Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

 

Artículos exclusivos en línea de enero 2022

Apoyo de fuego en el tiempo y espacio Lecciones del Centro Conjunto de Integración Aire-Tierra de la División Ivy

Mayor Timothy P. Lewin, Ejército de EUA
Capitán Marc S. Melfi, Ejército de EUA

Descargar PDF Baixar PDF

Arte: Dusty Crosley

Seis días después de la declaración del Artículo 5 por parte de la OTAN, el conflicto sigue siendo implacable. La División Ivy, como punta de lanza del III Cuerpo de Ejército y todas las fuerzas de la OTAN, sacude las estructuras de la cercana capital de Lituania con formaciones blindadas. Miles de bajas aliadas indefensas son evacuadas hacia la retaguardia mientras las fuerzas restantes pasan por delante de los cascos en llamas de los otrora poderosos vehículos blindados. Los cielos de la zona del Báltico se llenan de fuerzas aéreas de enemigos con un equipo militar moderno aterradoramente poderoso. Desde la guerra del Golfo no se habían enfrentado tantos tanques y desde las Malvinas no se habían lanzado tantos misiles contra adversarios dignos. La supervivencia y la persistencia requieren el esfuerzo exitoso de un equipo conjunto capaz de coordinar estas armas en pos de la victoria total.

>Para ver la Army Techniques Publication 3-91.1

No hubo derramamiento de sangre, ni pérdidas, ni guerra, ya que este conflicto se produjo de forma virtual. El simulacro era parte de la participación de la 4ª División de Infantería (ID) en un ejercicio de combate bienal orientado a mejorar el estado mayor, la artillería (DIVARTY) y la brigada logística de la división a través de un evento de entrenamiento culminante evaluado. La división, junto con el estado mayor del III Cuerpo de Ejército en Fort Hood, Texas, la 28ª ID de Pensilvania y la 29ª ID de Virginia ejecutaron la segunda repetición del escenario más reciente del Corredor de Suwalki del Comando de Fuerzas del Ejército de EUA, utilizando un escenario de operaciones de combate a gran escala (LSCO) contra un competidor con capacidades casi iguales.

Un centro de integración relevante

Los medios para conseguir la victoria y el cumplimiento de los objetivos estratégicos son primordiales a medida que la fuerza conjunta continúa la transición de la contrainsurgencia a las LSCO. Esta realidad exige que los combatientes piensen y actúen de forma diferente. Dado que las operaciones se desarrollan en un ambiente multidominio, «las formaciones del Ejército, que operan como parte de la Fuerza Conjunta, [deben] penetrar y desintegrar los sistemas antiacceso y negación de área del enemigo; [y] explotar la libertad de maniobra resultante para derrotar a los sistemas, formaciones y objetivos del enemigo y alcanzar nuestros propios objetivos estratégicos»1. Solo mediante la adhesión a este paradigma lograremos la victoria como fuerza conjunta.

La unidad táctica debe operar de forma distinta y el centro conjunto de integración aire-tierra (JAGIC) es fundamental para esta revitalización. El JAGIC «proporciona a los comandantes una técnica para coordinar, integrar y controlar las operaciones y requerimientos en el espacio aéreo asignado a la división y colaborar eficazmente con los elementos aeroespaciales externos fuera del área de la división»2. El JAGIC funciona como una herramienta crítica para la desintegración de los sistemas de negación de área del enemigo y es indispensable para lograr la victoria en el nuevo concepto operacional de la fuerza conjunta.

¿Cómo se integra el JAGIC en la división y facilita fuegos eficaces, adaptados y letales para derrotar a adversarios casi iguales en complejas operaciones multidominio? Para discutir los aspectos exitosos del JAGIC, debemos examinar su diseño en el puesto de mando, su relación con el estado mayor, su implementación táctica, y una descripción de sus sistemas y procesos. En el presente artículo se describen las experiencias de la División Ivy y se abordan las lecciones únicas aprendidas durante el ejercicio Warfighter (WFX) 21-2. Se trata de una lección a partir de la cual otras unidades pueden crear futuros éxitos en situaciones similares.

Un diseño casi perfecto

En todo el entrenamiento de la 4ª ID, el JAGIC experimentó con múltiples disposiciones para identificar las mejores ubicaciones para los actores clave, vitales para el éxito del JAGIC en el mantenimiento de la conciencia situacional y el apoyo de fuego reactivo. La disposición del JAGIC prevista en la doctrina carecía de proximidad entre el JAGIC y la recopilación de datos y los analistas de fuente única de la sección G-2 (inteligencia de la división) que son capaces de proporcionar objetivos dinámicos al JAGIC (véase la figura 1)3.

Lewin-SPA-OLE-img3

En seguida, el JAGIC de la 4ª ID identificó una disposición que permitía la proximidad tanto de los esfuerzos de los analistas de recolección como de otros equipos habilitadores, facilitando una rápida comunicación y toma de decisiones. Esta nueva disposición permitió la intercepción acelerada de objetivos imprevistos y variables y la comprensión compartida de los esfuerzos entre las funciones de combate. Al dividir el puesto de mando principal de la división a la mitad y dar autoridad al JAGIC para gestionar una de las mitades, el jefe de estado mayor de la división permitió al jefe del JAGIC cambiar la disposición de los asientos para crear un ambiente que facilitara la eficacia de la información y diálogo entre los distintos elementos (véase la figura 2).

El JAGIC estaba en el centro del puesto de mando, con el jefe del JAGIC y el subjefe del JAGIC a la cabeza de la mesa, accesibles al director aéreo superior y al suboficial de apoyo de fuego. A la derecha de la mesa del jefe del JAGIC se encontraban los diversos analistas de recolección, los analistas de fuente única y el oficial de inteligencia de artillería de campaña (FAIO), que era el responsable de investigar y validar los blancos. A la izquierda del jefe del JAGIC se encontraban el auditor militar de la división, el enlace de las fuerzas de operaciones especiales y un representante de actividades ciberelectromagnéticas. Con esta disposición específica, los esfuerzos de análisis de recolección del G-2 pudieron proporcionar blancos potenciales al FAIO para que los examinara. Si el FAIO tenía un objetivo válido, pasaba inmediatamente ese objetivo al controlador conjunto de ataque terminal de la división o al enlace de la brigada de aviación de combate para que concentrara los fuegos conjuntos sobre el blanco. Simultáneamente, las fuerzas de operaciones especiales y esfuerzos de recopilación de actividades ciberelectromagnéticas podían transferir los blancos al jefe del JAGIC para la designación de blancos por el cuerpo de ejército. Esta disposición específica del personal permitía la óptima toma de decisiones y ataque contra los blancos, que eran necesarios para el éxito en el ejercicio Warfighter.

Un medio integrado, no una obligación desconectada

El JAGIC debe estar integrado y sincronizado en el puesto de mando principal con representantes de las demás funciones de combate. El JAGIC no representa únicamente la función de combate de fuegos porque el puesto de mando también cuenta con personal de protección, inteligencia y maniobra.

El jefe debe desprenderse de los procedimientos del JAGIC y trabajar con las otras células de funciones de combate para proporcionar la mejor orientación al equipo. El subjefe adjunto del JAGIC es el conductor de las funciones clave del JAGIC. El jefe del JAGIC debe confiar en el subjefe y empoderarlo para que autorice los fuegos, tome decisiones y cambie los sistemas de armas para cumplir con la orientación del comandante para las operaciones del JAGIC. Si el jefe del JAGIC se centra en las tareas críticas necesarias para que el JAGIC funcione, entonces el jefe no es capaz de integrarse en el combate de la división de forma holística. Como analogía, si el JAGIC fuera un vehículo, las distintas secciones serían los componentes mecánicos, el subjefe del JAGIC sería el conductor, y el jefe del JAGIC sería el comandante del camión que intenta mantener el vehículo en la formación correcta con el resto del convoy.

Lewin-Fig-1

Las dos funciones de combate más importantes con las que interactúa el JAGIC son la inteligencia y la maniobra4. Utilizando otra analogía, si el G-2 es los ojos de la división, el G-3 (operaciones) el cerebro, y el JAGIC los músculos, entonces es irrelevante cuan fuertes son esos músculos si el cuerpo no se utiliza de forma holística. Un jefe del JAGIC debe comprender las entradas necesarias para que el JAGIC prospere. Colocar al FAIO en la sección de inteligencia proporciona un enlace que el jefe del JAGIC puede utilizar para ayudar a redirigir los medios de inteligencia para ayudar a la identificación del JAGIC y al ataque subsecuente contra blancos de alto valor. Esta ubicación permite al jefe abogar por obtener los medios de ataque adecuados necesarios para cumplir con la orientación del comandante para el combate en profundidad. Además, el jefe del JAGIC debe trabajar constantemente con el jefe de operaciones en curso para mantenerse al corriente de la situación actual de las maniobras. El jefe del JAGIC está en la mejor posición para proporcionar actualizaciones al comandante de la división durante sesiones informativas sobre el combate para facilitar la comprensión compartida de la situación actual relacionada con los fuegos y visualizar mejor el ambiente operacional.

Cómo configurar adecuadamente la zona profunda

La disposición, entrenamiento y cohesión son importantes para la funcionalidad del JAGIC, pero la esencia del centro es derrotar al enemigo en la zona profunda de la división. Para lograrlo, hay que discutir las diversas tácticas que fueron eficaces o ineficaces contra la fuerza opositora (OPFOR) de clase mundial durante el simulacro de LSCO. Al principio, el JAGIC descubrió la importancia del mantra «la inteligencia impulsa los fuegos, los fuegos impulsan la maniobra». Esta filosofía, como se describe en la intención del comandante de la 4ª ID, estableció el marco de cómo el JAGIC debía derrotar al enemigo. Así, la calidad de los fuegos está integrada dentro de la calidad, puntualidad y precisión de la inteligencia. La calidad de la maniobra está integrada dentro de la permisividad y capacidad de reacción de los fuegos en la zona profunda.

Lewin-Fig-2

Durante las evaluaciones del ejercicio, tanto a la mitad como al final del mismo, el comandante de la OPFOR aportó sus comentarios. En el caso del WFX 21-2, señaló que la División Ivy fue especialmente eficaz en la destrucción de los medios del Mando de Fuegos Integrados de la OPFOR mediante la superposición de efectos con fuegos de ala fija, ala rotatoria y cohetes. Como esperaba la unidad, el comandante de la OPFOR intentó utilizar los fuegos transfronterizos junto con su ventaja de alcance utilizando su Mando de Fuegos Integrados. Esta realidad supone una formidable amenaza para las fuerzas amigas, pero hay formas de penetrar y desintegrar las ventajas de la OPFOR. Si el JAGIC dispone de medios de ala fija, aquí es donde comienza la cadena (ver figura 3). Las aeronaves de ala fija deben buscar y destruir los medios de fuego de largo alcance del enemigo, principalmente cohetes en su zona de apoyo a nivel de cuerpo de ejército; este esfuerzo permite a la artillería amiga acercarse al enemigo. Estos medios de cohetes amigos más cercanos se centran en destruir las capacidades antiaéreas del enemigo para permitir a la aviación de ataque la libertad de maniobra dentro de la zona de combate del enemigo. Una vez que la aviación de ataque está dentro de la zona de batalla del enemigo, busca y destruye tantos medios enemigos como sea posible, dando prioridad a las fuerzas de maniobra enemigas capaces de destruir las fuerzas blindadas amigas y las capacidades antiaéreas restantes. Estos enfrentamientos crean un espacio que las fuerzas de maniobra amigas pueden llenar rápidamente y capturar el terreno. Entonces, dado que las fuerzas de maniobra amigas ahora mantienen el terreno, la artillería de cohetes amiga puede avanzar para ocupar el territorio delantero y destruir más sistemas antiaéreos enemigos que ahora están al alcance, y el proceso se repite. Esta «cadena de muerte» facilita el tempo de la división con un método factible para influir en la zona profunda.

Lewin-Fig-3

Para llevar a cabo estas acciones, el vínculo entre el equipo de selección de blancos y el JAGIC es esencial. Un integrante del equipo de selección de blancos proporcionaría información para los procesos de pensamiento del comandante y el coordinador de apoyo de fuegos y orientación para los fuegos durante las reuniones de grupos de trabajo y juntas de decisión. El producto clave utilizado en este esfuerzo fue la combinación de lista de blancos de alto rendimiento/matriz de orientación de ataque/normas de selección de blancos, o HAT, por sus silgas en inglés. El HAT proporcionó la fusión necesaria de estas reuniones para que el JAGIC pudiera priorizar y enfrentar varios blancos en el área profunda de la división. Este producto fue primordial en el ciclo de toma de decisiones del JAGIC. Sin embargo, el HAT no es absolutamente prescriptivo. A medida que el combate avanza y el comandante de la OPFOR se adapta al estilo de combate de las fuerzas amigas, el HAT debe ser adaptable.

En primer lugar, el JAGIC debe consultar el plan; ¿cómo se supone que va a comenzar la operación? Una vez que el plan se vuelve insostenible, el JAGIC debe consultar las prioridades; ¿en qué quiere centrarse el comandante? Entonces, cuando las prioridades ya no son relevantes, al JAGIC solo le queda la intención del comandante; ¿cuál es el propósito y el resultado que el comandante quiere lograr? Aunque la intención del comandante está integrada en el plan y las prioridades, es el último elemento de orientación que queda cuando todo lo demás está ausente. Esta divergencia debe ser entendida, ensayada y delegada al equipo JAGIC para que los fuegos sean reactivos y permisivos. Si el jefe del JAGIC es inflexible y se adhiere estrictamente al HAT o busca decisiones externas para cada escenario atípico, entonces el JAGIC será lento e ineficaz.

Este concepto es más evidente en la reorientación dinámica del apoyo aéreo de ala fija. El JAGIC debe ser muy flexible con respecto a las asignaciones anotadas en la orden de asignación aérea. Las solicitudes de apoyo aéreo se realizan con un entendimiento de hace varias horas, y la OPFOR no suele cumplir con los planes de las fuerzas amigas. Se dice que el enemigo tiene sus propias opciones. La afirmación es cierta, pero el enemigo no puede influir en lo que vuela ni en el tiempo de despegue, tal como se prescribe en la orden de asignación de tareas aéreas5. El jefe del JAGIC debe utilizar el pensamiento crítico y reorientarse adecuadamente para lograr el propósito y las prioridades del combate actual. El enemigo no podrá mantener su deseo de controlar las acciones amigas. El enemigo se centrará más bien en retener la mayor cantidad de poder de combate posible porque el JAGIC ha producido múltiples dilemas para la fuerza enemiga.

Foto: Asociación del Ejército de EUA

La integración de sistemas y procesos

El JAGIC utilizó muchos métodos para gestionar la comprensión operacional común (COP) de las operaciones actuales durante el ejercicio Warfighter, pero el Ambiente Informático de Puesto de Mando fue el mejor. Este método logró el éxito porque integraba múltiples sistemas dentro del JAGIC, mostraba otras capas de funciones de combate externas y se actualizaba automáticamente con los demás sistemas. Al crear una capa inteligente que integraba las superposiciones necesarias del Sistema Avanzado de Datos Tácticos de Artillería de Campaña (AFATDS), el Sistema de Integración del Espacio Aéreo Táctico (TAIS) y el Sistema de Estación de Trabajo de Defensa Antiaérea y Antimisiles, el jefe del JAGIC pudo crear una comprensión con la que ver claramente la información más relevante necesaria para tomar decisiones y realizar fuegos eficaces. El AFATDS impulsó todas las medidas de coordinación de apoyo de fuego (FSCM), pero solo la supervisión de la línea de fuego coordinada (CFL), la línea de coordinación de apoyo de fuego (FSCL), las zonas de no fuego y las zonas de fuego restringido más allá de la CFL son esenciales para ejecutar los fuegos en la zona profunda.

El JAGIC puede estar sobresaturado de información. El hecho de que se pueda recolectar toda la información de los respectivos sistemas de JAGIC no significa que tenga valor hacerlo. ¿Cuántas FSCM existen en la división? ¿Cuál es la escala de su relevancia? ¿Realmente alguien necesita ver las FSCM de área cercana y de área de consolidación si otros puestos de mando necesitan autorización para efectuar sus fuegos? Hay que plantear estas preguntas difíciles para producir una comprensión operacional útil que aporte valor a la toma de decisiones oportuna y no retrase el proceso. La tabla (en la página XX) muestra las capas inteligentes que desarrolló el JAGIC y el contenido que representaban. Al organizarse de esta manera, un jefe del JAGIC puede alternar rápidamente ciertas capas y racionalizar la información para tomar la mejor decisión posible. El Ambiente Informático de Puesto de Mando debe utilizarse tácticamente, no para autorizar los fuegos. Los sistemas AFATDS, TAIS y los Sistemas Centrales de Gestión de Combate en el Teatro de Operaciones son los principales sistemas utilizados para determinar que no hay fuerzas amigas en las áreas objetivo para facilitar los fuegos seguros.

Los productos analógicos fueron esenciales para el éxito del JAGIC durante el ejercicio Warfighter. El jefe del JAGIC disponía de dos apoyos visuales analógicos: un tablero de mapas de un metro cuadrado y un tablero triflexible de 45 cm por 30 cm. Cada tablero tenía mapas, superposiciones e información que coincidían. Estas medidas analógicas resultaron muy eficaces porque eran transportables dentro del puesto de mando principal. Estos productos podían llevarse a otros nodos de mando más fácilmente y actualizarse más rápidamente en lugar de las grandes y anticuadas diapositivas de PowerPoint. Las medidas analógicas resultaron especialmente útiles para actualizar a los responsables de la toma de decisiones ejecutivas al mostrarles una comprensión operacional fácil de entender a escala. La división perdía el internet táctico superior una o dos veces al día, lo que mostró inmediatamente la importancia de los productos analógicos. Si el JAGIC depende del tablero grande del jefe de operaciones actuales, entonces se sumará al tiempo de procesamiento de la misión y no mostrará el contenido específico y relacionado con los fuegos. Esta realidad hace que sea esencial disponer de un tablero analógico.

Lewin-table-01.svg

El traslado del JAGIC a otro puesto de mando es un hecho esencial pero difícil de realizar. La División Ivy decidió trasladar las funciones, sistemas y personal del JAGIC al puesto de mando de la DIVARTY en lugar de al puesto de mando táctico de la división. Este método facilita una mayor proximidad entre las células de fuegos e inteligencia, en lugar de con la de maniobra. Dado que la DIVARTY, junto con la brigada de aviación de combate, dirige el combate de área profunda de la división, y el puesto de mando táctico de la división dirige el combate de área cercana de la división, este traslado es lógicamente sólido. La mecánica de este traslado debe ser ensayada y comprendida por todo el estado mayor. El JAGIC cuenta con suficientes sistemas para proporcionar una redundancia que hace que conseguir la continuidad cuando se transfieren estos sistemas sea sencillo. Basta con trasladar todos los sistemas redundantes con el personal del turno contrario al cuartel general de la DIVARTY, lograr la conectividad e informar al puesto de mando anterior. Para volver a transferir la autoridad, invierta el proceso. Al ejecutar la transferencia de la funcionalidad del JAGIC de esta manera, se simplificará y agilizará un evento frustrante y sumamente difícil.

Cómo sentirse cómodo disparando fuera de los límites

No faltarán escenarios transfronterizos, transfronterizos internacionales o transfronterizos para un JAGIC en las LSCO. Durante al menos tres días de la operación de ocho días, las misiones de fuego extrafronterizas fueron la norma, no la excepción. La OPFOR descubrió rápidamente las líneas fronterizas entre divisiones y trató de aprovechar el tiempo adicional necesario para proporcionar fuegos oportunos. Como el comandante de la OPFOR buscaba explotar los fuegos cruzados, naturalmente tuvo que mover sus medios de fuego de largo alcance más cerca de las fuerzas amigas, reduciendo así su ventaja de alcance. Este patrón «entrecruzado» era obvio y explotable. La explotación era sencilla: utilizar las FSCM como estaban previstas, para ser permisivas o restrictivas.

La coordinación y el acuerdo previos con la 28ª ID y la 29ª ID (unidades hermanas subordinadas al III Cuerpo de Ejército durante este ejercicio) permitieron a cada una de ellas utilizar las FSCM permisivas de la otra. ¿Por qué desperdiciar una buena FSCM permisiva? Todas las unidades tenían acceso a las medidas de control del espacio aéreo (ACM) de la otra, porque las medidas del espacio aéreo se publican diariamente en la orden de coordinación del espacio aéreo (ACO). Cada unidad tenía también una ventana TransVerse separada para facilitar la comunicación de los fuegos transfronterizos6. Estos tres elementos —FSCM conocidas, ACM conocidas y comunicaciones activas— redujeron el tiempo necesario para que cada unidad se coordinara cuando las municiones eran entregadas en el área de operaciones de otra unidad. Por ejemplo, si la 4ª ID localizaba un blanco en el área de operaciones de la 28ª ID, el blanco estaba más allá de la CFL de la 28ª ID, no violaba ninguna ACM activa, y el JAGIC mantenía una comunicación positiva con la 28ª ID, solo entonces la 4ª ID atacaba ese blanco sin coordinación directa7. Disparar en otra zona de operaciones sin coordinación hace que un artillero de campaña se sienta ansioso, pero no solo es posible, sino que puede ser esencial. Aunque este procedimiento solo describe los fuegos entre divisiones, los fuegos conjuntos entre las FSCL fueron igual de eficientes siguiendo un planteamiento y procedimiento distintos.

Los fuegos entre las FSCL fueron igual de eficaces para la División Ivy debido a un entendimiento común de cómo administrar estos enfrentamientos únicos. Todas las unidades acordaron una clasificación más generosa de las FSCL. La FSCL se define como «una medida [permisiva] de coordinación del apoyo de fuego establecida por el comandante de la fuerza terrestre o anfibia para apoyar los objetivos comunes dentro de un área de operaciones, más allá de la cual todos los fuegos deben ser coordinados con los comandantes afectados antes del enfrentamiento»8. No está claro qué implica realmente la «coordinación». ¿Es necesario el permiso? ¿Es conciencia? ¿Es el silencio el consentimiento? Estas preguntas deben explorarse y responderse antes de las operaciones. La 4ª ID lo percibió como mantener informados a los cuarteles generales superiores en lugar de pedir permiso.

Hay riesgos en una interpretación liberal de la FSCL. La duplicación de objetivos, la conformación inadecuada o el gasto innecesario de munición pueden ser peligros cuando se utiliza una FSCL más permisiva. El JAGIC descubrió que los fuegos permisivos superaban cada vez estos peligros, lo que se tradujo en más medios enemigos destruidos que un estricto cumplimiento de las normas. Al fin y al cabo, el propósito de la FSCL es permitir los fuegos permisivos9. Esta tolerancia solo fue posible con la discusión previa, coordinación y comunicación positiva durante toda la operación.

Foto: Capitán John W. Strickland, Ejército de EUA

Para esta eficiencia y letalidad de los fuegos fue fundamental una delegación de autoridad codificada para empoderar al JAGIC a lo largo de la ejecución. Este documento tomó forma en la matriz de autoridad para la toma de decisiones y fue creado conjuntamente por el jefe de G-3, el coordinador de apoyo al fuego y el auditor militar. Fue crucial para identificar quién podía redirigir dinámicamente los batallones de artillería de campaña, los medios de ala rotatoria y las aeronaves de ala fija, y codificó quién era la autoridad de aprobación para atacar las diferentes entidades de no ataque y la liberación de la familia de minas en racimo (FASCAM). Lo que hizo útil este documento fue la voluntad del comandante de delegar la autoridad de aprobación hasta los niveles más bajos posibles para permitir una rápida toma de decisiones.

Casi toda la autoridad de las tareas relacionadas con los fuegos se transfirió al subjefe el JAGIC, salvo el ataque directo contra los blancos que pudieran provocar daños colaterales y el lanzamiento de la FASCAM. Al jefe del JAGIC se le concedió la autoridad de aprobar el daño indirecto a las entidades protegidas [lugares de culto, hospitales, etcétera], pero no de golpearlas directamente, siempre y cuando se consultara al auditor militar. Al distribuir ampliamente este documento a todos los comandantes de maniobra y a todos los integrantes de las secciones de fuegos, el producto creó un entendimiento compartido entre la división respecto a las autoridades que recaían en el JAGIC. Esta autoridad aceleró el ritmo de procesamiento de las misiones de fuego para los blancos dinámicos que podrían dañar potencialmente a las entidades protegidas. Mediante la creación de productos sostenibles del estado mayor relacionados con los blancos dinámicos, la matriz de autoridad de decisión, la lista de blancos de alto valor y la matriz de sincronización de blancos, el JAGIC ejecutó rápidamente las misiones de fuego dentro de la orientación del comandante y utilizó todos los medios adecuados que se le proporcionaron a la división.

Recomendaciones y conclusión

El equipo JAGIC de la 4ª ID hace las siguientes recomendaciones para que las unidades las administren con el fin de facilitar un apoyo de fuego rápido, permisivo y eficaz durante futuros ejercicios de combate y escenarios de LSCO:

  • Establecer relaciones tempranas con las unidades adyacentes y el cuartel general superior. Discutir las formas de lograr fuegos permisivos.
  • Perfeccionar constantemente la disposición del JAGIC. Recoger las aportaciones, hacerse cargo y codificar para un entendimiento común.
  • Sentirse cómodo realizando fuegos transfronterizos y a través de las fronteras. Ensayar constantemente y utilizar las medidas permisivas según lo previsto.
  • Desarrollar una estrecha colaboración con el G-2, el oficial de operaciones y el jefe de operaciones actuales. Estas secciones son el cerebro del combate actual de la división.
  • Comprender el propósito, las prioridades y los planes, en ese orden. Ser flexible y tomar decisiones rápidas dentro de las autoridades delegadas.

El éxito de la división está directamente correlacionado con el éxito del JAGIC durante las LSCO. Si el objetivo de la división es poner al enemigo en un combate desigual con las brigadas subordinadas, la mejor herramienta para lograr esta hazaña es un JAGIC bien entrenado, ensayado e integrado. La disposición del JAGIC, la cohesión del equipo, la implementación táctica y las actividades fuera de la unidad son primordiales para establecer las condiciones necesarias para derrotar al enemigo. Aunque estas técnicas son exclusivas de la 4ª División de Infantería, su cuartel general superior y sus unidades adyacentes, los métodos discutidos pueden ser adaptados por otros para cualquier ambiente operacional.


Notas

  1. U.S. Army Training and Doctrine Command (TRADOC) Pamphlet 525-3-1, The U.S. Army in Multi-Domain Operations 2028 (Fort Eustis, VA: TRADOC, 2018), iii, accedido 12 de febrero de 2021, https://adminpubs.tradoc.army.mil/pamphlets/TP525-3-1.pdf.
  2. Army Techniques Publication 3-91.1, The Joint Air Ground Integration Center (Washington, DC: U.S. Government Publishing Office [GPO], 17 de abril de 2019), 1-1, accedido 24 de febrero de 2021, https://army-pubs.army.mil/epubs/DR_pubs/DR_a/pdf/web/ARN16449_ATP%203-91x1%20FINAL%20WEB.pdf.
  3. Ibid., 1-7.
  4. Field Manual (FM) 3-04, Army Aviation (Washington, DC: U.S. GPO, abril de 2020), 1-1. Para los fines de esta discusión, los autores consideran la aviación del Ejército como una entidad tanto de maniobra como de fuegos.
  5. Se pueden encontrar más explicaciones en la Joint Publication (JP) 3-09.3, Close Air Support (Washington, DC: U.S. GPO, noviembre de 2014). Esta afirmación excluye los medios adaptables de la Fuerza Aérea de EUA, como el apoyo aéreo cercano terrestre y de alerta.
  6. TransVerse es una herramienta de mensajería instantánea de los Servicios de Colaboración de Defensa para facilitar la comunicación táctica. Puede encontrar más información en https://www.disa.mil.
  7. La «comunicación positiva» implica la conectividad de todos los sistemas del centro conjunto de integración aire-tierra, incluyendo TransVerse, el Sistema Avanzado de Datos Tácticos de Artillería de Campaña, el Sistema de Estación de Trabajo de Defensa Antiaérea y Antimisiles y el Sistema de Integración del Espacio Aéreo Táctico.
  8. FM 3-09, Fire Support and Field Artillery Operations (Washington, DC: U.S. GPO, de abril de 2020), B-2; véase también JP 3-09, Joint Fire Support (Washington, DC: U.S. GPO, abril de 2019), A-2. Ambos manuales enumeran la línea de coordinación de apoyo de fuego en la categoría de «medidas permisivas de coordinación de apoyo de fuego».
  9. Ibid.

El mayor Timothy P. Lewin, del Ejército de EUA, es oficial de artillería de campaña que sirve como coordinador asistente de apoyo de fuego para la 4ª División de Infantería. Ha servido en varios equipos de combate de brigada e instituciones como instructor de grupos pequeños, comandante de batería y oficial de apoyo de fuego.

El mayor Timothy P. Lewin, del Ejército de EUA, es oficial de artillería que se desempeña como oficial de apoyo de fuego (FSO) del 3er Batallón, 61º Regimiento de Caballería. Sus anteriores destinos incluyen el de oficial asistente de apoyo de fuego de la 4ª División de Infantería; oficial de dirección de fuego de la batería del 1er Batallón, 9º Regimiento de Artillería de Campaña; y FSO de compañía del 3º Batallón, 15º Regimiento de Infantería, en Fort Stewart, Georgia.

Volver al inicio