Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

Segundo-Trimestre-2021

Facebook Twitter LinkedIn Email App

Cómo contrarrestar la campaña de desinformación de China en Taiwán Taiwan-main-badge

Linda Zhang

Descargar PDF depuy

Una mujer pasa en frente de un televisor en Ciudad de Nueva Taipei que muestra al presidente de China, Xi Jinping, dando un discurso.

China quiere que la opinión pública de Taiwán esté a favor de la unificación. Desde la guerra civil, de 1945 a 1949, la República Popular China (RPC) ha querido anexionar a Taiwán. Las herramientas de las que Pekín dispone para conseguir este objetivo han aumentado desde que Mao Tse-tung empezó a lanzar fuegos de artillería a través del estrecho que separa a ambos países. Hoy en día, Taiwán experimenta amenazas casi constantes de China, especialmente en el ámbito de medios de comunicación y medios sociales. Taiwán es el país que recibe más desinformación difundida por Gobiernos extranjeros1. El riesgo de una guerra convencional es real, pero la amenaza más urgente para Taiwán son los ataques de China a sus medios de comunicación y la distribución de desinformación dirigida a influenciar sus elecciones.

Definición y objetivo

Para los propósitos de este artículo, usaremos la definición de desinformación de la revista Science Magazine, que es: «información falsa que se difunde a propósito para engañar a la gente»2. Esta definición, por cierto, es muy popular entre los internautas y académicos de la RPC y es útil para entender la campaña de desinformación en Taiwán3. El objetivo de la desinformación en Taiwán es convencer al pueblo de que la unificación con China es su mejor (y única) opción. Esto se materializa en términos económicos, en los que China sostiene que Taiwán estaría mejor financieramente bajo la unificación; en relaciones exteriores, en los que China afirma que el Gobierno de Taiwán no puede ofrecer servicios diplomáticos y protección adecuados a sus ciudadanos; y en cultura, en los que China difunde desinformación sobre la elegibilidad para los Juegos Olímpicos si los atletas compiten bajo «Taiwán» en lugar de «Taipéi Chino»4. La RPC también utiliza la desinformación para desacreditar a las personas que consideran una amenaza para su agenda. Los blancos de estas campañas de desinformación van desde la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, hasta aliados diplomáticos, celebridades, periodistas y destacados partidarios de la independencia de Taiwán5.

Las herramientas de China

Los primeros métodos de propaganda a través del estrecho de la RPC incluían el uso de megáfonos para transmitir anuncios y la reproducción de música para fomentar las deserciones en la década de 19506. La tecnología y las tácticas han avanzado considerablemente desde entonces, y la RPC inició lo que denomina «guerra de información» (信息化战争) contra Taiwán a principios del decenio de 2000. La RPC alentó a empresarios taiwaneses simpatizantes a adquirir medios de comunicación, también compró publicidad en Taiwán para influir en la opinión pública y presionó a los propietarios de medios de comunicación que tenían inversiones en China para que dejaran de publicar críticas contra China7.

Gracias a sus recursos financieros, la RPC se ha infiltrado considerablemente en la televisión y la prensa escrita de Taiwán, a pesar de que las entidades chinas no pueden ser propietarias directas de las empresas de medios de comunicación taiwanesas sin la aprobación del Gobierno8. En 2008, el empresario prochino Tsai Eng-meng, propietario de la empresa de comida rápida Want Want, compró el China Times Group, una empresa con un periódico y dos canales de televisión9. Desde la compra, los reportajes de The China Times adquirieron un tono menos crítico con China y disminuyeron la cobertura de las cuestiones de derechos humanos en China10. Las filiales chinas de Want Want recibieron 2900 millones de dólares taiwaneses (96 millones de dólares estadounidenses) en subvenciones del Gobierno de la República Popular China entre enero de 2017 y marzo de 2018, lo que indica la influencia de la República Popular China sobre empresarios como Tsai11. En el ámbito de los medios de comunicación social, la República Popular China ha hecho aún más «inversiones» directas comprando cuentas de políticos taiwaneses y personas influyentes en los medios de comunicación social12. Las páginas de fans con grandes cantidades de seguidores cambiaron repentinamente al uso de chino simplificado y comenzaron a ayudar a que la desinformación de la RPC se hiciera viral (los taiwaneses usan caracteres chinos tradicionales). Las cuentas de influentes en Professional Technology Temple (PTT), un boletín de anuncios locales en línea, se vendieron por hasta 6500 dólares antes de las elecciones de 201813.

Las operaciones de influencia de la RPC también utilizan plataformas de medios sociales para difundir contenidos a favor de la unificación y en contra del Partido Progresista Democrático (PPD). En particular, YouTube es una plataforma popular entre los internautas taiwaneses, y la desinformación en YouTube se ha convertido en un vector de mayor amenaza desde que Facebook y Twitter se centraron en eliminar contenidos falsos14. La desinformación en YouTube suele ser más deliberada, ya que es más difícil crear y editar un video que escribir una entrada o hacer un meme. Sin embargo, Puma Shen, profesor adjunto de la Universidad Nacional de Taipei, señala que las operaciones de China en YouTube no son muy sofisticadas. Por ejemplo, algunos videos dirigidos al público taiwanés todavía tienen caracteres simplificados en sus subtítulos15.

Algunos ejemplos recientes de la desinformación china en los medios de comunicación social son:

  • Mensajes en el PTT que afirman que el consulado chino rescató a turistas taiwaneses varados en Japón durante el tifón Jebi en septiembre de 2018, pero solo si se identificaban como «chinos»16. El objetivo de la desinformación era generar ira pública contra el consulado de Taiwán y mostrar que el Gobierno era incapaz de rescatar a sus ciudadanos. Esta historia acabó en tragedia cuando Su Chii-cherng, director de la oficina de representación de Taiwán en Osaka (Japón), se suicidó tras recibir críticas en línea por no prestar suficiente asistencia a los ciudadanos taiwaneses17. La dirección IP de los mensajes en el PTT se originaba en Pekín18.
  • Publicaciones «reveladoras» de que el Gobierno taiwanés mintió sobre el número de casos y muertes de COVID-19 en Taiwán19. Este es un intento de desacreditar el manejo de la pandemia por parte del Gobierno taiwanés, especialmente después de los propios errores de Pekín en su respuesta temprana. Las características lingüísticas de estos mensajes indicaban haberse originado en la RPC, e incluso algunos fueron escritos enteramente en chino simplificado20.
  • Un artículo de LINE (aplicación de mensajería popular en Taiwán) afirmando que el Gobierno de la presidenta Tsai Ing-wen le quitaría las pensiones a aquellos que viajaran al extranjero sin una declaración. Este es otro ejemplo de un intento de desacreditar al Gobierno del PPD. El artículo original se originó en una granja de contenidos china21.

Por último, la RPC utiliza su influencia económica sobre los medios de comunicación taiwaneses. Los periódicos que llevan anuncios de entidades comerciales de la RPC tienden a tener un mensaje más favorable a Pekín22. SET, una importante estación de televisión por cable, solía emitir un programa de entrevistas políticas favorable al PPD, Dahua Xinwen (Big Talk News). Sin embargo, la cadena comenzó a restringir los temas permitidos en el programa después de la elección del candidato del Partido Nacionalista Chino (Kuomintang — KMT), Ma Ying-jeou, en 2008, y también comenzó a prohibir debates sobre la masacre de Tiananmen, el Dalai Lama, Falun Gong y las críticas más amplias a China. Finalmente, SET canceló Dahua Xinwen en mayo de 2012, meses después de haber comenzado negociaciones con autoridades chinas sobre la emisión de sus dramas televisivos en la RPC23. En los medios de comunicación en línea, los medios a favor de la independencia están casi siempre bloqueados en China, mientras que los medios a favor de la unificación son accesibles. Esto repercute en la capacidad de los medios de comunicación proindependentistas para generar ingresos por publicidad en línea24.

Foto: Associated Press

Las tácticas de desinformación de la RPC aprovechan las debilidades del panorama mediático de Taiwán. En primer lugar, el entorno mediático taiwanés está muy polarizado y es fácil explotar cuestiones controvertidas como la reforma de pensiones y el matrimonio entre personas del mismo sexo25. La desinformación sobre estas cuestiones puede ser de carácter interno, lo que complica aún más las preocupaciones de atribución26. Taiwán tiene un alto nivel de libertad de prensa y un panorama mediático competitivo. Estos indicadores crean un entorno en el que la RPC puede difundir la desinformación con poco riesgo de censura o penalización27. Por último, Taiwán tiene un número abrumador de usuarios de Internet; en diciembre de 2018, el 93 por ciento de la población de Taiwán navegaba la red28. Más de tres cuartas partes de la población de Taiwán utilizan sus teléfonos inteligentes para acceder a las noticias29.

Atribución

Como con cualquier otro esfuerzo por combatir la desinformación, la atribución en los medios sociales puede ser difícil. Incluso si es posible identificar una entrada o comentario de origen chino, sigue siendo difícil decir si fue un actor solitario o un esfuerzo organizado del Gobierno. Por ejemplo, hay pruebas de que parte de la información errónea y la desinformación sobre el COVID-19 fue un esfuerzo de base en respuesta a la decisión de Taiwán de limitar las exportaciones de máscaras faciales a China en vez de un ataque del Gobierno30.

No obstante, hay fuertes indicadores de un esfuerzo del Gobierno chino para manipular las elecciones y el discurso social de Taiwán. Los rumores de que las principales líneas aéreas ya no aceptaban pasaportes taiwaneses como prueba de identidad para vuelos internacionales, aunque en última instancia no son atribuibles, son coherentes con los temas y las tácticas de desinformación de la RPC31. Las recientes acciones de la RPC en Hong Kong demuestran tácticas del mismo libro de jugadas y propugnan temas similares: la unificación, y todo lo que se oponga a esta como injerencia extranjera (de Estados Unidos) o terrorismo32.

¿Cuál ha sido la respuesta de Taiwán?

Taiwán no se ha quedado de brazos cruzados mientras la RPC expande su operación de influencia en el ecosistema mediático del país. Tanto el Gobierno como la sociedad civil han intensificado sus esfuerzos para combatir la desinformación prohibiendo las plataformas de medios de comunicación chinos en Internet, aprobando legislación sobre la injerencia electoral, organizando esfuerzos para comprobar los hechos de las noticias y educando al público sobre el entorno mediático.

La medida más directa que se ha adoptado contra China es la prohibición de determinadas plataformas mediáticas chinas, como iQIYI (la plataforma de video de Baidu) y Tencent video, del mercado taiwanés. El Gobierno del PPD cita que prohibió estas plataformas porque difundieron desinformación para influir en las elecciones presidenciales de enero de 2020. Sin embargo, las prohibiciones han suscitado preocupaciones con respecto a la libertad de expresión. La eficacia de las mismas también es discutible, ya que la RPC puede simplemente cargar contenido de desinformación en YouTube o Twitch, plataformas que siguen siendo accesibles y populares entre la población de Taiwán33.

El Gobierno de Taiwán también se ha enfrentado a la campaña de desinformación de China mediante otras medidas ejecutivas y legislativas. El Ministerio de Justicia estableció el Grupo de Tareas para Grandes Datos y Opinión Pública. Las instituciones de seguridad, incluyendo el Ministerio de Defensa Nacional y el Consejo de Seguridad Nacional, han coordinado grupos de respuesta para lidiar con la desinformación34. El Yuan Legislativo, órgano legislativo de Taiwán, aprobó leyes en respuesta a la injerencia de la RPC en las elecciones de 2018. La Ley de Medios de Comunicación Públicos, aprobada en 2019, abordó la gobernanza de las juntas, la rendición de cuentas y la independencia financiera de los grupos de medios de comunicación públicos35. El órgano legislativo también actualizó la Ley de Mantenimiento del Orden Social para criminalizar la difusión de desinformación en línea36. Otra legislación notable fue la Ley Contra la Infiltración dos semanas antes de las elecciones presidenciales de 2020, que impide que «fuerzas hostiles extranjeras» hagan donaciones políticas, difundan desinformación, organicen actos de campaña o interfieran de alguna otra manera en las elecciones37. Aunque en la ley no se menciona a China explícitamente, su objetivo son los actores chinos y los ciudadanos taiwaneses con conexiones con China38. La nueva ley ya ha logrado expulsar a Master Chain, un medio de comunicación que recibe financiación de China39.

Taiwán tiene una sociedad civil activa que lucha contra la desinformación. Entre las organizaciones de la sociedad civil que trabajan en el ámbito de la desinformación figuran:

  • El Taiwán FactCheck Center, una iniciativa sin fines de lucro lanzada en 2018 por la Asociación para el Periodismo de Calidad y Taiwan Media Watch. Según el sitio web del centro, no aceptan donaciones de Gobiernos, partidos políticos y políticos para mantener su independencia40.
  • The Fakenews Cleaner, una organización sin fines de lucro fundada después de las elecciones de 2018 en Taiwán que enseña a los ancianos a navegar el ámbito de los medios de comunicación. Los voluntarios de la organización llevan a cabo talleres en persona en centros comunitarios y centros de ancianos para disminuir la brecha generacional en el uso de los medios sociales41.

Por último, Taiwán está educando a sus ciudadanos como parte de una estrategia a largo plazo en la lucha contra la desinformación. La educación es un indicador clave de la resistencia a las noticias falsas y, en particular, la educación en materia de medios de comunicación es eficaz para ayudar a las personas a identificar la información errónea y la desinformación42. En un estudio de Joseph Kahne y Benjamin Boyer llevado a cabo con jóvenes de Estados Unidos (de 15 a 27 años de edad), los participantes que indicaron tener más educación en materia de medios de comunicación fueron también los que más sistemáticamente notaron la diferencia entre los mensajes basados en pruebas y la desinformación que se les mostraba43. Al igual que Finlandia, Suecia y los Países Bajos, tres países que ocupan los primeros lugares en el Índice de Alfabetización Mediática del Open Society Institute (que solo abarca Europa), Taiwán tiene un programa de alfabetización mediática en las escuelas para enseñar a los estudiantes acerca de la alfabetización digital y la desinformación44. Audrey Tang, ministra de Asuntos Digitales de Taiwán, apoya la alfabetización mediática como la herramienta más útil para educar a la gente en la identificación de la desinformación45.

Un reportaje de la cadena de televisión Chung T’ien (CTi) del 23 de abril de 2019 muestra un mapa de Taiwán como parte de China.

Estudio de caso: las elecciones de 2018 y 2020

Las elecciones locales de Taiwán, conocidas como «nueve en uno», en noviembre de 2018 —algo parecido a las elecciones de mitad de período de Estados Unidos— fueron una gran derrota para el PPD. El KMT revirtió los resultados de las elecciones de 2014 y ganó trece de veinte jurisdicciones46. Este fue un resultado ideal para la RPC, que había estado aumentando la presión contra Taiwán desde que Tsai Ing-wen fue elegida presidenta del PPD en 2016. Tsai abandonó su cargo después de la derrota47.

Es imposible atribuir la derrota electoral del PPD directamente a la injerencia de Pekín, pero la desinformación puede haber contribuido para exagerar las fracturas existentes en la política taiwanesa, incluyendo las cuestiones relacionadas con la comunidad LGBTQ y la división entre las zonas urbanas y rurales48. El Gobierno de Tsai era consciente que la RPC estaba intentando interferir en las elecciones y advirtió al público en sus propias plataformas de medios sociales49. En octubre de 2018, el Ministerio de Justicia investigó campañas de candidatos que supuestamente recibieron financiación del Gobierno chino o de sus organizaciones afiliadas50. A pesar de estos esfuerzos, la población no parece haber sido perturbada por este problema. En una encuesta realizada una semana después de las elecciones, el 52 por ciento de los encuestados no creía que hubiera injerencia extranjera en las elecciones o no sabía lo suficiente como para opinar51.

El Gobierno taiwanés aprendió las lecciones de 2018 y contrarrestó eficazmente la campaña de desinformación de la RPC en las elecciones de 2020. En las semanas previas a las elecciones legislativas de 2020, Tsai volvió a alertar sobre la desinformación patrocinada por la RPC en los medios de comunicación y las redes sociales de Taiwán52. El Gobierno taiwanés fortaleció sus instituciones: cada ministerio estableció un equipo para detectar campañas de desinformación y responder rápidamente con una contranarrativa. También se creó un departamento de seguridad cibernética con suficientes fondos para proteger sitios web y bases de datos contra hackers53. Empresas de medios sociales colaboraron con el Gobierno para educar al público sobre contenido falso en los medios sociales. Por ejemplo, Facebook comenzó a etiquetar artículos falsos con una corrección del Centro de Verificación de Datos de Taiwán y a alertar a los usuarios que compartían el artículo de que este contenía información incorrecta54. El Ministerio de Justicia multó tanto a los individuos como a las compañías de medios de televisión que compartieron información errónea55. Estas medidas, junto con otros acontecimientos externos, impulsaron a Tsai a la reelección en una victoria aplastante contra el candidato del KMT, Han Kuo-yu, y el PPD mantuvo su mayoría en el Yuan Legislativo56.

¿Qué ha hecho Estados Unidos?

Estados Unidos y Taiwán ya están fortaleciendo la cooperación para combatir la desinformación. En diciembre de 2016, el Congreso de Estados Unidos estableció el Global Engagement Center (GEC) para contrarrestar la propaganda y la desinformación extranjeras57. El GEC ha estado colaborando con Taiwán como parte de estos esfuerzos58. En abril de 2019, el GEC aceptó solicitudes de financiación para realizar trabajos de contrapropaganda en Taiwán59. El GEC también organizó el U.S.-Taiwan Tech Challenge, un concurso abierto en el que las empresas pueden ganar una subvención del centro para contrarrestar la propaganda y la desinformación en la región. Trend Micro Taiwán, una empresa que trabaja en seguridad de la información con la Oficina de Investigación Criminal, ganó el premio mayor de 175 000 dólares60.

En términos más generales, Estados Unidos ha aprobado una legislación bipartidista que promueve su compromiso con Taiwán. La Ley de Viajes a Taiwán, aprobada y firmada a principios de 2018, permite a los funcionarios estadounidenses reunirse con sus homólogos taiwaneses y a los funcionarios taiwaneses de alto nivel entrar oficialmente a Estados Unidos61. La Ley de la Iniciativa de Protección y Mejora de los Aliados de Taiwán (Taiwan Allies International Protection and Enhancement Initiative — TAIPEI), aprobada en 2019, requiere que el Departamento de Estado informe al Congreso anualmente sobre las medidas que ha adoptado para ayudar a fortalecer las relaciones y asociaciones diplomáticas de Taiwán en todo el mundo62. Estas legislaciones refuerzan el apoyo a la democracia de Taiwán y protegen su posición internacional.

¿Cómo puede Estados Unidos ayudar?

Taiwán ha demostrado en las elecciones de 2020 que es capaz de combatir la desinformación de la RPC, pero la RPC no se detiene. No hace mucho, la RPC difundió información falsa sobre el COVID-19 en Taiwán para desacreditar al Gobierno, y de seguro estos esfuerzos continuarán. Estados Unidos puede apoyar a Taiwán de las siguientes maneras:

Fomentando las relaciones entre las empresas de medios sociales estadounidenses, el Gobierno de Taiwán y los grupos de la sociedad civil. Las plataformas de medios sociales más populares en Taiwán son las empresas con sede en EUA. Facebook y YouTube son los medios sociales más usados en Taiwán (desde enero de 2019), y Facebook Messenger, Instagram, Twitter y WhatsApp también están entre los ocho primeros. WeChat fue la única aplicación china de la lista, y solo el 32 por ciento de internautas declaró utilizar la plataforma63. Twitter, Google y Facebook ya están trabajando con el Gobierno de Taiwán para identificar noticias falsas en sus plataformas. Estados Unidos debería fomentar esos esfuerzos estableciendo un canal oficial de cooperación y haciendo públicos los datos o las investigaciones que puedan ayudar a las autoridades estadounidenses y taiwanesas a atribuir la desinformación a la RPC y a educar mejor a los ciudadanos taiwaneses en la identificación de noticias falsas.

>Baybars Örsek, director de la Red Internacional de Verificación de Hechos del Instituto Poynter, se reúne con verificadores de hechos taiwaneses en diciembre de 2019 en un taller patrocinado por el Centro de Verificación de Hechos de Taiwán en Taipei.

Aumentando las subvenciones a los grupos de la sociedad civil de Taiwán que luchan contra la desinformación. Aunque no todas las organizaciones sin fines de lucro taiwanesas aceptan donaciones de Gobiernos extranjeros, Estados Unidos debería aumentar las subvenciones para aquellos que las soliciten. Esas organizaciones pueden mejorar su eficacia con recursos adicionales, por ejemplo, proporcionando una mejor capacitación a sus voluntarios, empleando más personal a tiempo completo para supervisar y organizar sus esfuerzos y proveyendo más recursos al público para ayudarles a navegar por los medios de comunicación tradicionales y sociales.

Facilitando las relaciones entre Taiwán y países europeos, como Finlandia y Letonia, que han logrado combatir con éxito la desinformación. Taiwán no es el único aliado de Estados Unidos que se enfrenta a una amenaza de manipulación social. Los aliados de la OTAN y la Unión Europea (UE) se enfrentan a una amenaza de desinformación similar encabezada por Rusia. El Centro de Excelencia en Comunicaciones Estratégicas de la OTAN tiene un programa de capacitación en técnicas avanzadas de contrapropaganda para ayudar a los Estados miembros a evaluar y contrarrestar la propaganda rusa en Europa oriental64. En 2015, la UE formó la Fuerza de Tarea del StratCom Oriental. Esta fuerza de tarea «desarrolla productos y campañas de comunicación centrados en explicar mejor las políticas de la UE en los países de la Asociación Oriental (Armenia, Azerbaiyán, Belarús, Georgia, Moldavia y Ucrania) […], apoya los esfuerzos más amplios de la UE encaminados a fortalecer el entorno de los medios de comunicación en la región de la Asociación Oriental […], informa y analiza las tendencias de desinformación, explica y expone las narrativas de desinformación, y aumenta la conciencia de la desinformación procedente del Estado y fuentes rusas en el espacio mediático de la región oriental»65. Al establecer un foro para facilitar el diálogo entre Taiwán y aliados europeos, Estados Unidos puede contribuir a los esfuerzos de Taiwán por combatir la influencia china y brindarle la oportunidad de una participación internacional más profunda.

Cooperando en el desarrollo de la inteligencia artificial (IA) para ayudar a combatir la desinformación. La verificación de los hechos hoy en día sigue siendo un proceso predominantemente manual, pero Taiwán ya ha comenzado a utilizar la IA para identificar noticias falsas mediante la identificación y eliminación automática de contenido66. Es fundamental que Taiwán esté a la cabeza en esta carrera tecnológica dado que China ya utiliza la IA para generar y difundir desinformación y su capacidad solo mejorará67. La RPC podría desarrollar una IA que genere desinformación más rápido de lo que Taiwán pueda identificar. Por lo tanto, Taiwán necesita mantener una ventaja tecnológica en el ámbito de la IA para preservar su entorno mediático independiente. Las empresas de tecnología también pueden utilizar la IA para identificar el origen de la actividad de desinformación y recopilar datos sobre la prevalencia de la misma procedente de China68.

«

La desinformación, la injerencia electoral y la guerra de información son problemas mundiales que no se limitan a Taiwán, y las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales establecerán reglas y normas para la gobernanza de Internet y las comunicaciones inalámbricas.

»

Capacitando hablantes de mandarín que puedan estudiar las tácticas de desinformación china y colaborar con nuestros socios taiwaneses. El lenguaje en la sátira, las bromas y la propaganda es diferente al de las noticias reales69. Un sólido conocimiento del idioma y la cultura es fundamental para comprender la desinformación y desarrollar tácticas efectivas de respuesta. Estados Unidos debería capacitar y contratar a más analistas de habla china que puedan trabajar con equipos taiwaneses para vigilar la actividad en los medios sociales de Taiwán e identificar la desinformación. Estos lingüistas también pueden compartir las mejores prácticas para nuestra propia lucha contra la desinformación china y la injerencia electoral. Taiwán, como principal objetivo de la desinformación de Pekín, entiende la guerra de información china mejor que cualquier otra nación y un fuerte grupo de lingüistas mandarines en nuestro Gobierno podría ayudarnos a acceder a esta riqueza de conocimientos.

Apoyando la participación de Taiwán en organizaciones internacionales. La desinformación, la injerencia electoral y la guerra de información son problemas mundiales que no se limitan a Taiwán, y las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales establecerán reglas y normas para la gobernanza de Internet y las comunicaciones inalámbricas. China, sin duda, impulsará reglas de acuerdo con sus propios intereses y valores autoritarios70. Estados Unidos es un aliado de Taiwán en esta conversación y, por lo tanto, debería apoyar la participación de la isla en los debates sobre estas resoluciones.

En particular, Estados Unidos debería promover la participación de Taiwán en futuros debates sobre cuestiones de seguridad en la infraestructura de las comunicaciones. El Gobierno de Taiwán reconoce que las redes 5G construidas en China son una amenaza para su seguridad cibernética y que empresas como Huawei podrían inhabilitarlo en un posible conflicto militar. A la luz de estas preocupaciones, Taiwán eligió a Nokia (Finlandia) y a Chunghwa Telecom (Taiwán) para construir sus primeras redes 5G71. Taiwán también prohibió los equipos de Huawei y ZTE para los empleados del Gobierno72. Al participar en debates internacionales como la Conferencia de Seguridad 5G de Praga, Taiwán podría compartir estas preocupaciones de seguridad directamente con los países europeos.

Una mayor participación en las organizaciones internacionales también permitirá a Taiwán disponer de mejor información para tomar decisiones políticas a nivel nacional y luchar contra la desinformación de Pekín. Un ejemplo reciente y notable de ello es la falta de participación de Taiwán en la Asamblea Mundial de la Salud, órgano decisorio de la Organización Mundial de la Salud. Su participación le habría permitido acceder a más información sobre el COVID-19 en lugar de depender de Pekín o Estados Unidos para obtener información y recursos73.

Conclusión

Aunque siempre existe la amenaza de una guerra convencional, la RPC plantea una amenaza más urgente al panorama mediático de Taiwán en su búsqueda por la reunificación. La influencia negativa de la RPC en los medios de comunicación tradicionales de Taiwán y su capacidad para difundir propaganda y desinformación en los medios de comunicación social amenazan la libertad de prensa y el proceso democrático. El Gobier no de Taiwán y la sociedad civil han respondido a esta amenaza de manera innovadora. Estados Unidos también ha ayudado a Taiwán a luchar contra la propaganda y la desinformación de la RPC a través del Global Engagement Center, y debería seguir haciéndolo fomentando la colaboración de la isla con empresas y aliados, aumentando la financiación de los esfuerzos de Taiwán para luchar contra la desinformación e impulsando su participación en organizaciones internacionales.


Notes

  1. Varieties of Democracy, Democracy Facing Global Challenges: V-Dem Annual Democracy Report 2019 (Gothenburg, Suecia: University of Gothenburg, mayo de 2019), accedido 21 de julio de 2020, https://www.v-dem.net/media/filer_public/99/de/99dedd73-f8bc-484c-8b91-44ba601b6e6b/v-dem_democracy_report_2019.pdf.
  2. David M. J. Lazer et al., «The Science of Fake News», Science Magazine 359, nro. 6380 (marzo de 2018): 1094–96, accedido 21 de julio de 2020, https://science.sciencemag.org/content/359/6380/1094.
  3. Feiyue Wang, «Renmen Geng Pian’ai Jiaxiaoxi? ‘Kexue’ Fawen Tantao Jiaxiaoxi De Kexue» [¿Prefiere la gente las noticias falsas? «Science Magazine explora la ciencia de las noticias falsas»], Sciencenet.cn, 13 de marzo de 2018, accedido 21 de julio de 2020, http://blog.sciencenet.cn/blog-2374-1103623.html; Xuhua Ru, «Guowai Jiaxinwen Yanjiu: Yuanqi, Jinzhan Yu Pinjia» [Investigación sobre las noticias falsas en el exterior: origen, progreso y evaluación], Journalism and Communication Review 72, nro. 5 (septiembre de 2019): 58–70, accedido 29 de julio de 2020, http://journal.whu.edu.cn/uploadfiles/jcr2019no5/20190910h9ezc_7744.pdf.
  4. Daniel Flitton, «What Went Wrong? Taiwan Fails to Legalise Same-Sex Marriage», The Interpreter, 13 de diciembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.lowyinstitute.org/the-interpreter/what-went-wrong-taiwan-fails-legalise-same-sex-marriage.
  5. J. Michael Cole, «Chinese Disinformation in Taiwan», Taiwan Sentinel, 30 de diciembre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://sentinel.tw/chinese-disinformation-in-taiwan/.
  6. Min Yang, «Taihai Dalaba ‘Ge Kong Hanhua’ 38 Nian: Wuyan Zhandou Zhong Yi You Moqi» [La trompeta de Taiwán «hablando desde el aire» durante 38 años: Comprensión tácita de la batalla sin humo], People’s Daily Online (sitio web), 2 de junio de 2011, accedido 21 de julio de 2020, http://history.people.com.cn/GB/205396/14805781.html.
  7. Chien-Jung Hsu, «China’s Influence on Taiwan’s Media», Asian Survey 54, nro. 3 (junio de 2014): 515–39.
  8. Steven Lee Myers y Chris Horton, «Claims of China’s Meddling Roil Taiwan Ahead of Elections», New York Times (sitio web), 6 de diciembre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.nytimes.com/2019/12/06/world/asia/china-taiwan-election-defector.html.
  9. Debby Wu y Jennifer Lo, «Media Buyouts Have Taiwan and Hong Kong Wary of Pro-China Spin», Nikkei Asian Review (sitio web), 3 de diciembre de 2015, accedido 21 de julio de 2020, https://asia.nikkei.com/Business/Media-buyouts-have-Taiwan-and-Hong-Kong-wary-of-pro-China-spin.
  10. Gary Schmitt y Michael Mazza, «Blinding the Enemy: CCP Interference in Taiwan’s Democracy» (Washington, DC: Global Taiwan Institute, octubre de 2019), accedido 21 de julio de 2020, http://globaltaiwan.org/wp-content/uploads/2019/10/GTI-CCP-Interference-Taiwan-Democracy-Oct-2019-final.pdf.
  11. Sophia Yang, «Taiwan’s Want Want Received NT$2.8 Billion State Grant from China in 2017», Taiwan News, 23 de abril de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.taiwannews.com.tw/en/news/3686238.
  12. Brian Hioe, «Is China Attempting to Influence Taiwanese Elections through Social Media?», New Bloom, 13 de abril de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://newbloommag.net/2019/04/13/fb-page-approach-china/.
  13. Raymond Zhong, «Awash in Disinformation before Vote, Taiwan Points Finger at China», New York Times (sitio web), 6 de enero de 2020, accedido 21 julio de 2020, https://www.nytimes.com/2020/01/06/technology/taiwan-election-china-disinformation.html; Emily Feng, «How Taiwan Is Bracing Itself against a New Wave of Disinformation Ahead of Elections», National Public Radio, 4 de diciembre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.npr.org/2019/12/04/784883378/how-taiwan-is-bracing-itself-against-a-new-wave-of-disinformation-ahead-of-elect; Schmitt y Mazza, «Blinding the Enemy», 8.
  14. Stanford Internet Observatory, «Taiwan Election: Disinformation as a Partisan Issue», Stanford University, Freeman Spogli Institute for International Studies, 21 de enero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://fsi.stanford.edu/news/taiwan-disinformation-partisan-issue.
  15. Brian Hioe, «Fighting Fake News and Disinformation in Taiwan: An Interview with Puma Shen», New Bloom, 6 de enero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://newbloommag.net/2020/01/06/puma-shen-interview/.
  16. Keoni Everington, «Witnesses Refute Report Stranded Taiwanese in Japan Had to Identify Themselves as Chinese», Taiwan News, 7 de septiembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.taiwannews.com.tw/en/news/3524492.
  17. Keoni Everington, «Breaking News: Director of Taiwan Representative Office in Osaka Commits Suicide», Taiwan News, 14 de septiembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.taiwannews.com.tw/en/news/3529766.
  18. Jessica Drun, «Taiwan’s Social Media Landscape: Ripe for Election Interference?», Center for Advanced China Research, 13 de noviembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.ccpwatch.org/single-post/2018/11/13/Taiwans-Social-Media-Landscape-Ripe-for-Election-Interference.
  19. Craig Silverman, «Chinese Trolls Are Spreading Coronavirus Disinformation in Taiwan», Buzzfeed News, 5 de marzo de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.buzzfeednews.com/article/craigsilverman/chinese-trolls-coronavirus-disinformation-taiwan.
  20. Nick Monaco, «No Rest for the Sick: Coronavirus Disinformation from Chinese Users Targets Taiwan», Medium, 5 de marzo de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://medium.com/digintel/china-coronavirus-disinfo-targets-taiwan-2490d99ce6a9.
  21. «Guo’an Danwei: Fan Nian Gai Chen Kang You Zhongguo Shili Jieru» [Oficina del Ministerio de Defensa: Protestas contra la reforma de la pensión, fuerzas chinas involucradas], Liberty Times Net (sitio web), 18 de julio de 2017, accedido 31 de julio de 2020, https://news.ltn.com.tw/news/focus/paper/1119633.
  22. One Country, One Censor: How China Undermines Media Freedom in Hong Kong and Taiwan (Nueva York: Committee to Protect Journalists, 16 de diciembre de 2019), accedido 21 de julio de 2020, https://cpj.org/reports/2019/12/one-country-one-censor-china-hong-kong-taiwan-press-freedom/.
  23. Hsu, «China’s Influence on Taiwan’s Media».
  24. Huang Jaw-Nian, «The China Factor in Taiwan’s Media», China Perspectives, nro. 3 (marzo de 2017): 27–36, accedido 21 de julio de 2020, https://journals.openedition.org/chinaperspectives/7388.
  25. «Taiwan», Reporters without Borders, accedido 21 de julio de 2020, https://rsf.org/en/taiwan.
  26. Cole, «Chinese Disinformation in Taiwan».
  27. Lihyun Lin, «Taiwan», en Reuters International Digital News Report 2019, ed. Nic Newman et al. (Oxford, UK: Reuters Institute for the Study of Journalism, 2019), 144, accedido 21 de julio de 2020, https://reutersinstitute.politics.ox.ac.uk/sites/default/files/inline-files/DNR_2019_FINAL.pdf.
  28. «Taiwan Profile – Media», BBC News, 1 de octubre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.bbc.com/news/world-asia-16177291.
  29. Lin, «Taiwan», 144.
  30. Silverman, «Chinese Trolls Are Spreading Coronavirus Disinformation in Taiwan».
  31. J. Michael Cole, «Disinformation Targets Legitimacy of Taiwan’s Passport», Taiwan Sentinel, 1 de agosto de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://sentinel.tw/disinformation-targets-legitimacy-of-taiwans-passport/.
  32. John Dotson, «Chinese Covert Social Media Propaganda and Disinformation Related to Hong Kong», The Jamestown Foundation, 6 de septiembre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://jamestown.org/program/chinese-covert-social-media-propaganda-and-disinformation-related-to-hong-kong/.
  33. «Taiwan Warns of ‘Rampant’ Fake News Amid China Interference Fears», Straits Times, 2 de abril de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.straitstimes.com/asia/east-asia/taiwan-warns-of-rampant-fake-news-amid-china-interference-fears; Caleb Chen, «Taiwan Says No to Chinese Influence by Blocking Tencent and Baidu’s Censored Video Streaming Platforms», Privacy News Online, 31 de marzo de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.privateinternetaccess.com/blog/taiwan-to-block-baidu-and-tencent-video-streaming-services-in-name-of-national-security-concerns/.
  34. Lauren Dickey, «Confronting the Challenge of Online Disinformation in Taiwan», en Taiwan Security Brief: Disinformation, Cybersecurity, and Energy Challenges, ed. Yuki Tatsumi, Pamela Kennedy y Jason Li (Washington, DC: Stimson Center, 2019), 11–22, accedido 21 de julio de 2020, https://www.stimson.org/wp-content/files/file-attachments/StimsonTaiwanSecurityBrief2019.pdf.
  35. Ministry of Culture, «Cong ‘Gonggong Dianshi Fa’ Maixiang ‘Gonggong eiti Fa’ Wenhuabu Yi Qianzhan Siwei Bai Hua Gonggong Meiti» [De la «ley de televisión pública» a la «ley de medios públicos»: El pensamiento del Ministerio de Cultura sobre los medios de comunicación públicos], comunicado de prensa, 20 de septiembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, ; Lin, «Taiwan», 144.
  36. Daniel Funke y Daniela Flamini, «A Guide to Anti-Misinformation Actions around the World», Poynter, última actualización 13 de agosto de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.poynter.org/ifcn/anti-misinformation-actions/#taiwan.
  37. «Taiwan Passes Law Targeting Chinese Political Interference», Associated Press, 31 de diciembre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://apnews.com/43e9cf4cd5190c6c296854f88cfbef78.
  38. Ralph Jennings, «Taiwan’s Anti-Infiltration Bill Sends Relations with China to New Low», VOA News, 1 de enero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.voanews.com/east-asia-pacific/taiwans-anti-infiltration-bill-sends-relations-china-new-low.
  39. Huang Tzu-ti, «Pro-China Master Chain Quits Taiwan», Taiwan News, 1 de enero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.taiwannews.com.tw/en/news/3848481.
  40. «Chengli Zhongzhi» [Purpose of establishment], Taiwan Fact Check Center, accedido 21 de julio de 2020, https://tfc-taiwan.org.tw/about/purpose.
  41. Olivia Yang, «Defending Democracy through Media Literacy», Taiwan Democracy Bulletin 3, nro. 6 (octubre de 2019), accedido 21 de julio de 2020, https://bulletin.tfd.org.tw/tag/fake-news-cleaner/.
  42. Emma Charlton, «How Finland Is Fighting Fake News—in the Classroom», World Economic Forum, 21 de mayo de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.weforum.org/agenda/2019/05/how-finland-is-fighting-fake-news-in-the-classroom/.
  43. Joseph Kahne y Benjamin Bowyer, «Educating for Democracy in a Partisan Age: Confronting the Challenges of Motivated Reasoning and Misinformation», American Education Research Journal 54, nro. 1 (febrero de 2017): 3–34, accedido 31 de julio de 2020, https://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.3102/0002831216679817.
  44. Charlton, «How Finland Is Fighting Fake News»; Nicola Smith, «Schoolkids in Taiwan Will Now Be Taught How to Identify Fake News», Time (sitio web), 7 de abril de 2017, accedido 21 de julio de 2020, https://time.com/4730440/taiwan-fake-news-education/.
  45. Steven Butler y Iris Hsu, «Q&A: Taiwan’s Digital minister on Combatting Disinformation without Censorship», Committee to Protect Journalists, 23 de mayo de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://cpj.org/2019/05/qa-taiwans-digital-minister-on-combatting-disinfor/.
  46. Richard C. Bush, «Taiwan’s Local Elections, Explained», Brookings Institution, 5 de diciembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.brookings.edu/blog/order-from-chaos/2018/12/05/taiwans-local-elections-explained/.
  47. Kevin Luo y Fang-Yu Chen, «Four Key Takeaways from Taiwan’s Recent Election Surprises», Washington Post (sitio web), 17 de diciembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.washingtonpost.com/news/monkey-cage/wp/2018/12/17/four-key-takeaways-from-taiwans-recent-election-surprises/.
  48. Ibid.
  49. Tsai Ing-wen, «Quan Taiwan de Xuanqing Dou Hen Guijue», [Las elecciones de Taiwán son muy complejas], Facebook, 14 de noviembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.facebook.com/tsaiingwen/posts/10155488042376065?__tn__=-R.
  50. Aaron Tu, Lin Ching-chuan y William Hetherington, «PRC Funding of Campaigns Probed», Taipei Times (sitio web), 23 de octubre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, http://www.taipeitimes.com/News/front/archives/2018/10/23/2003702864.
  51. Alice Su, «Can Fact-Checkers Save Taiwan from a Flood of Chinese Fake News?», Los Angeles Times (sitio web), 16 de diciembre de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.latimes.com/world-nation/story/2019-12-16/taiwan-the-new-frontier-of-disinformation-battles-chinese-fake-news-as-elections-approach.
  52. Chris Horton, «Specter of Meddling by Beijing Looms over Taiwan’s Elections», New York Times (sitio web), 22 de noviembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.nytimes.com/2018/11/22/world/asia/taiwan-elections-meddling.html.
  53. Mark Magnier, «West Studies Beijing’s Disinformation Campaign in Taiwan Looking for Clues into Its Cyber Playbook», South China Morning Post (sitio web), 11 de enero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.scmp.com/news/china/article/3045648/west-studies-beijings-disinformation-campaign-taiwan-looking-clues-its.
  54. Feng, «How Taiwan Is Bracing Itself against a New Wave of Disinformation Ahead of Elections».
  55. Ibid.
  56. Cedric Sam, «Taiwan 2020 Election Results», Bloomberg, 11 de enero de 2020, accedido 3 de agosto de 2020, https://www.bloomberg.com/graphics/2020-taiwan-election-results/. El discurso de Xi Jinping en enero de 2019 demostró la hostilidad del Partido Comunista de China hacia Taiwán y su sistema democrático. Esto distanció a los votantes del Kuomintang de Pekín.
  57. Office of Senator Chris Murphy, «Murphy: What Additional Resources does the Global Engagement Center Need to Fight Propaganda Abroad?», comunicado de prensa, 6 de marzo de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.murphy.senate.gov/newsroom/press-releases/murphy-what-additional-resources-does-the-global-engagement-center-need-to-fight-propaganda-abroad.
  58. «Remarks by Patricia Watts Director of the Technology Engagement Team of the Global Engagement Center at U.S.-Taiwan Tech Challenge Day 1», American Institute in Taiwan, 19 de febrero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.ait.org.tw/remarks-by-patricia-watts-director-of-the-technology-engagement-team-of-the-global-engagement-center-at-u-s-taiwan-tech-challenge-day-1/.
  59. «AIT Welcomes Applications for Notice of Funding Opportunities», American Institute in Taiwan, 17 de abril de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.ait.org.tw/ait-welcomes-applications-for-notice-of-funding-opportunities/.
  60. «Remarks by Patricia Watts»; Teng Pei-ju, «Taiwan Tech Team Wins $US175,000 in US-Funded Competition to Combat Disinformation», Taiwan News, 20 de febrero de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.taiwannews.com.tw/en/news/3878942.
  61. Taiwan Travel Act, Pub. L. No. 115-135 (2018).
  62. Taiwan Allies International Protection and Enhancement Initiative (TAIPEI) Act of 2019, Pub. L. No. 116-135 (2020).
  63. Dickey, «Confronting the Challenge of Online Disinformation in Taiwan», 13.
  64. «Countering Propaganda: NATO Spearheads Use of Behavioural Change Science», NATO Strategic Communications Centre of Excellence, 12 de mayo de 2015, accedido 21 de julio de 2020, https://stratcomcoe.org/countering-propaganda-nato-spearheads-use-behavioural-change-science.
  65. «Questions and Answers about the East StratCom Task Force», European External Action Service, 12 de mayo de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://eeas.europa.eu/headquarters/headquarters-homepage/2116/-questions-and-answers-about-the-east-stratcom-task-force_en.
  66. Katarina Kertysova, «Artificial Intelligence and Disinformation: How AI Changes the Way Disinformation Is Produced, Disseminated, and Can Be Countered», edición especial, Security and Human Rights 29 (2018): 55–81.
  67. Cade Metz y Scott Blumenthal, «How A.I. Could Be Weaponized to Spread Disinformation», New York Times (sitio web), 7 de junio de 2019, accedido 21 de julio de 2020, https://www.nytimes.com/interactive/2019/06/07/technology/ai-text-disinformation.html.
  68. Jason Bloomberg, «Fake News? Big Data and Artificial Intelligence to the Rescue», Forbes (sitio web), 8 de enero de 2017, accedido 21 de julio de 2020, https://www.forbes.com/sites/jasonbloomberg/2017/01/08/fake-news-big-data-and-artificial-intelligence-to-the-rescue/.
  69. Hannah Rashkin et al., «Truth of Varying Shades: Analyzing Language in Fake News and Political Fact-Checking», Proceedings of the 2017 Conference on Empirical Methods in Natural Language Processing (7–11 de septiembre de 2017): 2931–37, accedido 21 de julio de 2020, https://www.aclweb.org/anthology/D17-1317.pdf.
  70. Reza Hasmath y Jennifer Y. J. Hsu, «How Chinese Norms Are Going Global», The Diplomat (sitio web), 16 de noviembre de 2019, accedido 3 de agosto de 2020, https://thediplomat.com/2019/11/how-chinese-norms-are-going-global/.
  71. Anthony Garreffa, «Taiwan Rejects Huawei on 5G Rollout: Chunghwa Telecom Chooses Nokia», Tweak Town, 18 de marzo de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.tweaktown.com/news/71323/taiwan-rejects-huawei-on-5g-rollout-chunghwa-telecom-chooses-nokia/index.html.
  72. «Taiwan Reinforces Ban on Huawei Network Equipment», Voice of America News, 11 de diciembre de 2018, accedido 21 de julio de 2020, https://www.voanews.com/east-asia/taiwan-reinforces-ban-huawei-network-equipment.
  73. Ben Blanchard, «Taiwan, WHO Spar Again over Coronavirus Information Sharing», Reuters, 11 de abril de 2020, accedido 21 de julio de 2020, https://www.reuters.com/article/us-health-coronavirus-taiwan/taiwan-who-spar-again-over-coronavirus-information-sharing-idUSKCN21T0BA.

 

Linda Zhang es investigadora asociada de Economía, Economía Política y Seguridad de China en el American Enterprise Institute. Fue becaria en la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China y asistente especial en la Fundación U.S.-China Strong. Tiene una maestría en Estudios Estratégicos por la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de Johns Hopkins, un certificado en Estudios Chinos del Centro Hopkins-Nanjing y una licenciatura en Relaciones Internacionales y Economía por la Universidad de Boston.

Volver al inicio