Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

China icon

Identificando ventanas de oportunidad en el auge de China

Problematizar la estrategia china de cien años para lograr el estatus de gran potencia

Axel Dessein

Descargar PDF Descargar PDF

El presidente chino Xi Jinping (izq.), quien también es secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central, con integrantes de la Marina del Ejército de Liberación Popular de China, 12 de abril de 2018, en el Mar de China Meridional. (Foto: Li Gang, Xinhua a través de Agence France-Presse)

La dinastía Ming parece ser su modelo, aunque de manera más muscular, exigiendo que otras naciones se conviertan en Estados tributarios; sometidos a Pekín.

—Exsecretario de Defensa de EUA James N. Mattis


Uno de los análisis más alarmantes sobre el auge de China se puede encontrar en el libro The Hundred-Year Marathon: China’s Secret Strategy to Replace America as the Global Superpower de Michael Pillsbury. El libro contempla el plan general rodeado de misterio y engaño cuya meta es reemplazar a Estados Unidos como el poder hegemónico del mundo. Se piensa que esta estrategia ocurre durante un período de 100 años comenzando en 1949, en referencia al establecimiento de la República Popular de China (PRC) bajo Mao Zedong1.

Pillsbury, que previamente sirvió como un asesor en el equipo de transición de Donald Trump, ha sido denominado una «autoridad en materia de China» por el presidente norteamericano2. Aún más, el libro de Pillsbury ha sido descrito por el estratega principal Stephen K. Bannon como una obra que proporciona la «arquitectura intelectual [para el cambio hacia] el modo conflictivo con China»3. Se manifestó este cambio en un discurso presentado por el exsecretario de Defensa James N. Mattis ante la ceremonia de graduación en la Escuela Superior de Guerra Naval. Mattis comparó la China de hoy en día con la dinastía Ming (1368-1644), sosteniendo que el país está «escondiendo diseños de largo plazo para alterar el orden global existente»4.

La meta del presente artículo

Este tipo de advertencia en cuanto a las ambiciones imperiales se hace eco de la National Security Strategy of the United States of America, un documento que denominó a China como una gran potencia rival5. En este sentido, The Hundred-Year Marathon deja mucho que desear en cuanto a un esbozo verdadero de la estrategia china. (No es de sorprender que se entregara una fuerte reprimenda por el politólogo canadiense Alastair Iain Johnston; véase la nota 3). En el siguiente artículo, sostendré que no debe descartarse la estrategia de cien años como ha sido descrita por Pillsbury, porque evidentemente resuena con los líderes de China. Sin embargo, debe ajustarse el ángulo con respecto especial a las fuentes en el idioma chino.

Si, de hecho, China tiene un plan general para reemplazar a Estados Unidos como la potencia hegemónica en el mundo durante un período de cien años, es importante comprender cómo intenta hacerlo. De hecho, los líderes chinos desean restaurar el estatus de gran poder del país que disfrutó en su pasado imperial, aunque esta estrategia en sí misma favorece el cambio. Por lo tanto, es importante prestar estrecha atención a las declaraciones y señales emitidas por los líderes chinos. Esta metodología nos permite seguir más estrechamente el auge de China y los cambios acompañantes en su postura enérgica con el paso del tiempo.

El presente artículo aborda las metas expresadas durante el período de 2002-2050 por las administraciones de Jiang Zemin (1989–2002), Hu Jintao (2002–2012) y Xi Jinping (2012–presente). El objetivo es ofrecer una introducción del auge de China y cómo sus líderes reflexionan estratégicamente sobre el tiempo y el futuro del país. Para hacerlo, se consultarán dos fuentes: los discursos de altos mandos chinos (en inglés y chino), que contienen importantes declaraciones políticas, y estudios de académicos chinos. Las traducciones son propias del autor a menos que se indique lo contrario.

En el presente artículo, se señala que en lugar de una estrategia de largo plazo, los altos mandos chinos son profundamente conscientes del presente. Aunque las metas definidas por los altos mandos son producto de su creencia en proporcionar un futuro mejor, los líderes chinos simultáneamente reconocen que a lo largo del camino hacia estos objetivos hay oportunidades y desafíos y elaboran políticas debida y abiertamente en sus discursos y otros documentos de política importantes. Hoy en día, el período de transición histórico chino (2017-2022) ofrece un instrumento útil que Occidente puede usar para lidiar con la nación asiática.

En The Hundred-Year Marathon, Michael Pillsbury asevera que el gobierno de China está llevando a cabo una estrategia que busca reemplazar a Estados Unidos como el poder dominante del mundo para el año 2049 y usar tal dominio para cambiar el carácter de la economía y cultura mundial. Pillsbury sostiene que Estados Unidos y la mayoría de las naciones occidentales han presumido ingenuamente que la integración de China en el sistema económico mundial fomentaría movimientos de democratización en China. Sin embargo, lo que el desarrollo económico ha conseguido es fortalecer considerablemente la capacidad de China para oprimir a su población e intimidar y dominar a sus vecinos geográficos. En el libro, el auge de China es considerado como la amenaza nacional e internacional más grave del siglo XXI y se exige un cambio radical en la manera en que Estados Unidos y otros Estados occidentales consideran y lidian con China en todo el espectro de actividades internacionales. Para más información, visite https://thehundredyearmarathon.com/.

The hundred year marathon book by Michael Pillsbury

Perspectivas provisionales sobre las potencias emergentes

En su análisis de The Hundred-Year Marathon, Johnston sostiene que el carácter inquietante del libro deslegitima la estrecha coordinación entre EUA y China, incluso sobre asuntos tales como el comercio, desarrollo y cambio climático y contribuye a una comprensión desequilibrada de las «motivaciones complejas que subyacen la política extranjera de China»6. Aún más, la comprensión determinística del auge de China que es evidente en esta presumida estrategia de cien años arriesga la ocultación de la visión a largo plazo de los altos mandos chinos, dejando casi ningún espacio para cambios en el carácter y comportamiento de la política exterior de China.

Por ejemplo, Linus Hagström y Bjorn Jerdén lamentan la desestimación o falta de teorización sobre el cambio en el orden mundial, lo cual resulta en que los cambios de poder sean percibidos como acontecimientos predeterminados7. Otros libros sobre el auge de China demuestran que es difícil identificar los cambios de época en la era actual. Sin embargo, Brantly Womack alega que la crisis financiera global (2007-2008) y la agitación política (2016-2017) podrían ser un momento único para que China «de un enorme salto hacia adelante en el prestigio político»8.

Un argumento similar lo hace Manjari Chatterjee Miller, quien en su estudio de potencias emergentes observa que si bien el objetivo final de alcanzar el estatus de gran poder se sobreentiende en el concepto de potencias emergentes, frecuentemente no es definido9. Por este motivo, hay mucha confusión en cuanto a la trayectoria de una potencia emergente y cómo sus líderes gestionan el auge. Miller considera una potencia emergente un país que participa en tres tipos de comportamiento: incrementar su poder militar y económico relativo, globalizar sus intereses y exhibir el reconocimiento interno de su estatus cambiante10. De hecho, el único enfoque en las capacidades materiales relativas de estas potencias asumiría la convertibilidad directa de recursos en poder e influencia, una falacia que ha sido identificada por varios autores11.

Basado en la presunción de que ninguna estrategia sobrevive el primer contacto con un oponente dado, es de suma importancia investigar cómo evoluciona el pensamiento de largo plazo de China referente a su ascenso al poder y cómo estos cambios se reflejan en la evolución de la postura firme del país como resultado de este ascenso. Se presta atención especial al «socialismo con características chinas», la ideología que guía al país, basada en su propia interpretación del marxismo-leninismo.

China: ¿En ascenso o rejuvenecimiento?

Con el fin de recibir el nuevo año de 2019, el presidente Xi Jinping, en su discurso a los compatriotas taiwaneses de China, sostuvo, «No puede escogerse la historia, [pero] sí se puede aprovechar el presente [y] forjar el futuro»12. Esta declaración de una potencia emergente tal como China es interesante, especialmente como una introducción a sus perspectivas temporales. En su discurso, Xi explícitamente denomina a Taiwán como una parte integral de la integridad territorial del país y, como tal, el gran rejuvenecimiento del pueblo chino13. Sin embargo, al final discute mucho más que el Estado insular. Su declaración demuestra que las consideraciones temporales son parte integral para el Partido Comunista de China (PCCh).

Por una parte, autores tal como Christopher Layne tienen razón al señalar que dentro de China, el auge del país es conocido como el rejuvenecimiento nacional. Por otra parte, la trayectoria futura del país —y por extensión la del PCCh— acaba no siendo definida o es descrita en términos sencillos como su retorno inminente a su antigua gloria como el Reino del Medio14. Es obvio que se necesita una comprensión más concreta de este ascenso y su meta. ¿Está la China de hoy en día regresando a su pasado imperial como fue mencionado en el epígrafe al principio del artículo, o debemos estudiar el ascenso contemporáneo de China como un fenómeno relativamente nuevo?

En otras palabras, ¿está la trayectoria emergente de China siguiendo una historia cíclica o moviéndose a lo largo de un futuro lineal? Estas son preguntas importantes que pueden mejorar nuestra comprensión del ascenso al poder de China. En la figura 1, se muestra el primer punto, en que China se revierte al estatus que disfrutó antes del así llamado «siglo de humillación», los 109 años entre la derrota de China en la Primera Guerra de Opio y el establecimiento de la PRC (durante los cuales la tecnología china fue eclipsada por Occidente y las guerras civiles, ocupaciones y revoluciones destrozaron el país)15.

Figura 1. El gran rejuvenecimiento de China. (Figura usada con el permiso de Tom Miller)

De manera similar, Pillsbury sostiene que la estrategia maratónica de China se basa en «lecciones aprendidas del período de Estados Guerreros», una época de desunión que acabó con la unificación de China por Qin y el comienzo de la primera dinastía imperial (475-221 a.C.)16. Sin embargo, como Johnston rápidamente señaló, la alegación que se hace en The Hundred-Year Marathon en cuanto a la función política moderna de China de «[aplicar deliberadamente] antiguas máximas estratégicas chinas» no es sostenida por las pruebas proporcionadas por Pillsbury17.

Una desviación del socialismo en la historia

Como observadores externos, estamos muy interesados en observar cómo el pensamiento estratégico antiguo tal como el de Sun Tzu se refleja en la toma de decisiones contemporánea del Estado chino18. Sin embargo, este enfoque en las estratagemas tradicionales arriesga ofuscar acontecimientos más recientes. La desviación socialista en la historia es importante en este punto. Es muy significativo que durante el 15o Congreso Popular Nacional en 1997, el exsecretario general del PCCh Jiang Zemin observó «tres grandes cambios de importancia histórica» de 1911 a 1978: (1) la Revolución Xinhai bajo el expresidente Sun Yat-sen que «derrocó a la monarquía autocrática que gobernó China por miles de años», (2) el «establecimiento de la PRC y el sistema socialista con Mao Zedong en su núcleo» y (3) el «[período] de reforma y apertura» bajo el difunto estadista chino Deng Xiaoping19.

Esta declaración sugiere que durante el siglo XX, China gradualmente se distanció del carácter cíclico de su pasado imperial. Subsecuentemente, se reemplazó esta perspectiva con un énfasis en el socialismo, tras la revolución china de 1949 dirigida por Mao. En otras palabras, el camino del progreso histórico cambió de un movimiento circular hacia uno que se mueve hacia arriba y adelante en etapas casi evolutivas20.

Aunque el marxismo-leninismo en realidad en una secuencia histórica, su carácter es completamente diferente. El materialismo histórico, una de las características básicas de la teoría política marxista-leninista, sostiene que la historia avanza a través de lo material (fuerzas productivas se mueven a lo largo de etapas de desarrollo)21. Además, si bien se presenta el marxismo-leninismo como una verdad universal, subsecuentemente se aplica esta teoría a las circunstancias nacionales en que se encuentra la doctrina22.

La relación entre lo universal y lo particular es importante. Cuando el socialismo entró a China, creció en la tierra fértil de un sistema ideológico que ya estaba presente en el país, con raíces en el pasado imperial de China. Entonces, ¿cuál es la relación entre la China tradicional y el sistema del país bajo el marxismo-leninismo? En otras palabras, ¿cómo se relacionan estas dos formas de China en la actualidad? En los siguientes pasajes, continuaré analizando cómo la China actual es distinta de su pasado.

Delegados salen del Gran Salón del Pueblo después de la sesión de clausura de 19o Congreso del Partido Comunista en Pekín, 24 de octubre de 2017. Se agregó el nombre del presidente Xi Jinping a la constitución del Partido Comunista de China en un congreso decisivo, elevándolo junto a Mao Zedong en el panteón de fundadores del país. (Foto: Nicolas Asfouri, Agence France-Presse)

Las ventanas de oportunidad en el ascenso de China

El economista George Magnus sostiene que la China de hoy en día ha alcanzado el fin de la extrapolación, una fase para la cual no hay un punto de referencia disponible23. Ideológicamente, también, el sistema chino es descrito por Sun Daizhen y Li Jing como habiendo transcendido los modelos y teorías de desarrollo occidentales (incluso el propio marxismo)24. Como resultado de liberarse de las cadenas más comúnmente relacionadas con la Unión Soviética, es posible decir que China cada vez más presenta alguna forma de independencia ideológica, a saber, su propia interpretación y apoyo del socialismo. En lugar de un futuro que depende de una trayectoria predeterminada (como se evidencia desde una perspectiva cíclica), estos acontecimientos positivos sugieren que China, en la actualidad, avanza a lo largo de una trayectoria creativa25. Hago hincapié en esta lógica para comprender el concepto del ascenso de China y sostener que el concepto de un (gran) rejuvenecimiento designa la meta final eventual y no la trayectoria en sí misma.

Dado que es importante comprender si China sigue o no un plan estratégico de cien años, se presta atención especial a las percepciones de tiempo de los altos mandos chinos26. El planteamiento temporal es especialmente visible en el concepto de «ventanas de oportunidad». Este concepto desempeña un papel prominente en los estudios de conflicto armado y cambio institucional interno pero, como demuestran Fredrik Doeser y Joakim Eidenfalk, frecuentemente no aparece en los análisis de cambio de política extranjero27. Doeser y Eidenfalk definen una ventana de oportunidad como un «momento en el tiempo en que ocurre algún cambio estructural, que crea una situación en que el Estado posee una ventaja militar significativa… o crea un momento de oportunidad que podría ser usado por los líderes para introducir nuevas propuestas de política»28. Sobre todo, su argumento subraya la importancia del liderazgo individual en lugar del Estado para reconocer la ventana de oportunidad. Sin embargo, mientras la literatura se centra en la ventana de oportunidad que se basa en circunstancias externas (los cambios en el escenario internacional), debemos comprender cómo y cuándo se percibe internamente este período.

En el presente artículo, se analiza cómo China se mueve hacia un futuro significativo, haciendo hincapié en el cambio de un «período de oportunidad estratégica» a un «período de oportunidad histórica». Es una ligera diferencia, pero crucial, que puede informarnos sobre el ascenso al poder de China y su firmeza a lo largo de su rumbo. Sin embargo, es evidente que dentro de estos períodos distintos, también hay importantes cambios en el estilo.

Sueños de un futuro mejor

Poco después de asumir el cargo de secretario general del PCCh en 2012, el presidente Xi Jinping declaró su «Sueño chino», su política famosa de finalizar el gran rejuvenecimiento del pueblo chino29. El futuro positivo previsto en este sueño es un cambio importante con respecto al pasado imperial de China, en el que se presenció ciclos de «ganancias y pérdidas [como su] motivo principal»30. Además, en un informe al 19o Congreso del Partido Nacional en 2017, Xi declaró una «nueva era para el socialismo con características chinas, durante la cual China se movería hacia su meta de convertirse en un gran poder bajo el socialismo modernizado»31. Este cambio hacia la modernización en un futuro distante es importante porque simboliza un nuevo cambio histórico parecido a los descritos por el exsecretario general del PCCh Jiang Zemin.

Es una nueva etapa de desarrollo en la modernización socialista de China, desde que Xi, durante el mismo informe al 19o Congreso del Partido Nacional, definió una nueva «gran contradicción [dentro] la sociedad» entre los «crecientes deseos del pueblo para un mejor forma de vida y el desarrollo desequilibrado e inadecuado del país»32. Por este motivo, frecuentemente se describe el período actual como una «tercera revolución» y el «fin de una era»33. En la formación de este nuevo tipo de China, las discusiones sobre el concepto de la «creciente firmeza» de China han llegado a ser cada vez más comunes.

De hecho, frecuentemente se dice que esta evolución es un cambio importante del perfil bajo y «comportamiento orientado al estatus quo de los previos treinta años»34. ¿Revela esta presunta transición en firmeza un cambio de política exterior por parte de China? Sin una explicación, el incremento en la firmeza lleva poca evidencia concreta al primer plano que podría interpretar el comportamiento cambiante de China. Sin embargo, se dice que esta presunta transición está conectada con un cambio en las orientaciones estratégicas del país.

La orientación estratégica de Deng Xiaoping denominada taoguang yanghui, comúnmente entendida como «mantener un perfil bajo y esperar el momento oportuno», según Pillsbury, define la estratagema engañosa de China de derrocar al poder hegemónico, Estados Unidos, y vengarse del mismo35. Sin lugar a dudas, su estrategia fue acuñada en las décadas de los 80 y 90, después de los disturbios internos del incidente en la Plaza Tiananmén y el colapso repentino de la Unión Soviética. Parecida a la estrategia de cien años, la promulgación de Deng, una «estrategia de tres pasos», de 1981 a 2050, de hecho sugiere la existencia de algún tipo de marco temporal en el cual China asciende36.

Un período de oportunidad estratégica

El cambio aparente en las orientaciones estratégicas se torna aún más importante cuando se combina con el «período de oportunidad estratégica» de veinte años, como fue definido por Jiang Zemin durante su informe al 16o Congreso del Partido Nacional37. El profesor Xu Jian define este período como una «duración de tiempo en que se anticipa que la fortaleza nacional integral, competitividad internacional e influencia de un país incremente consistentemente como resultado de factores favorables subjetivos y objetivos»38. Este concepto de un «período de oportunidad» proporciona un mecanismo heurístico útil para rastrear los cambios en la política exterior de China, basados en cambios en las orientaciones estratégicas chinas.

El así llamado período de oportunidad estratégica floreció bajo el liderazgo del expresidente Hu Jintao. Durante el ejercicio de su cargo, Zheng Bijian, de la Escuela del Partido Central, definió el lema «el ascenso pacífico de China», que luego fue replanteado como «desarrollo pacífico de China»39. Como tal, es interesante que fue sólo a partir del período de Xi que se percibe un cambio en la firmeza de China40.

En los estudios de la creciente firmeza de China, se discute un cambio sencillo de «hacer algunas cosas» a «esforzarse por logros» bajo Xi41. Sin embargo, la literatura en chino sugiere que el verdadero cambio es, de hecho, mucho más complejo. En el presente artículo, se sostiene que la evolución del comportamiento chino en la política exterior puede ser rastreada por las orientaciones (o provisiones) estratégicas que acompañan los períodos autodefinidos de oportunidad del país.

Estas orientaciones parecen dar información sobre el carácter e intensidad de la firmeza china en estos períodos. En este planteamiento, los cambios en el período inicial de oportunidad estratégica pueden ser rastreados desde «hacer algunas cosas» bajo la metodología de perfil bajo de Deng hasta «lograr grandes éxitos» e incluso «esforzarse por logros» cada vez más bajo Xi42. Esta ambición resulta evidente a través de la declaración de dos «metas de la lucha» centenarias que deben ser logradas entre 2021 y 2050.

Sin embargo, estas «metas de la lucha», con las cuales Xi está conectado, ya aparecieron en el 16o Congreso del Partido Nacional en 2002, estableciendo el tono para el cambio de China a esforzarse hacia adelante bajo Hu43. Como tal, ¿deberíamos abordar los cambios actuales como una transición en el estilo en lugar del contenido? Es necesario comprender la China de hoy en día dentro de la historia más grande del país. En este punto, un estudio realizado por Hu Angang y Zhang Wei sobre el lugar contemporáneo de China en el mundo útilmente rastrea la evolución de China desde la revolución socialista. Ellos dividen el período entre 1949 y 2049 en la tabla44.

Tabla. Estrategia de cien años. (Tabla por Hu Angang y Zhang Welused; traducción del autor)

Este marco histórico demuestra que el concepto de un maratón de cien años claramente resuena en el ascenso de China. Sin embargo, en lugar de demostrar una estrategia centrada en reemplazar a Estados Unidos como el poder hegemónico del mundo, el enfoque yace firmemente en consideraciones internas. De hecho, crecer para lograr el estatus de un gran poder parece ser la fuerza impulsora en este empeño. Puede hacerse una analogía interesante con el así llamado siglo de humillación producido por poderes occidentales45.

¿El regreso al futuro?

Para contar la historia del auge de China es necesario relatar la historia de degradación durante la dinastía Qing (1644-1912), seguida por la salvación bajo los auspicios del PCCh46. La meta de restaurar este estatus perdido demuestra la importancia de la transición socialista en la historia de China. De hecho, como Xi repitió durante el 19o Congreso del Partido Nacional:

A medida que el socialismo con características chinas entra en una nueva era, un futuro brillante surge para el cumplimiento del gran rejuvenecimiento de los pueblos chinos, cuyas pruebas y tribulaciones han perdurado hasta los tiempos modernos, desde que nos pusimos de pie [bajo Mao Zedong] y nos enriquecimos [bajo Deng Xiaoping] hasta dar un [nuevo] gran salto para fortalecernos47.


Aunque Xi se posiciona a lado de los estadistas ilustres que le han precedido, es importante comprender el cambio hacia «esforzarse por logros» bajo su liderazgo. ¿Podemos presumir que como resultado del crecimiento económico más lento, hay mayor urgencia para lograr el estatus de gran poder del país? A continuación, se proporciona una respuesta aproximada a través de una visión general de algunos acontecimientos y declaraciones recientes que abordan la evolución de China en su rumbo al estatus de gran poder.

Si bien no puede establecerse un vínculo directo al crecimiento económico para explicar la historia completa del ascenso de China, la evolución de su definición de ventanas de oportunidad puede ser yuxtapuesta a los patrones y dinámica que son evidentes en el patrón de crecimiento del producto interno bruto de China (véase la figura 2)48. De especial interés es la segunda mitad de marco del estudio antes mencionado de 2017 llevado a cabo por Hu Angang y Zhang Wei, con referencia especial al período bajo Xi (de 2012 al presente).

Figura 2. El crecimiento del Producto Interno Bruto de China (porcentaje anual), 1961-2017. (Figura y datos de The World Bank Group, https://data.worldbank.org/)

Una tendencia descendente en el período de 2008 a 2010 obligó a Xi en 2014 a declarar una «nueva normalidad» en la que la economía china pasaría de un desarrollo de alta velocidad a uno de alta calidad49. Además, Xi declaró en una sesión de estudios después del 19o Congreso del Partido Nacional que el país entrará en un «período de oportunidad histórica» durante el cual «pueden hacerse grandes cosas» entre 2021 y 205050. De nuevo, tome nota de las provisiones estratégicas que guían el tono e intensidad de las acciones chinas en este período.

Un período de oportunidad histórica

Según la definición antes mencionada del profesor Xu Jian sobre el período de oportunidad estratégica, puede entenderse el nuevo período de oportunidad histórica como una era en la que los avances de oportunidad estratégica de los previos períodos serán consolidados y desarrollados con la meta de lograr el rejuvenecimiento histórico. Como fue ejemplificado en la estrategia de modernización delineada en el «Sueño chino» de Xi, esta meta será llevada a cabo a través de las «metas de la lucha».

Estas metas se refieren respectivamente al establecimiento de una sociedad relativamente rica para 2021, el centenario del PCCh y la transformación subsiguiente de China en un gran poder socialista y modernizado, cien años después del establecimiento de la PRC51. La creciente urgencia que está aparentemente encarnada dentro del espíritu de «esforzarse hacia adelante» es interesante, especialmente si se combina con las declaraciones de un «período de oportunidad histórica». Este cambio, de un «período de oportunidad estratégica» parece sugerir un comportamiento en la política exterior china más proactiva, o firme.

Sin embargo, si la firmeza china en su política exterior, de hecho, está conectada a los cambios en estas ventanas de oportunidad, es de igual importancia comprender cómo estos intervalos de tiempo son definidos por los altos mandos chinos.

Comprendiendo una China cambiante

En el Foro Económico Mundial de 2017, Xi presentó a China como un firme defensor de la globalización (el contraste con el presidente Trump no podría haber sido mayor)52. Esta forma de optimismo se extendió al 19o Congreso del Partido Nacional a fines del mismo año y el 13o Congreso Popular Nacional de 2018. De hecho, el mensaje es claro a través de declaraciones tales como «Sólo el socialismo puede salvar a China», y «Este, oeste, sur, norte y centro: El partido dirige todo»53.

«

De hecho, una consecuencia interesante de China a medida que se acerca a su «período de oportunidad estratégica» es la creciente creencia en la superioridad de su ideología socialista, su teoría, su sistema y su cultura como ha sido presentada en la doctrina de las cuatro autoconfianzas: ideología, teoría, sistema y cultura.

»

A diferencia del desorden político en Occidente, Xi describió el modelo de gobernanza altamente centralizado de China como un «nuevo tipo de sistema de partido político»54. De hecho, una consecuencia interesante del acercamiento de China a su «período de oportunidad estratégica» es la creciente creencia en la superioridad de su ideología socialista, su teoría, su sistema y su cultura como ha sido presentada en la doctrina de las cuatro autoconfianzas: ideología, teoría, sistema y cultura55.

Sin embargo, un ajuste de cuentas surgió rápidamente para el país. En lugar de tomar un «salto gigante en el prestigio político», 2018 fue un año en que los desafíos internos y externos de China llegaron a ser entrelazados56. Si bien es difícil determinar si las políticas de la administración del presidente Trump, concebidas para lidiar con la competición entre grandes potencias (como ha sido definida en la National Security Strategy) señalan un fin precipitado del período de oportunidad estratégica, una nueva comprensión de la posición de China en el mundo sin lugar a dudas está en marcha dentro de China.

En la Conferencia central de trabajo en la política exterior, celebrada el 22 y 23 de junio de 2018, Xi destacó que desde el 18o Congreso del Partido Nacional, China, cada vez más, ha enfrentado nuevos desafíos57. Como tal, se necesitaba elaborar una nueva perspectiva holística y estratégica para reunir las consideraciones internas e internacionales en su conjunto. Si bien el país aún se encuentra en los últimos años de su período de oportunidad estratégica, Xi propuso un «período de transición histórica» entre 2017 y 202258.

Este período transitorio es importante porque presenta un tipo de «ventana de vulnerabilidad», durante el cual China enfrenta la posibilidad de una enorme declinación relativa a su rival (Estados Unidos). En este punto, según Costantino Pischedda, el país en su «jugada por la resurrección» será «tentado a recurrir a la fuerza contra un rival en un intento desesperado para superar su dificultad»59. Más específicamente, se describe el período de transición histórica como el período durante el cual convergirán las dos «metas de la lucha» centenarias.

De hecho, aunque la primera meta se centra en el establecimiento de una sociedad rica (o xiaokang) entre 2021 y 2035, el segundo objetivo apunta más explícitamente al lugar de China en el mundo como un moderno gran poder socialista para 205060. Pueden comprenderse estas metas como distintos polos del ascenso de China, uno interno (el establecimiento de una sociedad rica por el PCCh) y otro internacional (el PCCh llevando a China al estatus de un gran poder bajo el socialismo modernizado). Por consiguiente, la cuestión es: ¿Qué sucederá si los cambios económicos internos ocurren simultáneamente con los cambios en la esfera internacional?

El auge de China: No es un acontecimiento dado

Los economistas han venido advirtiendo que los riesgos en la economía china se están acumulando, como los de la burbuja inmobiliaria y de deudas públicas, y que es necesario reformar las empresas estatales. Como tal, el crecimiento de la economía china ya se encuentra en el terreno complicado de una trampa de la renta media61. Además de estos desafíos también existe la creciente hostilidad por parte de Estados Unidos, que hoy en día considera a China como un competidor de gran poder, y surge una perspectiva más compleja en cuanto al auge de China.

¿Reconocen los altos mandos chinos que se está acabando su oportunidad estratégica y ahora está moviéndose hacia la búsqueda de oportunidades históricas? En otras palabras, ¿el país aún está aguardando su oportunidad o ha llegado el momento oportuno para seguir adelante? Es importante reconocer que «esforzarse hacia adelante» es un elemento crítico en la transición de lo estratégico a lo histórico62. Interesantemente, desde 2016, mayor urgencia en el ascenso de China es visible en las frecuentes invocaciones de las oportunidades y desafíos que China tiene por delante63.

Para comprender la meta final de China con respecto a la modernización socialista, podemos volver a examinar el rol del socialismo en China. En su estudio del utopismo después de la revolución socialista bajo Mao Zedong, Maurice Meisner sostiene que, en oposición de lo que declaran otros socialistas, la visión utópica de China de un orden socialista perfecto en el futuro es cada vez más prominente en lugar de ser definido en términos más logrables64. Sin embargo, presentar el socialismo chino como algún tipo de sistema «utópico incontrolable» es, según Richard Pfeffer, fundamentalmente incorrecto65.

Con la identificación de las ventanas de oportunidad en la formulación de políticas chinas, es evidente que si bien se definen las metas logrables en términos más directos, las metas más distantes siguen siendo utópicas en carácter hasta que se acerquen más. La estrategia de tres pasos de Deng Xiaoping es un caso ilustrativo. Considerando que el período de 2001 a 2050 fue descrito como un tercer paso en gran parte indefinido, este período de 50 años subsiguientemente se ha vuelto más concreto con el paso del tiempo y nuevas administraciones.

Conclusión

Aunque hoy en día China se encuentra en un período autodefinido de oportunidad estratégica (de 2002 a 2020), hay una urgencia creciente y distinguible en la lectura de autores en las esferas internas e internacionales. Esto es más visible en los cambios de las orientaciones estratégicas que acompañan el período de oportunidad estratégica, que ha avanzado de «hacer algunas cosas» a «cumplir grandes cosas» y, más recientemente, hacia «esforzarse por el logro».

Este último cambio, en particular, sugiere que el período de oportunidad estratégica está llegando a su fin y fluirá en el «período de oportunidad histórica» (de 2021 a 2050), durante el cual China se convertirá en una gran potencia bajo el socialismo modernizado, cien años después del establecimiento de la PRC.

Sin embargo, los altos mandos chinos explícitamente se refieren al período de oportunidad estratégica como un «período de transición histórica» (de 2017 a 2022), causado por las dos presiones de la desaceleración económica y la denominación de China como un competidor estratégico por la administración de Trump. Durante este período, las dos «metas de la lucha» centenarias convergirán y por eso, los períodos de oportunidad son un importante mecanismo heurístico para comprender la creciente firmeza de China desde 2008. Más específicamente, esta firmeza podría crecer entre 2021 y 2035 porque este período sentará las bases para el objetivo final del auge de China.

Como tal, en el presente artículo, se demostró que pensar en el auge de China como un retorno a su pasado imperial es inherentemente defectuoso, porque es importante comprender el efecto que tienen los acontecimientos internos y externos sobre este ascenso. De hecho, dado que las fuentes chinas dividen el período entre 2002 y 2050 en varios períodos de oportunidad, estos períodos pueden ser usados como mecanismos heurísticos útiles para comprender el auge de China. En el análisis actual, el auge de China es más explícito en términos de su trayectoria y su objetivo final.

En lugar de destacar el cambio de «esperar el momento oportuno» a «esforzarse por logros», este estudio demuestra que la estrategia está más dividida y conducente al cambio mientras que la trayectoria de crecimiento es lineal y no cíclica. Una sugerencia sería percibir estas orientaciones estratégicas como la fuerza guía al fondo de los períodos de oportunidad y la creciente urgencia para llevarse a cabo el rejuvenecimiento de China. En lugar de considerar la estrategia de cien años, concebida para reemplazar a Estados Unidos, el presente artículo demuestra que China ante todo se preocupa con su propia modernización (socialista) que conllevará el estatus de gran potencia, tanto económica como políticamente.


Notas

  1. Michael Pillsbury, The Hundred-Year Marathon: China’s Secret Strategy to Replace America as the Global Superpower (New York: Henry Holt, 2015), 28–30.
  2. David Tweed, «This Is the Man Trump Described as “The Leading Authority on China”», Bloomberg, 26 de septiembre de 2018, accedido 28 de marzo de 2019, https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-09-27/trump-identifies-the-leading-authority-on-china-who-is-he.
  3. Alan Rappeport, «A China Hawk Gains Prominence as Trump Confronts Xi on Trade», New York Times (sitio web), 30 de noviembre de 2018, accedido 28 de marzo de 2019, https://www.nytimes.com/2018/11/30/us/politics/trump-china-trade-xi-michael-pillsbury.html; Alastair Iain Johnston, «Shaky Foundations: The “Intellectual Architecture” of Trump’s China Policy», Survival 61, nro. 2 (marzo de 2019): 189.
  4. Mattis, «Remarks by Secretary Mattis at the U.S. Naval War College Commencement, Newport, Rhode Island».
  5. The White House, National Security Strategy of the United States of America (Washington, DC: The White House, diciembre de 2017), https://www.whitehouse.gov/wp-content/uploads/2017/12/NSS-Final-12-18-2017-0905.pdf.
  6. Johnston, «Shaky Foundations», 189–202. Alastair Iain Johnston destaca que el Maratón de cien años se basa en una mala interpretación de The China Dream: Great Power Thinking and Strategic Posture in the Post-American Era por el «propagandista militar chino bastante excéntrico [el coronel Liu Mingfu]», cuyo libro se refería a la campaña socioeconómica de Mao Zedong del Gran salto adelante (de 1958 a 1962), en el que China intentará superar económicamente a Estados Unidos en menos de 20 a 30 años. Además, el período de cien años en The China Dream se refiere a la evolución del pensamiento sobre cómo China alcanzará la primacía desde el expresidente de la República de China Sun Yat-sen hasta político chino Deng Xiaoping, el período de 1900 a 2000, en lugar de 1949 a 2049.
  7. Linus Hagström y Björn Jerdén, «East Asia’s Power Shift: The Flaws and Hazards of the Debate and How to Avoid Them», Asian Perspective 38, nro. 3 (julio-septiembre de 2014): 337–62. En su trabajo, Hagström y Jerdén observan que el debate sobre el cambio de poder en Asia oriental es inherentemente defectuoso, dado que se centra principalmente en los «casos aislados o bilaterales o regionales relacionados con áreas de asuntos específicas» en lugar de explicar los cambios en el nivel macro.
  8. Shaun Breslin, «Still Rising or Risen (or Both)? Why and How China Matters», The Pacific Review 30, nro. 6 (marzo de 2017): 870–84; Brantly Womack, «International Crises and China’s Rise: Comparing the 2008 Global Financial Crisis and the 2017 Global Political Crisis», The Chinese Journal of International Politics 10, nro. 4 (invierno de 2017): 383–401.
  9. Manjari Chatterjee Miller, «The Role of Beliefs in Identifying Rising Powers», The Chinese Journal of International Politics 9, nro. 2 (verano de 2016): 211–38. Miller define un poder emergente como «en ascenso a convertirse en una gran potencia».
  10. Ibíd.; Karl Gustafsson, «Recognising Recognition through Thick and Thin: Insights from Sino-Japanese Relations», Cooperation and Conflict 51, nro. 3 (2016): 255–71; Steven Ward, Status and the Challenge of Rising Powers (Cambridge, RU: Cambridge University Press, 2017). Otros estudios interesantes sobre las exigencias de estatus de los crecientes poderes incluyen las obras de Steven Ward de la Universidad de Cornell y Karl Gustafsson del Instituto Sueco de Asuntos Internacionales.
  11. Hagström y Jerdén, «East Asia’s Power Shift»; Miller, «The Role of Beliefs in Identifying Rising Powers», 211–12; William Wohlforth, «Not Quite the Same as it Ever Was: Power Shifts and Contestation over the American-led World Order», en Will China’s Rise Be Peaceful? Security Stability and Legitimacy, ed. Asle Toje (Oxford, RU: Oxford University Press, 2018), 57–77.
  12. Xi Jinping, «为实现民族伟大复兴, 推进祖国和平统一而共同奋斗 ——在《告台湾同胞》发表40周年纪念会上的讲话» [Impulsar la lucha común para la reunificación pacífica de la patria (y) el cumplimiento del gran rejuvenecimiento del pueblo (chino): Un discurso presentado en el 40o aniversario del mensaje a los compatriotas taiwaneses] Xinhua News Agency (discurso, Gran Salón del Pueblo, Pekín, 2 de enero de 2019), accedido 18 de junio de 2019, http://www.xinhuanet.com/politics/2019-01/02/c_1123937757.htm.
  13. Sobre los aspectos raciales de este «gran rejuvenecimiento», véase Jeremy E. Taylor, «Nation, Topography, and Historiography: Writing Topographical Histories in Hong Kong», Modern Chinese Literature and Culture 15, nro. 2 (otoño de 2003): 45–74; James DeShaw Rae y Wang Xiaodan, «Placing Race, Culture and the State in Chinese National Identity: Han, Hua, or Zhongguo?», Asian Politics & Policy 8, nro. 3 (2016): 474–93.
  14. Miller, «The Role of Beliefs in Identifying Rising Powers», 211–12 y 216–18.
  15. Luo Gang, «五四: 不断重临的起点———重识李泽厚 ‘启蒙与救亡的双重变奏’» [El movimiento cuatro de mayo: Un punto de partida constantemente revisado sobre «La doble variación de iluminación y salvación nacional»] de Li Zehou, Journal of Hangzhou Normal University 1, nro. 4 (2009); Matt Schiavenza, «How Humiliation Drove Modern Chinese History», The Atlantic (sitio web), 25 de octubre de 2013, accedido 10 de mayo de 2019, https://www.theatlantic.com/china/archive/2013/10/how-humiliation-drove-modern-chinese-history/280878/; para la figura 1, véase Tom Miller, «A Dream of Asian Empire», Gavekal Dragonomics China Chartbook, accedido 23 de marzo de 2019, https://gavekal.com/doc.cfm?id=9167&src=rss. De hecho, durante el siglo XX, China se ha encontrado en un debate entre la salvación nacional contra la iluminación. En la manera que el Partido Comunista de China se presenta como el poder pastoral, sin su guía y liderazgo, no habrá una China nueva. De hecho, la desaparición del partido llevará directamente a la caída del país.
  16. Pillsbury, The Hundred-Year Marathon, 31–51.
  17. Johnston, «Shaky Foundations», 189.
  18. Andrea Ghiselli, «Revising China’s Strategic Culture: Contemporary Cherry-Picking of Ancient Strategic Thought», The China Quarterly 233 (2018): 166–85. Muy similar a los escritos de Tucídides, la obra del famoso estratega de China Sun Tzu sufre de la selección conveniente de hechos y una conversión directa entre el pasado y el presente.
  19. Jiang Zemin, «高举邓小平理论伟大旗帜,把建设有中国特色社会主义事业全面推向二十一世纪-江泽民在中国共产党第十五次全国代表大会上的报告» [Mantenga alto el gran estandarte de la Teoría de Deng Xiaoping y avance la causa para integralmente desarrollar el socialismo con características chinas en el siglo XXI: Informe de Jiang Zemin en el 15o Congreso Nacional del Partido Comunista de China] (informe, 12 de septiembre de 1997, Pekín), http://cpc.people.com.cn/GB/64162/64168/64568/65445/4526285.html.
  20. «Por lo tanto, el método dialéctico sostiene que el proceso de desarrollo debe ser comprendido no como un movimiento en un círculo, no solo una repetición sencilla de lo que ya ha ocurrido, sino como un movimiento hacia adelante y arriba». Véase Joseph V. Stalin, Dialectical and Historical Materialism (New York: International Publishers, 1938), accedido 18 de junio de 2019, https://www.marxists.org/reference/archive/stalin/works/1938/09.htm.
  21. Nikolai Bukharin, Historical Materialism: A System of Sociology (New York: International Publishers, 1925), 53–88 y 247–76; Schlomo Avineri, «Marx and Modernization», The Review of Politics 31, nro. 2 (abril de 1969): 172–88. Schlomo Avineri observa que el marxismo es de cierto modo una dicotomía puesto que Karl Marx, «el padre del marxismo», presentó una «teoría unificada… que se basaba en el carácter cambiante de relaciones entre las fuerzas productivas y las relaciones productivas [mientras advertía] contra una aplicación mecanicista de su teoría en toda situación histórica».
  22. Se expresa este argumento en la «teoría del zapato» de Xi Jinping cuando sostiene: [Si] el zapato le queda bien o no, solo puede saberlo si se lo prueba. [Si] la trayectoria de desarrollo de un país [se adecua], solo el pueblo del país puede saber. Véase Qin Han Xiongfeng, «What Deeper Message is Conveyed in Xi Jinping’s Shoe Theory?», Communist Party of China News Network (CPC), 25 de marzo de 2013, accedido 28 de marzo de 2019, http://cpc.people.com.cn/n/2013/0325/c241220-20903516.html.
  23. George Magnus, Red Flags: Why Xi’s China is in Jeopardy (New Haven, Connecticut: Yale University Press, 2018), 53–74.
  24. Sun Daizhen y Li Jing, «中国方案的生成逻辑» [La lógica formativa del plan China], Foreign Theoretical Trends 12 (2017): 10–16.
  25. En un estudio de Raghu Garud, Arun Kumaraswamy y Peter Karnøe, el establecimiento de una trayectoria se define como «imaginar la agencia que se distribuye y surge a través de los procesos relacionales que constituyen los fenómenos». Véase Raghu Garud, Arun Kumaraswamy y Peter Karnøe, «Path Dependence or Path Creation?», Journal of Management Studies 47, nro. 4 (abril de 2010).
  26. David M. Edelstein, Over the Horizon: Time, Uncertainty, and the Rise of Great Power (New York: Cornell University Press, 2017), 14–28.
  27. Fredrik Doeser y Joakim Eidenfalk, «The Importance of Windows of Opportunity for Foreign Policy Change», International Area Studies Review 16, nro. 4 (2013): 390–406.
  28. Ibíd., págs. 392-93. Doeser y Eidenfalk observan que para que la ventana de oportunidad logre el éxito, tiene que existir una combinación de voluntad interna y oportunidad externa. De hecho, cuando se percibe que ha llegado el momento oportuno, el tiempo es vital dentro de la ventana presunta. Karin Guldbrandsson y Bjöörn Fossum, «An Exploration of the Theoretical Concepts Policy Windows and Policy Entrepreneurs at the Swedish Public Health Arena», Health Promotion International 24, nro. 4 (2009): 434-44. Puede encontrarse un ejemplo de cómo esta ventana de oportunidad opera en el cambio de política en un estudio por Guldbrandsson y Fossum. Guldbrandsson y Fossum basaron su estudio sobre el marco de John Kingdon, que sostiene que la ventana de oportunidad se materializa a través de la confluencia del problema, la política y los flujos de política.
  29. Xi Jinping, «承前启后继往开来 朝着中华民族伟大复兴目标奋勇前进» [Avance hacia la meta del gran rejuvenecimiento del pueblo chino], CPC, 29 de noviembre de 2012, accedido 23 de marzo de 2019, http://cpc.people.com.cn/n/2012/1130/c64094-19746089.html.
  30. Puede encontrarse un ejemplo clásico de esta ciclo histórico en el canon literario chino, Romance of the Three Kingdoms, en el que se observa: «El imperio, unido por mucho tiempo debe dividirse; divido por mucho tiempo debe unirse». Véase Moss Roberts, trad., «Afterword: About Three Kingdoms», en Luo Guanzhong, Three Kingdoms: A Historical Novel (Los Ángeles: Foreign Languages Press/University of California Press, 2014), 411.
  31. Al conectar su propio nombre a este avance teórico de la ideología gobernante del país, el presidente Xi Jinping fue elevado al estatus de los famosos estadistas que le precedieron: Mao Zedong y Deng Xiaoping. Tener el «Pensamiento sobre el socialismo con características chinas en una nueva era de Xi Jinping» y la teoría o filosofía política sobre el socialismo de Xi Jinping, consagrados en la carta del 19o Congreso del Partido Nacional es un honor que fue otorgado a sus predecesores inmediatos Jiang Zemin y Hu Jintao. Véase Xi Jinping, «习近平:决胜全面建成小康社会 夺取新时代中国特色社会主义伟大胜利——在中国共产党第十九次全国代表大会上的报告» ]Cumple el desarrollo integral de una sociedad xiaokang, gane la gran victoria de socialismo con características chinas en una nueva era: Informe al 19o Congreso Nacional del Partido Comunista de China], Xinhua News Agency, 27 de octubre de 2017, accedido 24 de marzo de 2019, http://www.xinhuanet.com//politics/19cpcnc/2017-10/27/c_1121867529.htm.
  32. Ibíd. La «contradicción principal» es un elemento importante en la filosofía marxista porque explica el «movimiento y cambio con base en la dialéctica marxista». De hecho, la «lucha de fuerzas y tendencias contradictorias en todas las cosas y fenómenos es la fuente de movimiento, cambio y desarrollo». En lugar de una contradicción entre «una positiva a un juicio negativo» (en la lógica), la contradicción en este punto significa que «ha surgido una incompatibilidad entre las fuerzas productivas y las relaciones de producciones para que el mecanismo social no pueda funcionar adecuadamente; que se derrumbe el sistema social como resultado de tendencias opuestas activas dentro del mismo». Véase también Adam Schaff, «Marxist Dialectics and the Principle of Contradiction», The Journal of Philosophy 57, nro. 7 (marzo de 1960): 241–50.
  33. Elizabeth C. Economy, The Third Revolution: Xi Jinping and the New Chinese State (New York: Oxford University Press, 2018); Carl Minzner, End of an Era: How China’s Authoritarian Revival is Undermining Its Rise (Oxford, RU: Oxford University Press, 2018).
  34. Alastair Iain Johnston, «How New and Assertive is China’s New Assertiveness?», International Security 37, nro. 4 (primavera de 2013): 7–48; Björn Jerdén, «The Assertive China Narrative: Why It Is Wrong and How so Many Still Bought into It», The Chinese Journal of International Politics 7, nro. 1 (primavera de 2014): 47–88. Véase Michael Yahuda, «China’s New Assertiveness in the South China Sea», Journal of Contemporary China 22, nro. 81 (2013): 446–59 para ver un análisis de dónde se manifiesta la presunta «nueva firmeza».
  35. Pillsbury, The Hundred-Year Marathon, 65-68. Una traducción más fiel de taoguang yanghui es «oculte el brillo [y] alimente la oscuridad». Es parte de una estrategia de múltiple carácter que requiere que China «observe con calma; lidiar con los asuntos con calma; oculte [sus] capacidades y esperen [su] el momento oportuno; nunca reclame el liderazgo; y haga algunas cosas». Véase Zhang Xiangyi y Qin Hua, «Observe Calmly, Cope with Affairs Calmly, Hide our Capacities and Bide our Time, Never Claim Leadership, and Do Some Things», People’s Network, 28 de octubre de 2012, accedido 24 de marzo de 2019, http://theory.people.com.cn/n/2012/1028/c350803-19412863.html.
  36. «The Three-Step Strategy», Xinhua News Agency, accedido 24 de marzo de 2019, http://cpc.people.com.cn/GB/64156/64157/4509545.html.
  37. Jiang Zemin, «江泽民同志在党的十六大上所作报告全文 全面建设小康社会,开创中国特色社会主义事业新局面» [El texto completo del informe de trabajo del compañero Jiang Zemin al 16o Congreso del Partido Nacional: desarrollar integralmente una sociedad xiaokang y crear una nueva situación para el socialismo con características chinas] (informe, Salón del Pueblo, Pekín, 8 de noviembre de 2002), https://www.fmprc.gov.cn/web/ziliao_674904/zyjh_674906/t10855.shtml.
  38. Xu Jian, «Rethinking China’s Period of Strategic Opportunity», China International Studies (marzo/abril de 2014): 52.
  39. Zheng Bijian, «China’s “Peaceful Rise” to Great-Power Status», Foreign Affairs 84, nro. 5 (septiembre-octubre de 2005), accedido 18 de junio de 2019, https://www.foreignaffairs.com/articles/asia/2005-09-01/chinas-peaceful-rise-great-power-status; Hiroko Okuda, «China’s “Peaceful Rise/Peaceful Development”: A Case Study of Media Frames of the Rise of China», Global Media and China 1, nro. 1-2 (2016): 121-38.
  40. Un contrapunto interesante en este punto es presentado por Rush Doshi que se remonta a muchos acontecimientos actuales de los períodos de Zemin y Hu. De hecho, Shaun Breslin sostiene que, «No necesita remontarse a 1978 para ver cuán mucho ha cambiado China… 2008 será suficiente». Interesantemente, frecuentemente se menciona 2008 en referencia a la firmeza de China. Véase Rush Doshi, «Hu’s to Blame for China’s Foreign Assertiveness?», Brookings Institution, 22 de enero de 2019, accedido 24 de marzo de 2019, https://www.brookings.edu/articles/hus-to-blame-for-chinas-foreign-assertiveness/; Shaun Breslin, «China in 2018: Presidents, Politics, and Power», Asian Survey 59, nro. 1 (2019): 21-34.
  41. Chen Dingding y Jianwei Wang, «Lying Low No More? China’s New Thinking on the Tao Guang Yang Hui Strategy», China: An International Journal 9, nro. 2 (2011): 195–216; Yan Xuetong, «从韬光养晦到奋发有为» [Desde Taoguang Yanghui hasta Fenfa Youwei], Quarterly Journal of International Politics 4, nro. 40 (2014): 1–35; Camilla T.N. Sørensen, «The Significance of Xi Jinping’s “Chinese Dream” for Chinese Foreign Policy: From “Tao Guang Yang Hui’ to ‘Fen Fa You Wei”» Journal of China and International Relations 3, nro. 1 (2015): 53–73.
  42. Jiang, «江泽民同志在党的十六大上所作报告全文 全面建设小康社会,开创中国特色社会主义事业新局面» [El texto completo del informe de trabajo del compañero Jiang Zemin al 16o Congreso del Partido Nacional: desarrollar integralmente una sociedad xiaokang y crear una nueva situación para el socialismo con características chinas]; Li Xueren, «习近平在周边外交工作座谈会上发表重要讲话» [Xi Jinping pronuncia un importante discurso a la Conferencia de Trabajo de Diplomacia Periférica], CCTV, 25 de octubre de 2013, accedido 26 de marzo de 2019, http://www.xinhuanet.com//politics/2013-10/25/c_117878897.htm.
  43. Jiang, «江泽民同志在党的十六大上所作报告全文 全面建设小康社会,开创中国特色社会主义事业新局面» [El texto completo del informe de trabajo del compañero Jiang Zemin al 16o Congreso del Partido Nacional: desarrollar integralmente una sociedad xiaokang y crear una nueva situación para el socialismo con características chinas]; Gong Xinli, «奋发更有为——学习胡锦涛总书记重要讲话评论» [Esforzándose por logros más grandes: Aprendiendo del discurso importante del secretario general Hu Jintao] CPC, 31 de julio de 2007, accedido 26 de marzo 2019, http://cpc.people.com.cn/GB/67481/86695/97208/6053737.html.
  44. Hu Angang y Zhang Wei, «如何认识当今中国的历史方位» [Cómo comprender la posición histórica de China en la actualidad], Journal of East China Normal University Humanities and Social Sciences 5 (2017): 13-18.
  45. La derrota de China en las Guerras del Opio de 1839 a 1842 y 1856 a 1860 con Gran Bretaña resultó en que el país fuera obligado a hacer concesiones a los poderes occidentales. Véase Jeremy E. Taylor, «The Bund: Littoral Space of Empire in the Treaty Ports of East Asia», Social History 27, nro. 2 (2002): 125–42; Jia Ruixue, «The Legacies of Forced Freedom: China’s Treaty Ports», The Review of Economics and Statistics 96, nro. 4 (octubre de 2014): 596–608.
  46. William A. Callahan, «National Insecurities: Humiliation, Salvation, and Chinese Nationalism», Alternatives 29, nro. 2 (marzo de 2004): 199–218; Zhang Feng, «The Rise of Chinese Exceptionalism in International Relations», European Journal of International Relations 19, nro. 2 (2011): 305–28.
  47. Xi Jinping, «习近平:决胜全面建成小康社会 夺取新时代中国特色社会主义伟大胜利——在中国共产党第十九次全国代表大会上的报告» [Cumple integralmente el desarrollo de una sociedad xiaokang], 18 de octubre de 2017, accedido 18 de junio de 2019, http://www.xinhuanet.com//politics/19cpcnc/2017-10/27/c_1121867529.htm.
  48. «[China’s] GDP Growth (Annual %)», The World Bank Group, accedido 26 de marzo de 2019, https://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.MKTP.KD.ZG?locations=CN.
  49. «习近平首次系统阐述“新常态”» [Por primera vez, Xi Jinping sistemáticamente amplia el concepto de la «nueva normalidad»], Xinhua News Agency, 9 de noviembre de 2018, accedido 26 de marzo de 2019, http://www.xinhuanet.com//world/2014-11/09/c_1113175964.htm; Nele Noesselt, «Introduction: “New Normal” under Xi Jinping», Journal of Chinese Political Science 22, nro. 3 (2017): 321–25; Xi, «习近平:决胜全面建成小康社会 夺取新时代中国特色社会主义伟大胜利——在中国共产党第十九次全国代表大会上的报告» [Cumple integralmente el desarrollo de una sociedad xiaokang]. Con esta declaración, Xi Jinping estableció el tono para una revisión completa de los modelos económicos y de gobernanza de China.
  50. «习近平:以时不我待只争朝夕的精神投入工作 开创新时代中国特色社会主义事业新局面» [Xi Jinping: Aproveche el ímpetu para implementar el espíritu de trabajo del 19o Congreso del Partido e inicie una nueva era por la causa de una nueva fase para el socialismo con características chinas], Xinhua News Agency, 5 de enero de 2018, accedido 26 de marzo de 2019, http://www.xinhuanet.com/2018-01/05/c_1122217981.htm. Del mismo modo, es un período de oportunidad histórica, la sociedad puede anticipar un incremento en la retórica nacionalista, como resultado de la mayor urgencia para lograr las metas que habían sido establecidas.
  51. He Chengxue, «新“三步走”:实现“两个阶段”战略目标的行动指南» [La nueva “estrategia de tres pasos”: An operational guide for the realization of the “two stages”], China Social Science Network, 17 de noviembre de 2017, accedido 26 de marzo de 2019, http://www.cssn.cn/mzx/201711/t20171117_3745816.shtml; Xi, «习近平:决胜全面建成小康社会 夺取新时代中国特色社会主义伟大胜利——在中国共产党第十九次全国代表大会上的报告» [Cumple integralmente el desarrollo de una sociedad xiaokang]. Se puede argumentar que la definición de estas «dos etapas» presenta una actualización de la «estrategia de tres pasos» de Deng Xiaoping.
  52. Jamil Anderlini, Wang Feng y Tom Mitchell, «Xi Jinping Delivers Robust Defence of Globalisation at Davos», Financial Times, 17 de enero de 2017, accedido 26 de marzo de 2019, https://www.ft.com/content/67ec2ec0-dca2-11e6-9d7c-be108f1c1dce.
  53. Xi Jinping, «习近平:在第十三届全国人民代表大会第一次会议上的讲话» [Xi Jinping: Discurso en la primera sesión del 13o Congreso Popular Nacional] (discurso, Gran Salón del Pueblo, Pekín, 20 de marzo de 2018), accedido 18 de junio de 2019, http://www.xinhuanet.com/politics/2018lh/2018-03/20/c_1122566452.htm. Si bien un Congreso del Partido Nacional tiene lugar cada cinco años, el Congreso Popular Nacional es una reunión anual del partido gubernamental de China.
  54. «立“新”除“弊” 习近平纵论新型政党制度”» [Para desarrollar lo “nuevo” y eliminar lo “antiguo”: Xi Jinping profundiza en el nuevo tipo de sistema de partido político], Xinhua News Agency, 5 de marzo de 2018, accedido 26 de marzo de 2019, http://www.xinhuanet.com/politics/2018-03/05/c_1122491671.htm.
  55. Xi, «习近平:在第十三届全国人民代表大会第一次会议上的讲话» [Xi Jinping: Discurso en la primera sesión del 13o Congreso Popular Nacional].
  56. Kerry Brown, «The Year China’s Luck Ran Dry», East Asia Forum, 9 de diciembre de 2018, accedido 28 de marzo de 2019, https://www.eastasiaforum.org/2018/12/09/the-year-chinas-luck-ran-dry/. Brown sostiene que hay dos presunciones que ha afectado el ascenso de China en las últimas décadas, la primera siendo el compromiso duradero de Estados Unidos al orden global normativo y el segundo, la creciente imprevisibilidad del mundo externo.
  57. El exprimer ministro de Australia Kevin Rudd describió estas conferencias chinas como «grandes reuniones autoritativas con todos los altos mandos, diseñadas para sintetizar el análisis oficial de China de las tendencias internacionales y evaluar cómo China debe anticipar y responder a la búsqueda de sus propios intereses nacionales». Véase Kevin Rudd, «Kevin Rudd Speaks to the Lee Kuan Yew School of Public Policy: Xi Jinping, China and the Global Order — The Significance of China’s 2018 Central Foreign Policy Work Conference» (discurso, Universidad Nacional de Singapur, Singapur, 26 de junio de 2018), accedido 18 de junio de 2019, http://kevinrudd.com/portfolio-item/kevin-rudd-speaks-to-the-lee-kuan-yew-school-of-public-policy-xi-jinping-china-and-the-global-order-the-significance-of-chinas-2018-central-foreign-policy-work-conference/.
  58. «习近平在中央外事工作会议上强调坚持以新时代中国特色社会主义外交思想为指导努力开创中国特色大国外交新局面» [en la Conferencia central de trabajo en la política exterior, Xi insistió en (emplear) la nueva era de pensamiento diplomático socialista con características chinas como la guía para iniciar con gran esfuerzo la diplomacia de un gran poder con características chinas], Xinhua News Agency, 23 de junio de 2018, accedido 28 de marzo de 2019, http://www.xinhuanet.com/politics/leaders/2018-06/23/c_1123025806.htm.
  59. Constantino Pischedda, «Wars within Wars: Why Windows of Opportunity and Vulnerability Cause Inter-Rebel Fighting in Internal Conflicts», International Security 43, nro. 1 (verano de 2018): 138–76.
  60. Para más información sobre estas metas centenarias, véase Cui Zhiyuan, «“Xiaokang Socialism”: A Petty-Bourgeois Manifesto», Chinese Economy 36, nro. 3 (2003): 50–70; Bart Dessein, «A New Confucian Social Harmony», en From Dog to Rabbit: 5 Years (Ghent, Bélgica: China Platform/Ghent University, 2011), 72–77.
  61. George Magnus, Red Flags: Why Xi’s China is in Trouble (New Haven, Connecticut: Yale University Press, 2018); véase también Bruno Maçães, Belt and Road: A Chinese World Order (Londres: Hurst, 2018), 75–76. Esta desaceleración también es descrita como la trampa de la renta media. Debido a los crecientes costos laborales, China ya no es competitiva en los sectores de producción en masa pero, debido a la baja productividad, también no puede competir en las industrias de valor añadido.
  62. El presidente y profesor de la Universidad de Asuntos Exteriores de China Qin Yaqing alega que el cambio de «mantener un perfil bajo» hacia «esforzarse por logros», como es evidente en la discusión de una China firme, es «desaconsejable y el cambio a través del cambio es una descripción [más] realista de la estrategia internacional actual de China». En estas circunstancias, los cambios ocurren «principalmente a través de los asuntos percibidos como pertinentes en los intereses nacionales fundamentales». Véase Qin Yaqing, «Continuity through Change: Background Knowledge and China’s International Strategy», The Chinese Journal of International Politics 7, nro. 3 (otoño de 2014): 285–314; Wei Xingsheng, «在大有可为的历史机遇期奋发有为» [Esforzarse por logaros en el período de oportunidad histórica en que puede lograrse grandes cosas], QS Theory CN, 10 de septiembre de 2018, accedido 28 de marzo de 2019, http://www.qstheory.cn/laigao/2018-09/10/c_1123407336.htm; David Gitter, «Is China’s Period of Strategic Opportunity Over?», The Diplomat (sitio web), 28 de marzo de 2016, accedido 28 de marzo de 2019, https://thediplomat.com/2016/05/is-chinas-period-of-strategic-opportunity-over/.
  63. Wang Yang, «汪洋代表全国政协第十三届全国委员会常务委员会作报告(全文)» [Wang Yang presenta un informe sobre el trabajo de comité permanente del Congreso Popular Nacional durante el 13o Congreso Popular Nacional (texto completo)] (informe, Gran Salón del Pueblo, Pekín, 3 de marzo de 2019), http://finance.jrj.com.cn/2019/03/03161127110607.shtml. Durante la segunda sesión de la reunión en 2019 con el 13o Congreso Popular Nacional, el «período de transición histórica», y en 2019, en particular, los miembros del Comité Permanente del Politburó (el órgano político supremo de China) se refirieron explícitamente a este período. Por ejemplo, el avance hacia una «sociedad xiaokang», una sociedad china modernizada y próspera, era descrito por Wang Yang, el presidente de la Conferencia Consultiva Política Popular de China, como «un asunto central durante un año decisivo». Véase Su Feng, «习近平新时代中国特色社会主义思想与历史交汇期的基本关系» [Sobre la relación básica entre el pensamiento en el socialismo con características chinas para una nueva era de Xi Jinping y el período de convergencia histórica], Gansu Theory Research (甘肃理论学刊) 6, nro. 244 (noviembre de 2017): 9-14. La declaración sobre este período de transición histórica, Según Su Feng, puede entenderse como un juicio estratégico importante porque es crucial para comprender el desarrollo del Pensamiento en el socialismo con características chinas para una nueva era de Xi Jinping.
  64. Maurice Meisner, «Maoist Utopianism and the Future of Chinese Society», International Journal 26, nro. 3 (1971): 535-39.
  65. Richard M. Pfeffer, «Mao and Marx in the Marxist-Leninist Tradition: A Critique of “The China Field” and a “Contribution to a Preliminary Reappraisal”», Modern China 2, nro. 4 (1976): 430–37.

Axel Dessein está cursando un doctorado en el Centro de Gran Estrategia del Departamento de Estudios de Guerra de la King’s College en Londres y es gerente editorial de Strife Blog del departamento. Recibió su licenciatura y maestría en idiomas y culturas orientales en la Ghent University en Ghent, Bélgica. Recibió una beca Leverhulme Trust en agosto de 2018 y su investigación se centra en las visiones internas del auge de China.

Volver al inicio

Primer Trimestre 2020