSC rusas2. Si bien estos acontecimientos solo han aumentado el conocimiento de Wagner, también han concentrado inadvertidamente la mayor parte del análisis de la industria de PMSC rusa en una perspectiva de guerra híbrida o «no lineal» sin contexto histórico y económico3.

Sin lugar a dudas, las PMSC rusas juegan un rol en el cambiante concepto de guerra no lineal de Moscú, pero también tienen utilidad geopolítica y económica —geoeconómica— que Rusia aprovecha hoy en día4. Para los propósitos del presente artículo, la geoeconomía se define como «el uso de instrumentos económicos para avanzar y defender los intereses nacionales y producir resultados beneficiosos»5. Una perspectiva más allá del incidente en Deir al-Zour hace evidente el papel geoeconómico de las PMSC en la política exterior del Kremlin. Rusia usa las PMSC para extender su influencia en el extranjero apoyando los gobiernos soberanos de estados frágiles, en esencia, intercambiando seguridad por acceso y concesiones6. Dentro y fuera del campo de batalla, las PMSC rusas también protegen inversiones vitales en vacíos de seguridad en nombre de empresas privadas y estatales para apoyar objetivos de política exterior más amplios7. A pesar de unas turbaciones notables, las modernas PMSC han servido bien al Kremlin, desarrollándose rápidamente de concepto a realidad. Una comprensión holística de las PMSC rusas es importante para oficiales militares y formuladores de política porque las PMSC se convertirán en un componente cada vez más integral de la política exterior del Kremlin, como demuestra un análisis histórico y actividades en curso.

El resto del presente artículo analiza las dimensiones geoeconómicas de la industria de PMSC rusa. Comienza con el desarrollo de un marco analítico basado en teoría académica anterior para facilitar el análisis comparativo de las PMSC. Luego, se presentará un estudio de caso histórico para destacar las similitudes y disimilitudes entre las PMSC anteriores y sus contrapartes contemporáneos rusos. A continuación, el artículo proporcionará una breve historia de la industria de PMSC rusa antes de establecer paralelos entre la política exterior soviética y las actividades actuales. En último lugar, el artículo examina las implicaciones de las PMSC rusas para la política exterior y estrategia militar de EUA.

Integrantes del Grupo Wagner posan para una foto alrededor de 2018 en Siria. En la última década, muchos informes de fuente abierta han documentado el auge de empresas de seguridad privadas rusas tal como Wagner, convirtiéndose en instrumentos clave para lograr los objetivos de política exterior rusa a través de la coerción militar no oficialmente rastreable al gobierno de Rusia. Tales empresas ofrecen una variedad de servicios; estos incluyen proporcionar servicios de protección para funcionarios de alto nivel y adiestramiento militar, así como operaciones de combate. Hoy en día, estas empresas operan en muchos lugares en todo el mundo, particularmente en Ucrania, Siria, Venezuela, Libia y varios otros países en África y el Medio Oriente. (Foto: Servicio de Seguridad de Ucrania)

El marco analítico

Los investigadores se interesaron inicialmente por la industria de las PMSC a mediados de los 90, después de que Executive Outcomes (EO) —una PMSC sudafricana que será abordad en detalle después— ganara notoriedad en una serie de campañas decisivas para acabar con dos guerras civiles de larga duración en Angola y Sierra Leona8. Parecida a Wagner hoy en día, la EO inmediatamente captó la imaginación pública, alimentando la especulación sobre el futuro de la dinámica de poder global9. A pesar de sus hazañas ampliamente publicadas, las empresas EO y Wagner siguen siendo atípicas10. Con la mayoría de la atención centrada en el extremo de las posibilidades, es importante recordar que la industria ofrece una gama de servicios, con gran parte de estos concentrados en actividades violentas y no en maniobras de armas combinadas11. Un sistema de clasificación basado en las actividades observadas y el control formal ejercido por el estado cliente son esenciales en la comparación de empresas individuales a lo largo del tiempo y contexto operacional para formar una comprensión más precisa de actores individuales y tendencias más amplias en la industria.

Ha habido tres períodos principales de investigación sobre las PMSC: (1) de 1998 a 2003, la investigación se centró en describir la industria y determinar su rol en los asuntos mundiales; (2) de 2004 a 2009, la investigación se enfocó en las actividades de contratación de EUA en Afganistán e Iraq y (3) de 2010 hasta el presente, los académicos han analizado experiencias personales de contratistas12. Para las personas que estudian las PMSC rusas, obras anteriores centradas en el análisis de la industria y la clasificación de empresas siguen siendo las fuentes más útiles. En 2001, P.W. Singer introdujo una tipología basada en los servicios ofrecidos y los niveles de fuerza usados13. La tipología de Singer identifica tres categorías de PMSC: las empresas de apoyo militar que ofrecen apoyo de sostenimiento, empresas de asesoría militar que proporcionan servicios de asesoramiento y entrenamiento, y empresas militares que prestan servicios contratados para usar la fuerza letal14. El trabajo de Singer todavía es uno de los estudios más influyentes sobre la industria; sin embargo, su tipología no carece de críticos15.

Tabla 1. Tipología modificada (Tabla del autor)

Desde una perspectiva militar, la tipología de Singer tiene una falla grave: no distingue entre la fuerza letal contratada para propósitos defensivos u ofensivos. Para una audiencia militar, la diferencia es fundamental porque la tarea y propósito del contrato impulsa todo desde personal y equipamiento hasta tácticas, técnicas y procedimientos. Simplemente dividir la categoría de empresas militares que prestan servicios para usar la fuerza letal en dos partes —empresa de seguridad privada (para propósitos defensivos) y empresa militar privada (para propósitos ofensivos)— incrementa la utilidad de su tipología básica sin complicar excesivamente el análisis16. La Tabla 1 muestra una versión modificada de la tipología «punta de la lanza» de Singer, centrándose en el propósito principal, actividades observadas y la capacidad de usar la fuerza letal.

Otra forma de caracterizar las PMSC es considerar las capacidades letales de una empresa en relación con el grado de control táctico ejercido por las fuerzas armadas de un cliente sobre las operaciones de una PMSC. Las zonas de conflicto contemporáneas contratan los servicios de una multitud de actores privados que buscan varios objetivos, pero algunas PMSC avanzan los intereses aún más, empleando la fuerza militar letal fuera de una jerarquía formal de mando y control militar. La figura 1 proporciona un marco analítico que utiliza la tipología modificada de Singer para categorizar las PMSC basado en las capacidades militares observadas a lo largo del eje X. El eje Y proporciona una estimación de la integración de una PMSC en la red formal de mando y control militar del estado cliente.

El estudio de las PMSC a través de las actividades observadas y control estatal, mientras se tiene en cuenta el contexto operacional, debe ser el método preferido de análisis17. La observación y contexto son esenciales porque una revisión del contrato es improbable, específicamente cuando se estudian las PMSC rusas que pueden estar actuando por órdenes del Kremlin o no18. Los servicios de una PMSC rusa pueden variar por contrato; por lo tanto, la catalogación con el paso del tiempo y lugar es la mejor forma de determinar la independencia relativa de una empresa de Moscú en un momento dado. Debe considerarse que una PMSC podría encajar una descripción en una situación y otra en un contexto diferente; es decir, solo por el hecho de que se designe a Wagner como una empresa militar privada en Siria no necesariamente significa que desempeñará el mismo papel en Sudán19. La elaboración de la tipología de PMSC de Singer presentada en el marco puede ayudar a los oficiales militares y formuladores de política a captar los detalles necesarios para apoyar las discusiones rigurosas sobre la política y estrategia. En último lugar, un marco analítico generalmente aceptado facilita el análisis comparativo de las PMSC contemporáneas con relación a sus pares y predecesores.

Figura 1. Marco analítico (Figura del autor)

Executive Outcomes: Un estudio de caso

La empresa EO (1989-1999) es legendaria en el campo de investigación de las PMSC. Aunque todavía sigue siendo controvertida veinte años después de su desintegración, la notoriedad de EO surge de sus motivos financieros, conexiones corporativas oscuras y éxitos en el campo de batalla. En su apogeo, la EO era comparada con la Compañía Británica de las Indias Orientales y presentada como el «único ejército mercenario privado incorporado en el mundo que […] hace la guerra total en nombre de su cliente»20. Aunque es un tema bien discutido en la literatura, vale la pena reexaminar la EO para comparar las modernas PMSC rusas con su predecesor más estudiado. El siguiente estudio de caso es breve, evitando los detalles tácticos de las campañas de la EO en Angola (1993-1996) y Sierra Leone (1995-1997). Para un análisis más profundo de la EO, véanse las fuentes citadas. El texto en cursiva destaca los principales temas que convergen con lo que se conoce de las PMSC rusas en la actualidad.

La empresa EO fue establecida en 1989, un poco antes de que las fuerzas de seguridad sudafricanas comenzaran su «proceso de desarme, desmovilización, rehabilitación y reintegración (DDRR)» post apartheid21. El proceso DDRR creó una gran concentración de personal entrenado con oportunidades de empleo limitadas22. A pesar del gran número de posibles reclutas, la EO ofreció una remuneración relativamente generosa y cuidadosamente verificó los antecedentes de los candidatos, seleccionando con frecuencia a exoperarios de las fuerzas especiales e inteligencia23. Para mantener bajos los costos, la EO contó con una pequeña sección de personal permanente y formó equipos especializados para los distintos contratos24. Si bien la EO tuvo su sede in Pretoria, Sudáfrica, la propiedad exacta y conexiones corporativas eran poco claras25. A pesar de sus oscuras conexiones corporativas, es claro que las operaciones de la EO estaban conectadas a la protección y adquisición de recursos naturales en estados frágiles26.

Además de los factores domésticos antes mencionados, había varios factores externos que contribuyeron al auge de la EO. En primer lugar, la desvinculación de muchos países con África después de la Guerra Fría dejó vacíos de seguridad en muchas regiones, lo cual obligó a estados frágiles a buscar nuevos socios en materia de seguridad nacional27. En segundo lugar, en las zonas de conflicto frecuentemente se encontraban grandes depósitos de recursos naturales, lo cual creaba oportunidades para soluciones de seguridad empresariales28. En tercer lugar, la inacción colectiva de la comunidad internacional aceleró la privatización de las actividades para proporcionar la seguridad en los estados frágiles29. En último lugar, la EO basó su credibilidad en el servicio prestado a gobiernos legítimos o soberanos, a diferencia de la tradición mercenaria de apoyar golpes de estado30. Aunque las actividades de EO, por lo general se analizan desde el contexto africano, las operaciones de esta empresa no se limitaban a una sola región—sino que era un fenómeno mundial31.

En términos operacionales, la EO funcionó como un contratista principal en estados frágiles, pero también subcontrató sus servicios a socios coroporativos32. Sus folletos promocionaron servicios desde entrenamiento básico hasta guerra blindada33. La lista de actividades reportadas de la empresa EO la colocan en un extremo del espectro de las PMSC, clasificándola como una verdadera empresa militar privada y un caso atípico claro. Las actividades observadas de EO aún son sorprendentes hoy en día: la maniobra con armas combinadas, guerra psicológica, defensa interna en el extranjero, asistencia humanitaria y operaciones de estabilización34. Además de las operaciones conocidas, es posible que EO también ofreciera servicios «boutique» de forma discreta (p. ej., protección contra golpe de estado y rescates de rehenes)35. La ventaja clave de EO era sus capacidades de inteligencia humana e inteligencia de señales, que permitió que la empresa mantuviera una pequeña presencia, llevara a cabo operaciones selectivas y derrotara a enemigos numéricamente superiores36. Una vez que EO lograba sus objetivos, podía mantener o transferir el control a otras empresas de seguridad privada menos capacitadas pero relacionadas37. Al final, la EO fue víctima de su propio éxito. Su mayor notoriedad impulsó la presión internacional y la presión diplomática de EUA sobre los regímenes que contratan estos servicios y mayor supervisión y reglamentos legales en Sudáfrica38. La combinación de presión y escrutinio internacional llevó al desmantelamiento de la EO en 1999; sin embargo, vestigios de la EO existen hoy en día.

Si bien el estudio de caso antes mencionado identifica temas comunes entre la EO y las PMSC rusas actuales, también es necesario destacar las dos áreas de divergencia más significativas. En primer lugar, EO operó en nombre de sus dueños corporativos para generar ingresos. Aunque las PMSC rusas buscan beneficios, algunas —tal vez muchas— reciben orientaciones del Kremlin para avanzar los intereses geopolíticos independientemente de ganancias39. Deben identificarse y rastrearse estas empresas para comprender mejor las intenciones del Kremlin y la dinámica interna entre el patrocinador y el cliente. En segundo lugar, la EO fue desmantelada debido a la presión internacional y mayor reglamentación en Sudáfrica. Las PMSC rusas operan en una zona gris legal y parecen ser solo uno de los métodos de Moscú para circunvenir las sanciones internacionales y presión diplomática40. Como una característica duradera de la política exterior de Rusia, la identificación, rastreo y exposición de todas las PMSC rusas —no solo Wagner— es esencial para contrarrestar la influencia maligna de Rusia. La tabla 2 muestra las PMSC rusas conocidas y presuntas41.

Tabla 2. Lista de PMSC rusas conocidas y presuntas (Tabla del autor)

Una breve historia de las empresas militares y de seguridad privada de Rusia

Titulares recientes sobre Wagner parecían indicar que las PMSC rusas son un fenómeno contemporáneo principalmente vinculado con la guerra no lineal42. Si bien las PMSC han jugado un rol de apoyo en Ucrania y Siria, la historia de las modernas PMSC rusas es más profunda que las «operaciones de zona gris» de hoy. La dependencia del Kremlin de las PMSC precede la anexión de Crimea por varias décadas, cubriendo todo el espectro imaginable de servicios, desde el uso de «voluntarios» como tropas de choque hasta alquiler de una fuerza aérea completa para operaciones de combate43. Se requiere una comprensión general de la evolución de la industria de PMSC rusas para comprender mejor su apoyo a la política exterior rusa—en el pasado, en el presente y en el futuro.

Después de la caída de la Unión Soviética, algunas PMSC rusas entraron en el mercado privado, con la mayoría de estas funcionando exclusivamente como empresas de seguridad privada. Establecidas por exoficiales militares y del KGB, estos corsarios intentaron aprovechar sus experiencias pasadas y conexiones empresariales forjadas en misiones clandestinas y abiertas durante la Guerra Fría44. Al principio, ofrecieron sus servicios globalmente pero rápidamente se concentraron en África y Asia Central, enfocándose en las operaciones de seguridad en apoyo de varios clientes corporativos y gubernamentales45. Pocas, o ninguna, de las PMSC rusas iniciales eran directamente asociadas con el Kremlin, ni estaban controladas por Moscú.

Aunque las primeras PMSC rusas sirvieron, en gran parte, intereses corporativos, los servicios de inteligencia rusos rápidamente reconocieron el potencial de las PMSC para complementar las fuerzas militares en los Balcanes, el Cáucaso y Asia Central. Posiblemente desde 1992, el Servicio de Seguridad Federal ayudó a organizar Rubicon —una de las primeras empresas militares privadas rusas reportadas— para luchar en Bosnia junto con los serbios46. Poco después, había informes de que mercenarios rusos estaban luchando contra rebeldes prodemocráticos en Tayikistán47. Además, Rusia supuestamente usó las PMSC para mantener los conflictos estáticos en Transdniéster y Nagorno-Karabaj en la década de 1990 mientras sus tropas uniformadas se desempeñaban en operaciones de mantenimiento de paz48. Los informes internacionales sobre las PMSC rusas disminuyeron poco después del 11 de septiembre de 2001, pero no desaparecieron.

Al principio, las PMSC rusas se centraron en dos objetivos independientes y distintos: proporcionar servicios a clientes extranjeros para lucro independientemente del control del Kremlin o mantener la influencia rusa en su «extranjero cercano» de acuerdo con las orientaciones del Kremlin. En la última década, Moscú ha combinado rápidamente estos objetivos distintos, teniendo en la mira áreas más lejanas hacia estados frágiles más allá de la esfera de influencia tradicional de Rusia. La convergencia de objetivos probablemente coincide con la creciente hibridación de empresas rusas y la evolución continua de su concepto de «economía de poder». Parecido a una visión distorsionada de poder suave, la economía de poder considera las PMSC herramientas geoeconómicas para proteger intereses nacionales rusos en estados frágiles49. Como un servicio no coercitivo ofrecido a regímenes soberanos (la legitimidad es otra cosa), las PMSC rusas aumentan la influencia y acceso de Moscú en el extranjero mientras simultáneamente sostienen a estados frágiles y protegen las inversiones económicas de Rusia50. Ejemplos clave de PMSC que sostienen a regímenes para adquirir y proteger concesiones económicas para el Kremlin son Siria (petróleo y gas natural), Sudán (oro), la República Centroafricana (oro, uranio y diamantes) y Venezuela (petróleo, oro y ventas de armas)51.

La evolución histórica de las PMSC como herramientas geoeconómicas sigue siendo un proyecto de investigación en curso. Un entendimiento general de la evolución de la industria en teoría y práctica proporciona contexto valioso a los analistas contemporáneos. Los oficiales y los que formulan la política necesitan comprender que, anteriormente, las PMSC rusas operaron independientemente del control del Kremlin y algunas aún hacen lo mismo. Aunque algunas PMSC rusas son relativamente benignas, otras son activamente empleadas —y controladas— por Moscú para avanzar los intereses malignos de Rusia en el exterior. La comprensión de que los dos tipos de empresas pueden coexistir es crítico para enfrentar y abordar las maniobras geoeconómicas de Rusia en estados frágiles.

Operarios de Sewa, un servicio de seguridad privado ruso, protegen al presidente Faustin-Archange Touadéra, de la República Centroafricana, en el Palacio Berengo, 4 de agosto de 2018. Consultores militares privados rusos también proporcionan entrenamiento a las Fuerzas Armadas de la República Centroafricana. Las empresas de seguridad privadas rusas proporcionan servicios similares a muchos países en toda África, especialmente en las naciones que demuestran potencial para llegar a acuerdos sobre el desarrollo económico de recursos y comercio con Rusia. (Foto: Florent Vergnes, Agence France-Presse)

Paralelos con la política exterior soviética

Si bien la Rusia moderna dista mucho de ser la Unión Soviética, sí heredó el legado intelectual de la política exterior soviética y sus realidades geopolíticas, más notables entre estas una economía de bajo rendimiento y tensas relaciones con Occidente52. Un análisis del pasado soviético de Rusia puede ser ilustrativo, especialmente cuando se examinan las estrategias que Rusia podría usar para buscar sus intereses en el exterior sin provocar un enfrentamiento directo con Occidente. Bajo el liderazgo de Leonid Brezhnev (1964-1982), la Unión Soviética combinó la asistencia militar e inversiones a largo plazo en naciones en vías de desarrollo para adquirir acceso a recursos estratégicos de forma similar a las maniobras geoeconómicas actuales de Rusia. Comprender los paralelos entre el pasado y el presente de Rusia es importante para los analistas que estudian el rol que las PMSC probablemente jugarán en la política exterior del Kremlin de ahora en adelante.

Hubo cuatro períodos principales de la política exterior soviética dirigida hacia el mundo en vías de desarrollo desde 1953 hasta 1991:

  • Bajo Nikita Khrushchev, la asistencia económica excedió la ayuda militar, con las dos fluyendo a las naciones ideológicamente alineadas.
  • De mediados de la década de 1960 hasta principio de los 70, la ayuda militar se convirtió en la característica predominante de la asistencia soviética prestada por Brezhnev; sin embargo, la ayuda financiera directa fue reemplazada por inversiones económicas en proyectos a largo plazo en países relativamente estables que no necesariamente estaban alineados con la ideología soviética.
  • A mediados de los 70, Brezhnev cambió de rumbo de nuevo, centrándose casi exclusivamente en el apoyo militar para incrementar su influencia política en el exterior.
  • Bajo Mikhail Gorbachov, los soviéticos consolidaron los recursos económicos con el apoyo militar limitado en un esfuerzo para prevenir la caída inminente de la economía soviética53.

Los analistas frecuentemente comparan la situación económica interna y las políticas de Vladimir Putin con las de Brezhnev, pero también hay claras similitudes en sus respectivas políticas exteriores54. Enfrentado a una economía en dificultades cuando asumió su cargo, Brezhnev redirigió la asistencia económica de naciones ideológicamente alineadas hacia la inversión directa en proyectos a largo plazo en naciones en vías de desarrollo, pero relativamente estables55. Estos proyectos eran casi exclusivamente consolidados en la extracción de minerales e hidrocarburos con producción garantizada que podría reemplazar el reintegro en efectivo durante tiempos difíciles56. El flujo de efectivo y la estabilidad eran factores clave que impulsaban la asistencia soviética bajo Brezhnev con la ayuda militar siendo menos centrada y situacionalmente dependiente57.

Figura 2. Participación rusa en países africanos (Figura republicada con el permiso de Stratfor, una empresa de asesoría líder en inteligencia geopolítica global. Figura originalmente encontrada en https://worldview.stratfor.com/article/russia-putin-diplomacy-africa-great-power)

Hoy en día, proporcionar la estabilidad para garantiza el flujo de efectivo y recursos estratégicos es un elemento fundamental para el Kremlin. Como se discutió antes, Rusia, en esencia, intercambia los servicios de las PMSC por acceso y concesiones económicas en los estados frágiles ricos en recursos. (La figura muestra las actividades prioritarias en el continente africano). Aunque los contratos para estas concesiones no están públicamente disponibles, cabe suponer que Moscú busca inversiones a largo plazo similares a las preferencias de Brezhnev. Además, si bien Putin comparte tendencias autocráticas con muchos regímenes apoyados por Moscú, las decisiones de inversión no son impulsadas por la ideología. Al contrario, su enfoque es promover los últimos sectores competitivos de la economía rusa: armas, energía (nuclear y petróleo) y extracción de minerales58. El paralelo final entre la política exterior soviética y el modelo contemporáneo se concentra en la asistencia técnica y asesores militares. En la época soviética, el término «asesor» era un eufemismo para soldados uniformados u operarios de inteligencia que trabajan para Moscú en el exterior59. Actualmente, las fuerzas armadas aún desempeñan este papel; sin embargo, reciben apoyo de las PMSC en la forma de «voluntarios» o «instructores» en los estados frágiles60.

A pesar de una diferencia de 50 años entre sí, las realidades geopolíticas que confrontó la Unión Soviética y que confronta la Rusia moderna son notablemente similares. Circunstancias familiares han impulsado al Kremlin a buscar métodos comparables; sin embargo, las herramientas de Moscú parecen más sutiles en 2019 que en 1969. Consecuentemente, los oficiales militares y formuladores de la política en Occidente deben anticipar que las PMSC rusas seguirán siendo una herramienta geoeconómica duradera de la política exterior de Rusia porque es poco probable que la situación geopolítica —económica y diplomática— cambie en el futuro previsible.

Las implicaciones

En este artículo se analizaron las dimensiones geoeconómicas de la industria contemporánea de PMSC rusas a través de un análisis comparativo e histórico. Al concentrarse en las similitudes de condiciones, operaciones y políticas previas, el artículo ha destacado por qué es probable que las PMSC sigan siendo una característica duradera de la política exterior rusa fuera del campo de batalla. Aunque Moscú continuará desplegando PMSC en zonas de combate, su verdadera utilidad yace en los estados frágiles dotados de recursos al borde del colapso—cuando sus activos están en crisis y profundamente reducidos. Una comprensión de cómo, por qué y cuándo el Kremlin usará las PMSC es importante para los oficiales militares y formuladores de la política porque la fuerza conjunta se está orientando hacia el apoyo de actividades del gobierno de EUA en competición por debajo del umbral de conflicto armado61.

Dado que Rusia busca evitar el enfrentamiento militar directo con Occidente, continuará desplegando las PMSC en vacíos de seguridad y propagando la influencia maligna a través del sostenimiento de regímenes indeseables para el beneficio económico propio. Las comunidades de las fuerzas armadas e inteligencia, en coordinación con nuestros aliados y socios, deben colaborar para identificar, rastrear y exponer las PMSC y actividades rusas que son perjudiciales para los intereses nacionales comunes. Es solo por medio de reconocimiento y exposición que Estados Unidos, sus aliados y socios podrán usar sus propias herramientas geoeconómicas y de seguridad para contrarrestar las actividades perjudiciales de las PMSC rusas.

Anteriormente, la presión diplomática y económica indirecta fue suficiente para desmantelar la EO. Dado el patrocinio del Kremlin de PMSC selectas, es posible que Estados Unidos y sus aliados tengan que escalar las sanciones y otras medidas existentes para contrarrestar los esfuerzos de explotación rusos que incluyen el uso de las PMSC. De nuevo, las comunidades de las fuerzas armadas e inteligencia pueden apoyar el proceso monitoreando e imponiendo sanciones contra las PMSC rusas y actores relacionados. En último lugar, se podría pedir que la fuerza conjunta aborde las causas subyacentes de inestabilidad a través de operaciones de contraterrorismo, asistencia humanitaria y actividades de cooperación de seguridad para reducir las oportunidades rusas para explotar los estados frágiles con grandes cantidades de recursos. La mejor forma de hacer las PMSC rusas poco rentables —como empresas o herramientas de política exterior— es crear una metodología integral y proactiva que impida los vacíos de seguridad y aborde las causas de inestabilidad.


Notas

  1. Para una breve discusión sobre por qué las empresas militares y de seguridad (PMSC) son preferibles, véase Fabien Mathieu y Nick Dearden, «The Threat of Private Military & Security Companies», Review of African Political Economy 34, nro. 114 (diciembre 2007): 744–45, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/20406461. El término «empresa militar y de seguridad» es preferible a mercenario y otras variaciones en el tema corporativo tales como «empresa militar privada», «compañía militar privada», etcétera, porque refleja con más precisión la gama de servicios que las distintas empresas pueden ofrecer y se ha convertido en el estándar internacional. Para el mejor informe de fuente abierta de la batalla por el pueblo de Deir al-Zour, véase Thomas Gibbens-Neff, «How a 4-Hour Battle between Russian Mercenaries and U.S. Commandos Unfolded in Syria», New York Times (sitio web), 24 de mayo de 2018, accedido 3 de marzo de 2019, https://www.nytimes.com/2018/05/24/world/middleeast/american-commandos-russian-mercenaries-syria.html.
  2. Andrew Higgins e Ivan Nechepurenko, «In Africa, Murder of Journalists Puts Spotlight on Kremlin’s Reach», New York Times (sitio web), 7 de agosto 2018, accedido 3 de marzo de 2019, https://www.nytimes.com/2018/08/07/world/europe/central-african-republic-russia-murder-journalists-africa-mystery-murders-put-spotlight-on-kremlins-reach.html.
  3. Christopher R. Spearin, «Russia’s Military and Security Privatization», Parameters 48, nro. 2 (verano de 2018): 39–49, accedido 2 de febrero de 2019, https://ssi.armywarcollege.edu/pubs/Parameters/issues/Summer_2018/7_Spearin.pdf; James Bingham y Konrad Muzyka, «Private Companies Engage in Russia’s Non-linear Warfare», Jane’s Intelligence Review, 29 de enero de 2018, accedido 4 de febrero de 2019, https://www.janes.com/images/assets/018/78018/Private_companies_engage_in_Russias_non-linear_warfare.pdf. Para una excepción al análisis centrado en la guerra de las PMSC rusas, véase Anna Maria Dyner, «The Role of Private Military Contractors in Russian Foreign Policy», Polish Institute of International Affairs Bulletin nro. 64 (11135), 4 de mayo de 2018, accedido 1 de febrero de 2019, https://www.pism.pl/publications/bulletin/no-64-1135.
  4. Sergey Sukhankin, «‘Continuing War by Other Means’: The Case of Wagner, Russia’s Premier Private Military Company in the Middle East», The Jamestown Foundation, 13 de julio de 2018, accedido 4 de marzo de 2019, https://jamestown.org/program/continuing-war-by-other-means-the-case-of-wagner-russias-premier-private-military-company-in-the-middle-east/.
  5. Robert D. Blackwill y Jennifer M. Harris, War by Other Means: Geoeconomics and Statecraft (Cambridge, Massachusetts: Belknap Press of Harvard University Press, 2016), 20. Para una perspectiva académico-militar sobre la geoeconomía, véase Jennifer M., «La Geoeconomía», Military Review 73, nro. 2 (segundo trimestre de 2018): 50-69.
  6. Para los atributos de fragilidad estatal y la clasificación integral de estados frágiles en 2019, véase J. J. Messner y col., Fragile States Index Annual Report 2019 (Washington, DC: Fund for Peace, 2019), accedido 9 de abril de2019, https://fragilestatesindex.org/wp-content/uploads/2019/03/9511904-fragilestatesindex.pdf. De acuerdo con los propósitos del presente artículo, los estados frágiles son considerados sinónimos de estados débiles, en vías de fracaso y fracasados, así como los espacios mal gobernados, insuficientemente gobernados y no gobernados.
  7. Field Manual 3-90-1, Offense and Defense Volume 1 (Washington, DC: U.S. Government Printing Office, marzo de 2013), B-9. Dados los lugares y actividades operacionales de las PMSC rusas, la definición militare estándar de seguridad es la más adecuada. Para los pensamientos de un académico ruso sobre el papel de las PMSC en adquirir inversiones económicas, véase Pavel A. Shashkin, «Political Aspects of Mercenarism», Bulletin of the Financial University 5, nro. 29 (2017): 47–55, accedido 29 de junio de 2019, https://cyberleninka.ru/article/n/politicheskie-aspekty-naemnichestva.
  8. Para un informe inicial de la empresa EO, véase Howard W. French, «Now for Hire: South Africa’s Out of Work Commandos», New York Times (sitio web), 24 de mayo de 1995, accedido 8 de enero de 2019, https://www.nytimes.com/1995/05/24/world/now-for-hire-south-africa-s-out-of-work-commandos.html. Veinte años tras su desmovilización, la EO sigue siendo muy controvertida. Para las evaluaciones que analizan la firmeza y eficacia en Angola y Sierra Leone, véase Herbert M. Howe, «Private Security Forces and African Stability: The Case of Executive Outcomes», The Journal of Modern African Studies 36, nro. 2 (junio de 1998), accedido 8 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/161407. David Shearer, «Out Sourcing War», Foreign Policy 112 (otoño de 1998): 68–81, accedido 8 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/1149036. Ian D. Jefferies, «Private Military Companies—A Positive Role to Play in Today’s International System», Connections 1, nro. 4 (diciembre de 2002): 103-25, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/20406461.
  9. P. W. Singer, Corporate Warriors: The Rise of the Privatized Military Industry (Ithaca, New York: Cornell University Press, 2008), págs. 169-90.
  10. Kevin O’Brien, «What Should and Should Not Be Regulated?», en From Mercenaries to Market: The Rise and Regulation of Private Military Companies, ed. Simon Chesterman y Chia Lehnardt (New York: Oxford University Press, 2007), 29–48.
  11. Para más información sobre la presencia de Wagner y maniobras de armas combinadas en Palmira, Siria, véase James Miller, «Putin’s Attack Helicopters and Mercenaries are Winning the War for Assad», Foreign Policy, 30 de marzo de 2016, accedido 8 de enero de 2019, https://foreignpolicy.com/2016/03/30/putins-attack-helicopters-and-mercenaries-are-winning-the-war-for-assad/. Para más información sobre las instrucciones dadas por EO para complementar la maniobra terrestre con el apoyo aéreo cercano, véase Al J. Venter, War Dog: Fighting other People’s Wars (Philadelphia: Casemate, 2006), 390–91.
  12. Birthe Anders, «Private Military and Security Companies: A Review Essay» Parameters 44, nro. 2 (verano de 2014): 75–80, accedido 2 de febrero de 2019, https://ssi.armywarcollege.edu/pubs/parameters/Issues/Summer_2014/10_Anders_Article.pdf.
  13. P. W. Singer, «Corporate Warriors: The Rise of the Privatized Military Industry and its Ramifications for International Security», International Security 26, nro. 3 (invierno de 2001-2002): 186–220, accedido 31 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/3092094.
  14. Ibid.; véase también Singer, Corporate Warriors, 88–100.
  15. Aaron Ettinger, «After the Gold Rush: Corporate Warriors and The Market for Force Revisited», International Journal 69, nro. 4 (diciembre de 2014): 559-69, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/24709423.
  16. Kevin O’Brien, «License to Kill», The World Today 59, nro. 8/9 (agosto de 2003): 37–39, accedido 8 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/40477069. Sarah V. Percy, «This Gun’s for Hire: A New Look at an Old Issue», International Journal 58, nro. 4 (otoño de 2003): 721–36, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/40203894. Sabelo Gumedze, «Regulating the Private Security Sector in South Africa», Social Justice 34, nro. 3/4 (2007-2008): 195-207, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/29768471. Dividir la empresa militar de Singer en dos categorías distintas—empresas de seguridad privadas y empresas militares privadas— es un tema duradero para los analistas que estudian las PMSC.
  17. O’Brien, «License to Kill», 37–39.
  18. Deborah Avant, The Market for Force: The Consequences of Privatizing Security (New York: Cambridge University Press, 2005), 17. Esta afirmación es contraria al método de clasificación ideal de Avant basado en detalles contractuales.
  19. Para la categorización por actividad y el carácter flexible de los servicios ofrecidos por las PMSC, véase O’Brien, «License to Kill»; Avant, The Market for Force, 16–22.
  20. Kevin O’Brien, «License to Kill», The World Today 53, nro. 8/9 (agosto de 1997): 203, accedido 8 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/40475967. Elizabeth Rubin, «An Army of One’s Own», Harper’s Magazine, febrero de 1997, 44–55.
  21. Rubin «An Army of One’s Own»; Howe, «Private Security Forces and African Stability», 307; Shearer, «Out Sourcing War», 73; Singer, Corporate Warriors, 102; Gumedze, «Regulating the Private Security Sector in South Africa», 195; William Reno, «African Weak States and Commercial Alliances», African Affairs 96, nro. 383 (abril de 1997): 176, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/723857.
  22. French, «Now for Hire»; Reno, «African Weak States and Commercial Alliances», 173–74; Jeremy Harding, «The Mercenary Business: ‘Executive Outcomes,’» Review of African Political Economy 24, nro. 71 (marzo de 1997): 88, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/4006397. «Africa: Mercenary Markets», Oxford Analytica Daily Brief Service, 4 de octubre de 1999.
  23. Rubin, «An Army of One’s Own»; Reno, «African Weak States and Commercial Alliances», 176; French, «Now for Hire»; Howe, «Private Security Forces and African Stability», 310–11; Singer, Corporate Warriors, 102–3; Kirsten Sellars, «Old Dogs of War Learn New Tricks», New Statesman, 25 de abril de 1997, 24, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.academia.edu/1969180/Kirsten_Sellars_Old_Dogs_of_War_Learn_New_Tricks_New_Statesman_London_25_April_1997_pp._24-25.
  24. Shearer, «Out Sourcing War», 73; Sellars, «Old Dogs of War Learn New Tricks», 24; Singer, «Corporate Warriors», 199; Singer, Corporate Warriors, 103.
  25. Rubin, «An Army of One’s Own»; Reno, «African Weak States and Commercial Alliances», 176; Harding, «The Mercenary Business», 88; Shearer, «Dial an Army», 203–4; Singer, Corporate Warriors, 104–6; Philip Winslow, «The Business of War: Upmarket Mercenaries Help Regimes in Need», Maclean’s, 6 de noviembre de 1995, 36; David J. Francis, «Mercenary Intervention in Sierra Leone: Providing National Security or International Exploitation?», Third World Quarterly 20, nro. 2 (abril de 1999): 323, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/3992920. Steven Brayton, «Outsourcing War: Mercenaries and the Privatization of Peacekeeping», Journal of International Affairs 55, nro. 2 (primavera de 2002): 327, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/24358173
  26. Howe, «Private Security Forces and African Stability», 311–15; Francis, «Mercenary Intervention in Sierra Leone», 326; Brayton, «Outsourcing War», 312–15; Kevin Whitelaw, «Have Gun, Will Prop up Regime», U.S. News & World Report 122, 20 de enero de 1997, 46; Sinclair Dinnen, «Militaristic Solutions in a Weak State: International Security, Private Contractors, and Political Leadership in Papua New Guinea», The Contemporary Pacific 11, nro. 2 (1999): 279–303, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/23717377.
  27. Rubin, «An Army of One’s Own»; Reno, «African Weak States and Commercial Alliances», 168–76; Howe, «Private Security Forces and African Stability», 325–26; Francis, «Mercenary Intervention in Sierra Leone», 322; Brayton, «Outsourcing War», 309; Herbert Howe y Aaryn Urell, «African Security in the Post Cold War Era: An Examination of Multinational vs. Private Security Forces», African Journal of Political Science 3, nro. 1 (junio de 1998): 42-43, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/23489913.
  28. Sellars, «Old Dogs of War Learn New Tricks», 15; Francis, «Mercenary Intervention in Sierra Leone», 322; Brayton, «Outsourcing War», 309; Ulrich Persohn, «The Impact of Mercenaries and Private Military and Security Companies on Civil War Severity between 1946 and 2002», International Interactions 40, nro. 2 (2015): 197, 208–9, https://doi.org/10.1080/03050629.2014.880699.
  29. Howe, «Private Security Forces and African Stability», 324–26; Shearer, «Out Sourcing War», 70; Singer, «Corporate Warriors», 193–5; Yekutiel Gershoni, «War without End and an End to War: The Prolonged Wars in Liberia and Sierra Leone», African Studies Review 40, nro. 3 (diciembre de 1997): 62-65, accedido 7 de mayo de 2019, https://www.jstor.org/stable/524966.
  30. Rubin, «An Army of One’s Own»; Sellars, «Old Dogs of War Learn New Tricks», 24; Howe, «Private Security Forces and African Stability», 330; Johannesburg, «Can Anyone Curb Africa’s Dogs of War?», The Economist (sitio web), 14 de enero de 1999, accedido 8 de enero de 2019, https://www.economist.com/international/1999/01/14/can-anyone-curb-africas-dogs-of-war.
  31. Para Asia, véase Dinnen, «Militaristic Solutions», 279–80; David Issenberg, «Security for Sale», Asia Times, 14 de agosto de 2003, accedido 8 de enero de 2019, http://www.sandline.com/hotlinks/security_for_sale.html. Para el Medio Oriente, véase Kevin Whitelaw y Carey W. English, «Mercenaries Need Not Apply», U.S. News & World Report 122, nro. 12 (31 de marzo de 1997): 47.
  32. Para el papel final de EO como subcontratista, véase «Private Security Forces and African Stability», 322; Dinnen, «Militaristic Solutions», 279–80; Robert Block, «African Supplier of Mercenaries Shuts, Says it Wants to Give Peace a Chance», Wall Street Journal, 11 de diciembre de 1998.
  33. Rubin, «An Army of One’s Own»; Singer, Corporate Warriors, 104.
  34. Para la maniobra de armas combinadas, véase Venter, War Dog, 415–44, 513–52; Singer, Corporate Warriors, 116. Para la guerra psicológica, véase Francis, «Mercenary Intervention in Sierra Leone», 327. Para la defensa interna en el extranjero, véase Rubin, «An Army of One’s Own»; Howe, «Private Security Forces and African Stability», 316; Francis, «Mercenary Intervention in Sierra Leone», 329. Para la asistencia humanitaria y operaciones de estabilización, véase Rubin, «An Army of One’s Own»; Harding, «The Mercenary Business», 92, 96.
  35. Whitelaw, «Have Gun, Will Prop up Regime», 46; Issenberg, «Security for Sale».
  36. Shearer, «Out Sourcing War», 73; Singer, Corporate Warriors, 115–16.
  37. Sellars, «Old Dogs of War Learn New Tricks», 24; Johannesburg, «Can Anyone Curb Africa’s Dogs of War?»; Singer, Corporate Warriors, 117; «Africa: Mercenary Markets»; David Shearer, «Privatizing Protection», The World Today 57, nro. 8/9 (agosto de 2001): 31, accedido 8 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/40476572.
  38. Para la presión internacional, véase Howe, «Private Security Forces and African Stability», 329; «Africa: Mercenary Markets»; Roger Moore y Linda de Hoyos, «Executive Outcomes’ Ties to London and Bush», EIR International, 31 de enero de 1997, 43; Sean Creehan, «Soldiers of Fortune 500: International Mercenaries», Harvard International Review 23, nro. 4 (2002): 6-7. Para la regulación y supervisión de contratos, véase Howe, «Private Security Forces and African Stability», 327; «Africa: Mercenary Markets»; Johannesburg, «Can Anyone Curb Africa’s Dogs of War?»; Block, «African Supplier of Mercenaries»; Gumedze, «Regulating the Private Security Sector in South Africa», 202; Singer, Corporate Warriors, 118.
  39. Mark Galleotti y Anna Arutunyan, «Commentary: Hybrid Business—The Risks in the Kremlin’s Weaponization of the Economy», Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL), 20 de julio de 2016, accedido 21 de agosto de 2019, https://www.rferl.org/a/russia-commentary-hybrid-business-weaponization-economy/27869714.html. véase también Sukhankin, «Continuing War by Other Means».
  40. Para una visión general del estatus legal, véase Dyner, «The Role of Private Military Contractors»; para la evasión de sanciones, véase «Paper Views Africa, Middle East Flights of ‘Kremlin Chef’ Plane», BBC Monitoring Former Soviet Union, 8 de febrero de 2019.
  41. Para información sobre el Grupo Antiterrorismo, véase Vyacheslav Gusarov, «Russian Private Military Companies as Licensed Tool of Terror», Inform Napalm, 24 de noviembre de 2015, accedido 3 de marzo 2019, https://informnapalm.org/en/russian-private-military-companies-as-licensed-tool-of-terror/. para información sobre los vínculos entre el Grupo Antiterrorismo y el FSB, véase Grzegorz Kuczynski, «Putin’s Invisible Army», Warsaw Institute, 30 de marzo de 2019, accedido 29 de julio de 2019, https://warsawinstitute.org/putins-invisible-army/.
    Para información sobre el Grupo ATK, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; Kuczynski, «Putin’s Invisible Army».
    Para información sobre Center R en Afganistán, Iraq y Yugoslavia, véase Kuczynski, «Putin’s Invisible Army»; para Center R en Afganistán, Iraq, Siria, y Yugoslavia, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; para Center R en Afganistán, Iraq, Siria e Indonesia, véase Dyner, «The Role of Private Military Contractors».
    Para información sobre E.N.O.T. en Ucrania y sus nexos con el FSB, véase Kuczynski, «Putin’s Invisible Army»; para E.N.O.T. en Azerbaiyán, Siria, Tayikistán y Ucrania, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; para E.N.O.T. en Azerbaiyán, Serbia, Siria y Ucrania, véase Dmitry Nikitin, Rostislav Boguszewski y Alina Volchinskaya, «The FSB Began to Detain the Participants of The E.N.O.T.», Daily Storm, 19 de noviembre de 2019, accedido 5 de mayo de 2019, https://dailystorm.ru/obschestvo/fsb-nachala-zaderzhivat-uchastnikov-chvk-e-n-o-t. para E.N.O.T. en Azerbaiyán, Siria, Tayikistán y Ucrania, véase Dyner, «The Role of Private Military Contractors»; para los vínculos entre E.N.O.T. y el FSB, véase Ruslan Goreva, «The Army of Wild Geese», Versia (sitio web), 29 de enero de 2019, accedido 03 de marzo de 2019, https://versia.ru/pochemu-rossii-vygodnee-voevat-za-rubezhom-nelegalno.
    Para información sobre el FDG Corp, véase Kuczynski, «Putin’s Invisible Army»; Nikolai Larin, «Business on Blood: What Is Known About Russian Private Military Companies», Forbes (sitio web en Rusia), 8 de febrero de 2018, accedido 5 de mayo de 2019, https://www.forbes.ru/biznes/365421-biznes-na-krovi-chto-izvestno-o-rossiyskih-chastnyh-voennyh-kompaniyah.
    Para información sobre el Grupo ATK, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; Kuczynski, «Putin’s Invisible Army».
    Para información sobre MAR PMC, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; Kuczynski, «Putin’s Invisible Army»; para los vínculos entre MAR PMC y el FSB, véase Goreva, «The Army of Wild Geese».
    Para información sobre el Grupo ATK, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; Kuczynski, «Putin’s Invisible Army».
    Para información sobre Patriot en Burundi y sus vínculos con agencias gubernamentales rusas, véase Jakob Hedenskog, «Russia Is Stepping up Its Military Cooperation in Africa», Swedish Defence Research Agency Memo 6604, diciembre de 2018, accedido 5 de mayo de 2019, https://www.foi.se/rapportsammanfattning?reportNo=FOI%20MEMO%206604. para Patriot en Siria, Burundi, y vínculos con el Ministerio de Defensa (MOD), véase L. Todd Wood, «New Russian Mercenary Force Operating in Syria», Tzarism, 7 de julio de 2018, accedido 3 de agosto de 2019, https://tsarizm.com/news/2018/07/07/new-russian-mercenary-force-operating-in-syria/. para los vínculos entre Patriot y agencias gubernamentales rusas, véase Nils Dahlqvist, «Russia’s (Not So) Private Military Companies», Swedish Defence Research Agency Memo 6653, enero de 2019, accedido 3 de marzo de 2019, https://www.foi.se/rapportsammanfattning?reportNo=FOI%20MEMO%206653. para Patriot en la República Centroafricana, Siria, y vínculos con el MOD, véase «PMC Rush: Russian Private Armies», Inform Napalm, accedido 1 de agosto de 2019, http://informnapalm.rocks/pmc_rush.
    Para información sobre el Grupo RSB en Libia, véase «Veterans to Ask Hague Court to Probe Russia’s Use of Mercenaries», RFE/RL, 10 de noviembre de 2018, accedido 5 de marzo de 2019, https://www.rferl.org/a/reuters-report-veterans-ask-hague-court-probe-russian-use-of-mercenaries-syria-ukraine-central-african-republic/29592901.html. Vladimir Mukhin, «The Offensive of Haftar’s Army Is Hindered by Ukrainian Military Men», Nezavisimaya Gazeta (sitio web), 7 de abril de 2019, accedido 5 de mayo de 2019, http://www.ng.ru/world/2019-04-07/1_2_7550_lybia.html. para el Grupo RSB en Nigeria, véase «RSB Group in Nigeria», RSB Group Press Release, accedido 1 de agosto de 2019, http://rsb-group.org/news/rsb-groups-in-nigeria; para el Grupo RSB en Senegal, véase «Contact and Feedback», RSB Group, accedido 1 de agosto de 2019, http://rsb-group.org/contacts; para el Grupo RSB en Serbia, véase «Demining», RSB Group, accedido 1 de agosto de 2019, http://rsb-group.org/services/clearance; sobre Grupo RSB en Sri Lanka, véase «RSB Group Base in Sri Lanka», RSB Group Press Release, accedido 1 de agosto de 2019, http://rsb-group.org/news/completed-formation-of-base-sri-lanka; para el Grupo RSB en Ucrania, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; para el Grupo RSB en Libia y Ucrania, véase Kuczynski, «Putin’s Invisible Army».
    Para información sobre el Sewa Security Service en la República Centroafricana, véase Andrey Kamakin, «Safari for Wagner», Novaya Gazeta (sitio web), 12 de junio de 2018, accedido 3 de marzo de 2019, https://www.novayagazeta.ru/articles/2018/06/13/76787-safari-dlya-vagnera. Hedenskog, «Russia Is Stepping Up Its Military Cooperation in Africa»; para los posibles vínculos de Sewa con el GRU, véase Dahlqvist, «Russia’s (Not So) Private Military Companies». Sewa probablemente está afiliado a ChVK Wagner y comparte sus vínculos con el GRU. El apoyo del GRU probablemente es administrativo y logístico. La autoridad o control táctico del GRU sobre las operaciones de Sewa probablemente es muy limitada o inexistente.
    Para información sobre ChVK Shield, véase Denis Korotkov, «Without Shield», Novaya Gazeta (sitio web), 29 de julio de 2019, accedido 1 de agosto de 2019, https://www.novayagazeta.ru/articles/2019/07/28/81406-bez-schita.
    Para información sobre Vegacy Strategic Services, véase Lukas Andriukaitis y Michael Sheldon, «A Deeper Look into Vegacy Strategic Services, LLC». Atlantic Council Digital Forensic Research Lab, 29 de marzo de 2019, accedido 5 de mayo de 2019, https://medium.com/dfrlab/a-deeper-look-into-vegacy-strategic-services-ltd-8985ba3eac52.
    Para información sobre ChVK Wagner en la República Centroafricana, Sudán, Siria y Ucrania, véase Hedenskog, «Russia Is Stepping Up Its Military Cooperation in Africa»; Kamakin, «Safari for Wagner»; Eric Schmitt, «Russia’s Military Mission Creep Advances to a New Front: Africa», New York Times (sitio web), 31 de marzo de 2019, accedido 1 de abril de 2019, https://www.nytimes.com/2019/03/31/world/africa/russia-military-africa.html. para Wagner en Siria y Ucrania, véase Gusarov, «Russian Private Military Companies»; para Wagner en Libia, Sudán, Siria, y Ucrania, véase Sergei Khazov-Cassia y Robert Coalson, «Russian Mercenaries: Vagner Commanders Describe Life inside the ‘Meat Grinder’», RFE/RL, 14 de mayo de 2018, accedido 5 de mayo de 2019, https://www.rferl.org/a/russian-mercenaries-vagner-commanders-syria/29100402.html. para Wagner en la República Centroafricana, Libia, Sudán, Siria, Ucrania y Yemen, véase Gabriella Gricius, «Russia’s Wagner Group Quietly Moves into Africa», Riddle, 11 de marzo de 2019, accedido 5 de mayo de 2019, https://www.ridl.io/en/russia-s-wagner-group-quietly-moves-into-africa/. para Wagner en Libia, véase Mukhin, «The Offensive of Haftar’s Army»; para los vínculos de Wagner con el GRU y operaciones en la República Centroafricana, Sudán, Siria y Ucrania, véase Dahlqvist, «Russia’s (Not So) Private Military Companies»; para los vínculos de Wagner con el GRU, véase Kuczynski, «Putin’s Invisible Army».
    Para información sobre los países en que se sospecha o se supone que las operaciones de las PMSC rusas están en curso, véase RFE/RL, «Veterans to Ask Hague Court to Probe Russia’s Use of Mercenaries»; Lukas Andriukaitis y Graham Brookie, «#PutinAtWar: Prigozhin Meets Libyan Military Officials», Atlantic Council Digital Forensic Research Lab, 24 de noviembre de 2018, accedido 5 de mayo de 2019, https://medium.com/dfrlab/putinatwar-prigozhin-meets-libyan-military-officials-608ca4f2b98e. «Reports: Russian Military Contractors Operating in Venezuela», RFE/RL, 25 de enero de 2019, accedido 3 de mayo de 2019, https://www.rferl.org/a/reuters-reports-russian-military-contractors-operating-in-venezuela/29731838.html. «Wagner Versus Patriot: Fighting for Mercenary Control», Warsaw Institute Russia Monitor, 12 de julio de 2018, accedido 3 de marzo de 2019, https://warsawinstitute.org/wagner-versus-patriot-fighting-mercenary-control/.
    Para información sobre países con el potencial para operaciones de PMSC actuales o futuras, véase Hedenskog, «Russia Is Stepping Up Its Military Cooperation in Africa»; Schmitt, «Russia’s Military Mission Creep Advances to a New Front: Africa»; Sukhankin, «Continuing War by Other Means»; Kimberly Marten, «Into Africa: Prigozhin, Wagner, and the Russian Military», PONARS Eurasia Policy Memo nro. 561, enero de 2019, accedido 20 de marzo de 2019, http://www.ponarseurasia.org/sites/default/files/policy-memos-pdf/Pepm561_Marten_Jan2019_0.pdf. Aaron Ross, «How Russia Moved into Central Africa», Reuters, 17 de octubre de 2018, accedido 27 de octubre de 2018, https://www.reuters.com/article/us-africa-russia-insight-idUSKCN1MR0KA. Sukhankin, «Russian PMCs in Yemen: Kremlin-Style ‘Security Export’ in Action?», Jamestown Foundation, 12 de octubre de 2018, accedido 12 de octubre de 2018, https://jamestown.org/program/russian-pmcs-in-yemen-kremlin-style-security-export-in-action/. Irina Dolinina y Alesya Marokhovskaya, «Specials and Spices: Why Yevgeny Prigozhin’s Plane Flies to the Middle East and Africa Almost Every Month», Novaya Gazeta (sitio web), 4 de febrero de 2019, accedido 8 de febrero de 2019, https://www.novayagazeta.ru/articles/2019/02/04/79417-spetsy-i-spetsii.
  42. Bingham y Muzyka, «Private Companies»; véase también Owen Matthews, «Putin’s Secret Armies Waged War in Syria—Where Will They Fight Next», Newsweek (sitio web), 26 de enero de 2018, accedido 3 de marzo de 2019, https://www.newsweek.com/2018/01/26/putin-secret-army-waged-war-syria-782762.html.
  43. Para infantería de choque, véanse los reportes supuestamente directos de Palmira en Pierre Vaux, «Fontanka Investigates Russian Mercenaries Dying for Putin in Syria and Ukraine», The Interpreter, 29 de marzo de 2016, accedido 2 de julio de 2019, http://www.interpretermag.com/fontanka-investigates-russian-mercenaries-dying-for-putin-in-syria-and-ukraine/. véase también Bingham and Muzyka, «Private Companies», 13. Para alegaciones sobre el papel de Sukhoi en la guerra entre Eritrea y Etiopía, véase Singer, «Corporate Warriors», 205; «Russia Arms Eritrea, Ethopia Despite Possible Conflict—Russian Paper», BBC Monitoring Service Former Soviet Union, 16 de abril de 2005.
  44. Singer, «Corporate Warriors», 194; Peter Lock, «Military Downsizing and Growth in the Security Industry in Sub-Saharan Africa», Strategic Analysis 22, nro. 9 (diciembre de 1998): 1393–426, https://doi.org/10.1080/09700169808458891. Mariyam Hasham, «Public Wars, Private Profit», The World Today 60, nro. 6 (junio de 2004): 7–9, accedido 8 de enero de 2019, https://www.jstor.org/stable/40477178.
  45. Issenberg, «Security for Sale»; Hasham, «Public Wars, Private Profit», 9.
  46. Sergey Sukhankin, «War, Business and ‘Hybrid’ Warfare: The Case of the Wagner Private Military Company (Part One)», The Jamestown Foundation, 19 de abril de 2019, accedido 25 de junio de 2019, https://jamestown.org/program/war-business-and-hybrid-warfare-the-case-of-the-wagner-private-military-company-part-one/. Sergey Sukhankin, «From ‘Volunteers’ to Quasi-PMCs: Retracing the Footprints of Russian Irregulars in the Yugoslav Wars and Post-Soviet Conflicts», The Jamestown Foundation, 25 de junio de 2019, accedido 25 de junio de 2019, https://jamestown.org/program/from-volunteers-to-quasi-pmcs-retracing-the-footprints-of-russian-irregulars-in-the-yugoslav-wars-and-post-soviet-conflicts/.
  47. «No Quarter», Time, 15 de febrero de 1993.
  48. Para Transdniéster, véase Matthew Owens, «Putin’s Secret Armies Wages War in Syria—Where Will They Fight Next?», Newsweek (sitio web), 17 de enero de 2018, accedido 14 marzo de 2019, https://www.newsweek.com/2018/01/26/putin-secret-army-waged-war-syria-782762.html. for Nagorno Karabaj, véase «Azerbaijan: Russian Hand», Oxford Analytica Daily Brief Service, 11 de junio de 1993; para ambos, véase Dyner, «The Role of Private Military Contractors».
  49. Sergey Sukhankin, «War, Business and Ideology: How Russian Private Military Contractors Pursue Moscow’s Interests», The Jamestown Foundation, 20 de marzo de 2019, accedido 25 de junio de 2019, https://jamestown.org/program/war-business-and-ideology-how-russian-private-military-contractors-pursue-moscows-interests/. Sukhankin, «Continuing War by Other Means».
  50. Ibid.; Dyner, «The Role of Private Military Contractors».
  51. Ty Joplin, «5 Countries Where Russia’s Secret Mercenary Wagner Group Have Been Deployed», Al Bawaba, 12 de febrero de 2019, accedido 21 de agosto de 2019, https://www.albawaba.com/news/5-countries-where-russia%E2%80%99s-secret-mercenary-wagner-group-have-been-deployed-1250966. Sergey Sukhankin, «Beyond Syria and Ukraine: Wagner PMC Expands its Operations to Africa», The Jamestown Foundation, 20 de abril de 2018, accedido 20 de marzo de 2019, https://jamestown.org/program/beyond-syria-and-ukraine-wagner-pmc-expands-its-operations-to-africa/. Sergey Sukhankin, «Are Russian Mercenaries Ready to Defend Venezuela’s Maduro?», The Jamestown Foundation, 28 de enero de 2019, accedido 20 de marzo de 2019, https://jamestown.org/program/are-russian-mercenaries-ready-to-defend-venezuelas-maduro/.
  52. Para una breve evaluación de las dificultades económicas de Rusia, véase James Roberts e Iván Benovic, «Russia’s Economy Continues to Underperform», The Heritage Foundation, 19 de noviembre de 2017, accedido 2 de julio de 2019, https://www.heritage.org/international-economies/report/russias-economy-continues-underperform.
  53. Para las primeras tres fases, véase Gu Guan-Fu, «Soviet Aid to the Third World an Analysis of its Strategy», Soviet Studies 35, nro. 1 (enero de 1983): 71–89, accedido 2 de julio de 2019, https://www.jstor.org/stable/151493. Para la última fase, véase Peter Lock, «The Withering Military in Sub-Saharan Africa: New Roles for the Private Security Industry?», Africa Spectrum 33, nro. 2 (1998): 135, accedido 2 de julio de 2019, https://www.jstor.org/stable/40180336.
  54. Chris Miller, «Putin Isn’t a Genius. He’s Leonid Brezhnev», Foreign Policy (sitio web), 12 de febrero de 2018, accedido 9 de marzo de 2019, https://foreignpolicy.com/2018/02/12/putin-isnt-a-genius-hes-leonid-brezhnev/. Mariya Petkova, «Will Putin Follow in Brezhnev’s Footsteps?», Al-Jazeera News, 24 de marzo de 2018, accedido 9 de marzo de 2019, https://www.aljazeera.com/news/2018/03/putin-follow-brezhnev-footsteps-180323164959435.html.
  55. Guan-Fu, «Soviet Aid to the Third World», 73–81.
  56. Colin W. Lawson, «Soviet Economic Aid to Africa», African Affairs 87, nro. 349 (octubre de 1988): 510, accedido 2 de julio de 2019, https://www.jstor.org/stable/722891.
  57. Ibid., 510 y 518.
  58. Samuel Ramani, «As the U.S. Disengages, Russia Ramps Up Aid and Arms Sales to Sub-Saharan Africa», World Politics Review, 29 de marzo de 2018, accedido 11 de junio de 2019, https://www.worldpoliticsreview.com/insights/24457/as-the-u-s-disengages-russia-ramps-up-aid-and-arms-sales-to-sub-saharan-africa. Theo Neethling, «Russia is Expanding its Strategic Influence in Africa», Quartz Africa, 8 de febrero de 2019, accedido 11 de junio de 2019, https://qz.com/africa/1546037/russia-is-expanding-its-strategic-influence-in-africa/.
  59. Artemy Kalinovsky, «The Blind Leading the Blind: Soviet Advisors, Counter-Insurgency and Nation-Building in Afghanistan» (working paper #60, Woodrow Wilson International Center for Scholars, Washington, DC, enero de 2010), 4–9, accedido 12 de julio de 2019, https://www.wilsoncenter.org/sites/default/files/WP60_Web_Final.pdf.
  60. Higgins y Nechepurenko, «In Africa»; «Sudan Coup: What’s Next with Russian ‘Advisers’?», Warsaw Institute, 12 de abril de 2019, accedido 11 de junio de 2019, https://warsawinstitute.org/sudan-coup-whats-next-russian-advisers/.
  61. Joint Concept for Integrated Campaigning (Washington, DC: U.S. Government Publishing Office, 16 de marzo de 2018), 7–10, accedido 21 de agosto de 2019, https://www.jcs.mil/Portals/36/Documents/Doctrine/concepts/joint_concept_integrated_campaign.pdf?ver=2018-03-28-102833-257.

El mayor Thomas D. Arnold, Ejército de EUA, es un estratega asignado al Comando de EUA en Europa como planificador de operaciones conjuntas. Recibió una licenciatura y un MBA de la Universidad Técnica de Luisiana y un MPA de la Universidad de Harvard. Ha servido en posiciones de mando y estado mayor en Iraq, Alemania, Fort Polk, Afganistán y el Pentágono.

Volver al inicio

Segundo Trimestre 2020