Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

Operaciones Especiales

Una respuesta multidimensional al problema de seguridad multidimensional de Latinoamérica

Mayor Cristián Lauriani, Ejército de Chile

Descargar PDF Descargar PDF

El concepto de Seguridad, debido al complejo escenario internacional propio de la globalización, ha sido ampliamente estudiado tanto en el ambiente académico como en el nivel de la conducción política, en función de los alcances y elementos que la componen, centrando el debate en sus aspectos militares y civiles.

La Organización de Estados Americanos (OEA) en el año 2003, durante la Conferencia Especial de Seguridad, celebrada en México, establece la Declaración sobre Seguridad en las Américas. En dicha oportunidad, los estados miembros, se comprometieron a enfrentar los problemas de seguridad que afectan a la región con un enfoque multidimensional1.

Desde esa fecha, la mayoría de los países de la región han llevado a cabo innumerables acciones, con el propósito de mejorar los niveles de seguridad en América. Sin embargo, el continente sigue presentando altos índices de narcotráfico, crimen organizado, contrabando, terrorismo, trata de personas, ciberataques, reivindicaciones territoriales y pobreza extrema entre otros2.

A pesar de lo anterior, los planes de contingencia desarrollados por los actores involucrados, a través del empleo de fuerzas militares, han generado frutos en algunas áreas, como por ejemplo en el proceso de pacificación en Colombia o en la neutralización de grupos delictuales en Centro América.

Por tal razón, el propósito de este artículo es describir la forma en cómo pueden contribuir las Fuerzas de Operaciones Especiales a enfrentar estas amenazas, basado en las múltiples capacidades que poseen. Para llevar a cabo esto, inicialmente se presenta una breve síntesis de la evolución del término de Seguridad Multidimensional, posteriormente se expone cómo las Fuerzas de Operaciones Especiales intervienen con el fin de enfrentar la problemática planteada, para finalmente presentar las conclusiones del trabajo.

La Seguridad Multidimensional en Latinoamérica3

«La Seguridad de la Nación es un producto del conjunto de actividades que el Estado realiza para avanzar hacia el logro de sus objetivos y resguardar los intereses nacionales en relación con los riesgos, amenazas o interferencias importantes. En este sentido, la seguridad consiste en una condición que se desea establecer para que se realicen los fines del Estado y de la nación, particularmente los de desarrollo social y económico»4.

Con el nacimiento del Estado Moderno, durante la paz de Westfalia en 1648, el soberano, bajo la lógica del contrato social, se compromete con los súbditos a entregarles «Seguridad», «Bienestar» y «Desarrollo», mientras que estos a su vez, juran lealtad al soberano, junto con el compromiso de trabajar por el bien común de toda la sociedad5. Esta realidad demuestra que el término «Seguridad» está unido a los orígenes del Estado nación y es tan importante, que constituye uno de los tres pilares que sustentan el desarrollo del bien común.

El concepto de Seguridad se revitaliza en Estados Unidos en la década del treinta, consolidando su preponderancia durante la época de la Guerra Fría, con la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional, la cual, con un enfoque territorial, marca un claro énfasis en el empleo de la fuerza militar, con el propósito de resguardar la Soberanía Nacional6.

En la década de los ochenta, aparecen enfoques críticos a esta postura7, siendo el más destacado Barry Buzan, quien postula un concepto de Seguridad más amplio, haciendo presente que esta no tiene límites bien establecidos, sino más bien zonas fronterizas que lo separan de otras disciplinas8. Es por eso que establece a la seguridad como un fenómeno multidimensional, ya que no solo es afectada en el plano militar, sino también en el ámbito político, económico, social y ambiental9.

Considerando lo expuesto, es posible afirmar que la Seguridad se divide en Seguridad Internacional y Seguridad Nacional (ver figura N°1). La primera es la que concierne al Sistema Internacional como un todo, mientras que la segunda considera solo lo que afecta a cada país. La Seguridad Nacional se divide a su vez en Seguridad Exterior, donde opera la Cancillería junto a Defensa y la Seguridad Interior, donde accionan los organismos de Seguridad Pública de cada país10.

A partir de lo anterior, se puede inferir que la Seguridad Multidimensional, con una mirada más amplia, afecta de manera transversal al hombre, al Estado y al Sistema Internacional; pudiendo desarrollarse, tanto en la dimensión internacional como nacional. En este sentido, el Secretario para la Seguridad Multidimensional de la OEA, Adam Blackwell establece que «la visión y el concepto de Seguridad Multidimensional, que se sitúa en el corazón de la Declaración de Seguridad de las Américas, se centra en el ser humano y constituye una suerte de versión hemisférica, americana, del concepto de Seguridad Humana, desarrollado en el ámbito de Naciones Unidas».

Los orígenes de este concepto en América se encuentran en la «Declaración de Santiago», llevada a cabo en 1998, oportunidad en que se asignó a la OEA la tarea de realizar un seguimiento y profundización de las medidas de confianza y seguridad en la región11. Más tarde, en Bridgetown, el año 2002, la Asamblea General de la OEA decide adoptar el término «Multidimensional» para abordar los problemas de Seguridad de la región12. Finalmente, los países asistentes a la Conferencia Especial sobre Seguridad, realizada en México el año 2003, firmaron la «Declaración sobre Seguridad de la Américas», donde se decide de manera definitiva enfrentar los problemas en este ámbito, a través de la Seguridad Multidimensional13.

Dentro de los principios que orientan esta declaración, los estados miembros exponen: «Nuestra nueva concepción de la seguridad en el Hemisferio es de alcance multidimensional, incluye las amenazas tradicionales y las nuevas amenazas, preocupaciones y otros desafíos a la seguridad de los Estados del Hemisferio, incorpora las prioridades de cada Estado, contribuye a la consolidación de la paz, al desarrollo integral y a la justicia social, y se basa en valores democráticos, el respeto, la promoción y defensa de los derechos humanos, la solidaridad, la cooperación y el respeto a la soberanía nacional»14.

La Declaración identifica además las siguientes nuevas amenazas a la seguridad15:

  • El terrorismo, la delincuencia organizada transnacional, el problema mundial de las drogas, la corrupción, el lavado de activos, el tráfico ilícito de armas y las conexiones entre ellos.
  • La pobreza extrema y la exclusión social de amplios sectores de la población, que también afectan la estabilidad y la democracia. La pobreza extrema erosiona la cohesión social y vulnera la seguridad de los estados.
  • Los desastres naturales y los de origen humano, el VIH/SIDA y otras enfermedades.
  • Otros riesgos a la salud y el deterioro del medio ambiente.
  • La trata de personas.
  • Los ataques a la seguridad cibernética.
  • La posibilidad de que surja un daño en el caso de un accidente o incidente durante el transporte marítimo de materiales potencialmente peligrosos, incluidos el petróleo, material radioactivo y desechos tóxicos.
  • La posibilidad del acceso, posesión y uso de armas de destrucción masiva y sus medios vectores por parte de terroristas.

Para llevar adelante lo acordado en la Declaración de México, en el año 2005, se creó la Secretaría de Seguridad Multidimensional de la OEA, con el propósito de coordinar la cooperación política, técnica y práctica entre los Estados miembros junto a otras organizaciones internacionales, a fin de analizar, prevenir, enfrentar y responder a las amenazas emergentes que afectan la seguridad ciudadana y nacional en el continente16.

A través de esta síntesis de la evolución de la Seguridad Multidimensional, desde el surgimiento del Estado Moderno, con un enfoque de tipo territorial, pasando por su renacer como doctrina durante la Guerra Fría y su posterior transformación hacia una concepción más amplia, orientada a la protección de las personas, se ha construido el contexto necesario para comprender cómo la Seguridad Multidimensional llegó a las Américas y en qué términos ha sido abordada por los países miembros de la OEA. De esta forma, es posible comprender cómo las Fuerzas de Operaciones Especiales, a través de sus múltiples capacidades pueden contribuir de manera decisiva a mejorar los índices de seguridad en Latinoamérica.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales, un aporte significativo a la Seguridad Multidimensional en Latinoamérica

Debido a que la seguridad multidimensional, considera los ámbitos político, económico, social y ambiental además del militar, requiere una acción multifuncional del Estado para enfrentar sus amenazas. La problemática planteada exige emplear herramientas de alcance integral que permitan abordar todos los ámbitos de la seguridad multidimensional. En este sentido, las Fuerzas de Operaciones aparecen como una excelente iniciativa para responder a la demanda planteada.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales son un mecanismo flexible, potente, polivalente y relativamente económico en comparación a otras fuerzas, para enfrentar los problemas de seguridad multidimensional que posee la región.

Dentro de sus características destaca el hecho de estar integradas por personal altamente calificado, que ha cumplido de manera exitosa y voluntaria con exigentes procesos de preparación, lo que genera la posibilidad de contar con organizaciones militares muy competentes para una amplia gama de misiones, que operan con un volumen reducido de personas, a través de acciones rápidas y normalmente encubiertas, tanto en el contexto de las operaciones militares de guerra como distintas a la guerra.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales, constituyen un eficiente y eficaz mecanismo de gestión de crisis del Estado. Atendiendo a la doctrina militar de cada país, ejecutan operaciones de guerra no convencional, defensa interna en el exterior (cooperación militar en el extranjero), reconocimiento especial, acción directa y contra terrorismo. Asimismo, como parte de las operaciones militares distintas a la guerra, pueden ejecutar misiones de rescate de personas, contra narcóticos, contra proliferación de armas de destrucción masiva, asistencia humanitaria, desminado humanitario, operaciones de información, operaciones de paz y asistencia de seguridad, entre otros17.

Las operaciones especiales juegan un papel primordial en la capacitación de fuerzas de seguridad regional involucradas en la lucha contra la amenaza común. Estas se despliegan en pequeños grupos, compuestos por personas maduras, altamente profesionales y entrenadas para operar en un ámbito operacional incierto, ambiguo y políticamente sensible.

Si se contrasta el abanico de misiones que pueden cumplir las Fuerzas de Operaciones Especiales, tanto en el entorno de la seguridad internacional como nacional, con las nuevas amenazas declaradas por la Cumbre de Seguridad de México del 2003, es posible confirmar que este tipo de fuerzas son las más eficientes para hacer frente a los nuevos escenarios de conflictividad que experimenta Latinoamérica. Sobre todo, debido a que su accionar se centra principalmente en escenarios de paz y crisis, antes de que los conflictos armados se desaten.

En este ámbito, las Fuerzas de Operaciones Especiales pueden desarrollar tanto acciones preventivas como coactivas. Durante la paz, contribuyen a evitar el surgimiento de conflictos de alta intensidad o en su efecto ayudan a gestionar su rápida solución. Asimismo, en el caso de que se produzca una crisis, representan un eficiente mecanismo de respuesta del Estado para enfrentar estas amenazas.

Normalmente las acciones proactivas permiten abordar las amenazas que afectan los ámbitos político, económico, social y militar, mientras que las capacidades coactivas operan para enfrentar las amenazas de índole militar.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales en su accionar «preventivo»

De acuerdo a lo observado, la mayor cantidad de misiones que realizan las Fuerzas de Operaciones Especiales se ejecutan durante la paz. Es decir, su accionar preventivo, se orienta a fortalecer los niveles de seguridad del estado antes que la crisis se desate.

Dentro de las medidas preventivas, destaca el desarrollo de tareas de cooperación militar y policial entre los diversos países, con el propósito de traspasar experiencias y conocimientos, a fin de elevar los estándares de preparación de la fuerza. De esta manera se incrementan los niveles de disuasión, sobre todo para enfrentar las amenazas transnacionales y el crimen organizado, los cuales representan los principales peligros en el continente. En este sentido, el Comando Sur de Estados Unidos destaca que «las Fuerzas Armadas de ese país, mediante la cooperación, contribuyen a la seguridad regional a través de un sostenido compromiso con la paz, que busca preservar la estabilidad, apoyar a sus aliados y cooperar en otros desafíos de seguridad»18.

Asimismo, estas acciones de cooperación, que en el caso de las operaciones especiales es más económica, dado los pequeños equipos que la conforman, permite estrechar lazos entre las tropas de elite de los países latinoamericanos, fortaleciendo las medidas de confianza mutua y relación entre organismos de seguridad, lo que a la postre permite aislar las hipótesis de conflicto armado interestatal, que en algunas zonas del continente se mantienen, a consecuencia de intereses de reivindicación territorial aun latentes.

Esta misma cooperación entre Fuerzas de Operaciones Especiales, caracterizada por su flexibilidad y especial adiestramiento para actuar con civiles y organismos policiales, permite fortalecer el trabajo interagencial, el cual es clave en la actualidad para derrotar a las nuevas amenazas. Dicha acción interagencial se manifiesta en el traspaso de información entre las diversas agencias de inteligencia, como también en el trabajo de campo que realizan las Fuerzas de Operaciones Especiales, lo cual produce un efecto sinérgico que permite enfrentar las amenazas multidimensionales de una manera holística.

Además de lo anterior, otra característica que destaca a estas fuerzas es el bajo daño colateral que producen a consecuencia de su accionar. Su elevado nivel de entrenamiento junto a su detallada planificación, permiten que este tipo de unidades operen en escenarios de crisis, disminuyendo el riesgo a lo mínimo indispensable. Esto permite mantener el respaldo de la opinión pública al accionar del Estado, lo que impide finalmente que los conflictos escalen.

Las Fuerzas de Operaciones Especiales en su accionar «coactivo»

Otra forma de utilizar a las Fuerzas de Operaciones Especiales es de manera coactiva, es decir, a través del enfrentamiento directo de sus medios en contra de la amenaza que se haya generado.

En este orden de ideas, nuevamente estas fuerzas vuelcan sus capacidades multidimensionales para ejecutar misiones de reconocimiento especial, acción directa y guerra no convencional, las que sumadas a las misiones preventivas que pueden realizar desde la paz, permiten proveer al nivel político y estratégico de soluciones rápidas, de bajo costo y con un mínimo de daño colateral, a fin de detectar redes clandestinas, destruir instalaciones críticas de grupos delictuales, interdictar líneas de comunicaciones empleadas por narcotraficantes, capturar líderes criminales o destruir células terroristas.

Otro riesgo que caracteriza a la región son las catástrofes naturales. En este contexto, las Fuerzas de Operaciones Especiales, también representan una respuesta rápida y eficiente que el estado o la comunidad internacional posee para ayudar a restablecer el orden o para apoyar a los organismos gubernamentales a aliviar el sufrimiento de la población, mediante la ejecución de misiones de apoyo humanitario. Ante esta realidad, las Fuerzas de Operaciones Especiales, gracias a la multiplicidad de capacidades que poseen, pueden ejecutar misiones de reconocimiento para evaluar el daño producido por la naturaleza, ejecutar rastreo y búsqueda de personas, rescatar personal aislado, atender a los heridos, restablecer el orden o cualquier otra tarea que oriente la solución del problema de fondo.

De esta forma, el tomador de decisiones civil o militar, que cuenta con Fuerzas de Operaciones Especiales, posee una amplia gama de capacidades para enfrentar las amenazas multidimensionales que en la actualidad experimenta Latinoamérica.

La acción decisiva de las Fuerzas de Operaciones Especiales en Latinoamérica

Con posterioridad al término de la Segunda Guerra Mundial y como parte de los acuerdos del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, las Fuerzas Armadas de Latinoamérica, realizaron una serie de modificaciones a sus estructuras orgánicas y doctrina, con el propósito de crear Fuerzas de Operaciones Especiales que se ajustaran a los desafíos que el escenario de Pos Guerra demandaba.

En la actualidad, dichas fuerzas han alcanzado un sitial de prestigio en la región, siendo protagonistas de las principales operaciones militares que se han ejecutado en el hemisferio a finales del siglo XX y comienzos del nuevo milenio, entre las cuales se pueden nombrar las operaciones para enfrentar la guerrilla en Centroamérica durante los años 80, la operación «Chavín de Huántar» para el rescate de rehenes de la embajada de Japón en Lima el año 1997 y las operaciones de contra narcotráfico desarrolladas en Colombia en los últimos años.

Gracias al desarrollo de las Fuerzas de Operaciones Especiales, los diversos países latinoamericanos, cuentan con eficientes mecanismos de seguridad para abordar las amenazas multidimensionales que afectan a la región. Producto de esto, «los Estados pueden no solo bajar la fiebre del área enferma, a través de la acción coactiva de estas fuerzas, sino también pueden sanar la enfermedad, mediante la ejecución de misiones de carácter preventivo»19.

En el contexto de lo expuesto, Estados Unidos ha jugado un rol preponderante en la contribución a la seguridad de la región. En este sentido, El Comando de Operaciones Especiales Sur (SOCSOUTH) y sus socios, apoyan la ejecución de operaciones especiales en la región, en cuatro áreas principales, el Caribe, América Central, la Zona Andina y el Cono Sur.

Cada área se caracteriza por la presencia de una serie de amenazas. En el Caribe y América Central se observa mayor presencia de grupos delictuales, grupos criminales internacionales y bandas de narcotraficantes que se encargan de insertar la droga en Norte América y Europa. Por su parte la Zona Andina se caracteriza por una mayor presencia de grupos paramilitares que desafían al estado central, narco guerrilla y terrorismo. Finalmente el Cono Sur posé una menor presencia de grupos criminales y terroristas, sin embargo, se ve más expuesta en la costa del Pacífico a ser afectada por los desastres naturales.

Para enfrentar dichas amenazas, las Fuerzas de Operaciones Especiales de los países involucrados, desarrollan una serie de misiones tanto a nivel nacional como internacional, dentro de las que destacan:

  • Operaciones de asistencia militar, para fortalecer las capacidades de las Fuerzas de Operaciones Especiales del país anfitrión, como las ejecutadas por Estados Unidos y sus aliados en Colombia, Perú y Centro América.
  • Operaciones de contraterrorismo en Colombia y Perú principalmente.
  • Operaciones de contra narcotráfico en Colombia, Perú, Paraguay y el norte de Argentina, junto con detección de redes ilícitas regionales y transregionales que se financian del narcotráfico, el contrabando, tráfico o trata de personas y otras fuentes ilícitas. Estas redes son oportunistas, no reconocen fronteras y no siguen los parámetros establecido por gobiernos elegidos democráticamente.
  • Operaciones de apoyo humanitario, como las realizadas en el último tiempo ante los terremotos en Chile, Perú, Ecuador y Haití.
  • Ejercicios militares para fortalecer la cooperación como PANAMAX, Fuerzas Comando y Estrella Austral, entre otros.

Conclusiones

Dado el potencial preventivo y coactivo de las Fuerzas de Operaciones Especiales, sumado a la multiplicidad de capacidades que poseen, se puede afirmar que representan la mejor herramienta militar, para enfrentar las amenazas a la seguridad multidimensional que enfrenta Latinoamérica en la actualidad.

En tal sentido, las Fuerzas de Operaciones Especiales, con sus capacidades proactivas, pueden operar en el ámbito político, económico, social y ambiental, mientras que con sus capacidades coactivas pueden enfrentar amenazas de índole militar.

Del mismo modo, las Fuerzas de Operaciones Especiales pueden actuar en el espectro completo de la Seguridad Multidimensional, tanto a nivel país como en el exterior, apoyando de manera transversal al hombre, al Estado y al Sistema Internacional.

Para lograr lo anterior, se requiere el compromiso de todos los actores involucrados, con el propósito de continuar invirtiendo los recursos que este tipo de unidades requieren para la preparación de su personal.

Asimismo, teniendo en consideración el valor de las fuerzas de operaciones especiales para enfrentar las amenazas multidimensionales, es preciso no perder de vista las 4 verdades de las Fuerzas de Operaciones Especiales, resumidas en: «(1) Las personas son más importantes que los equipos, (2) prima la calidad por sobre la cantidad, (3) Las Fuerzas de Operaciones Especiales no se pueden producir en masa y (4) estas fuerzas no se pueden desarrollar después de producida la crisis»20.

La multiplicidad de amenazas, procesos y actores involucrados que afectan la seguridad en la región, requieren la acción decidida y coordinada de parte de todos los países latinoamericanos. Para ello, se necesita seguir construyendo una comunidad de operaciones especiales a nivel regional, con una mirada de largo plazo e interagencial, a través del contacto estrecho entre militares y civiles.

Dicha interacción se fortalece con el desarrollo de entrenamientos combinados, ejercicios tácticos y operaciones reales. De esta forma se conoce a las personas, se valoran y se respetan, estableciendo vínculos y redes de contacto en distintos lugares de la región.

En este sentido, las Fuerzas de Operaciones Especiales pueden exportar entrenamiento y asistencia a otros países, con el propósito de contribuir a la seguridad de estos. Un buen ejemplo de ello es la ejecución de los ejercicios de Operaciones Especiales «Estrella Austral» que se realizan en Chile desde el año 2007, del cual, anualmente participan una serie de estados de la región.

El desarrollo de Fuerzas de Operaciones Especiales, no elimina la necesidad de contar con fuerzas militares convencionales, las cuales poseen otras capacidades que no viene al caso analizar, pues no forman parte del presente trabajo. Sin embargo, a través de la integración sinérgica de las capacidades de ambas fuerzas, se obtiene un mejor resultado.

Finalmente, las Fuerzas de Operaciones Especiales, debido al bajo costo en su preparación y la eficiencia en su accionar, representan el futuro de las operaciones militares y la mejor forma de encontrar soluciones multidimensionales a los problemas de seguridad multidimensional que afectan a la región latinoamericana.

 

El mayor Cristián Lauriani es un oficial del arma de infantería. Posee el título de licenciado en Ciencias Militares, magíster en Educación mención Administración y Gestión de la Universidad Mayor, magíster en Ciencias Políticas de la Pontificia Universidad Católica de Chile y magíster en Ciencias Militares de la Academia de Guerra del Ejército de Chile. Es oficial de Estado Mayor y posee las especialidades secundarias de Comando, paracaidista y buzo táctico. Actualmente cumple funciones en la Brigada de Operaciones Especiales del Ejército de Chile.

Referencias bibliográficas

  1. DECLARACIÓN SOBRE SEGURIDAD EN LAS AMÉRICAS (en línea) fecha de consulta 10 de agosto del 2016 https://www.oas.org/es/ssm/CE00339S03.pdf.
  2. BLACKWELL, ADAM. 2014 «Seguridad Multidimensional: enfrentando nuevas amenazas». Para el seminario Libro Blanco de la Defensa de Argentina, Buenos Aires, Argentina. Pág. 1.
  3. LAURIANI, CRISTIÁN Y OTROS. 2016 Extracto del artículo «Visión Crítica de la Seguridad Multidimensional y amenazas a la seguridad según la Secretaría de Seguridad Multidimensional de la OEA», Revista Ensayos Militares del CEEAG, volumen N°2, Santiago, Chile. Pág. 43-59.
  4. MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL. 2010 «Libro de la Defensa», Santiago, Chile. Pág. 128.
  5. KISSINGER, HENRY. 2014. «World Order», Penguin Press, Nueva York, Estados Unidos. Pág. 31.
  6. FONT, TICA y PERE ORTEGA. 2012 «Seguridad Nacional, Seguridad Multidimensional y Seguridad Humana», Revista Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, Madrid, España. Pág. 1.
  7. BUZAN, BARRY. 1983 «People, State and Fear: the National Security problem in International Relations», Harvester Wheatsheaf, Londres, Reino Unido. Pág. 3.
  8. BUZAN, BARRY. 2009 «The evolution of Security Studies», Cambridge University Press, Londres, Reino Unido. Pág. 18.
  9. GRIFFITHS, JOHN. 2011 «Teoría de la Seguridad y la Defensa en el continente americano», RIL editores, Santiago, Chile. Pág. 134.
  10. Ibíd. Pág. 588.
  11. TORO, LENISSETT. 2009 «El enfoque multidimensional de la seguridad hemisférica: una revisión al discurso hegemónico», Revista Estudios Latinoamericanos, N°2, Santiago, Chile. Pág. 68.
  12. CASTRO, JAIME y OTROS. 2014 «El concepto de Seguridad Multidimensional y las amenazas a la Seguridad según la OEA, origen e impacto en Sudamérica», Cuaderno de Difusión Pensamiento de EM N°38, Santiago, Chile. Pág. 133.
  13. INSULZA, JOSÉ MIGUEL. 2011 «La Seguridad Multidimensional y los retos actuales», XLI Asamblea General de la OEA, San Salvador. Pág. 1.
  14. DECLARACIÓN SOBRE SEGURIDAD EN LAS AMÉRICAS (en línea) fecha de consulta 10 de agosto del 2016 >http://www.oas.org/es/ssm/CE00339S03.pdf.
  15. STEIN, ABRAHAM. 2009 «El Concepto de Seguridad Multidimensional», Segundo Foro Internacional sobre Inseguridad, Ciudad Juárez, México. Pág. 1 y 2.
  16. BLACKWELL, ADAM. 2013 «Multidimensional Security Perspective», Conferencia de la OEA, Curasao. Pág. 1.
  17. MISIONES DE LAS FUERZAS DE OPERACIONES ESPECIALES (en línea) fecha de consulta 15 de agosto del 2016. Disponible en internet en: http://www.military.com/special-operations/army-special-forces-missions-and-history.html.
  18. MISIONES DEL COMANDO SUR (en línea) fecha de consulta 15 de agosto del 2016. Disponible en internet en: http://www.southcom.mil/ourmissions/Pages/Supporting-Our-Partners--Building-Partner-Nation-Capacity.aspx.
  19. ALDUNATE, EDUARDO. 2015 Exposición de «Experiencias de mando en una operación de paz», Academia de Guerra del Ejército, Santiago, Chile.
  20. LAS 4 VERDADES DE LAS FUERZAS DE OPERACIONES ESPECIALES (en línea) fecha de consulta 15 de agosto del 2016. Disponible en internet en: http://www.soc.mil/USASOCHQ/SOFTruths.html.
  21. Fuentes escritas

    • BLACKWELL, ADAM. 2013 «Multidimensional Security Perspective», Conferencia de la OEA, Curasao.
    • BLACKWELL, ADAM. 2014 «Seguridad Multidimensional: enfrentando nuevas amenazas». Para el seminario Libro Blanco de la Defensa de Argentina, Buenos Aires, Argentina.
    • BUZAN, BARRY. 1983 «People, State and Fear: the National Security problem in International Relations» Harvester Wheatsheaf, Londres, Reino Unido.
    • BUZAN, BARRY. 2009 «The evolution of Security Studies», Cambridge university press, Londres, Reino Unido.
    • CASTRO, JAIME y OTROS. 2014 «El concepto de Seguridad Multidimensional y las amenazas a la Seguridad según la OEA, origen e impacto en Sudamérica», Cuaderno de Difusión Pensamiento de EM N°38, Santiago, Chile.
    • FONT, TICA y PERE ORTEGA. 2012 «Seguridad Nacional, Seguridad Multidimensional y Seguridad Humana», Revista Papeles de relaciones ecosociales y cambio global, Madrid, España.
    • GRIFFITHS, JOHN. 2011 «Teoría de la Seguridad y la Defensa en el continente americano», RIL editores, Santiago, Chile.
    • INSULZA, JOSÉ MIGUEL. 2011 «La Seguridad Multidimensional y los retos actuales», XLI Asamblea General de la OEA, San Salvador.
    • KISSINGER, HENRY. 2014. «World Order», Penguin Press, Nueva York, Estados Unidos.
    • LAURIANI, CRISTIÁN Y OTROS. 2016 «Visión Crítica de la Seguridad Multidimensional y amenazas a la seguridad según la Secretaría de Seguridad Multidimensional de la OEA», Revista Ensayos Militares del CEEAG, volumen N°2, Santiago, Chile.
    • MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL. 2010 «Libro de la Defensa», Santiago, Chile.
    • STEIN, ABRAHAM. 2009 «El Concepto de Seguridad Multidimensional», Segundo Foro Internacional sobre Inseguridad, Ciudad Juárez, México.
    • TORO, LENISSETT. 2009 «El enfoque multidimensional de la seguridad hemisférica: una revisión al discurso hegemónico», Revista Estudios Latinoamericanos, N°2, Santiago, Chile.

    Fuentes de Internet

Segundo Trimestre 2017