Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

Segundo-Trimestre-2021

Facebook Twitter LinkedIn Email App

El poder disuasivo de China

Creando desafíos de antiacceso en el Indo-Pacífico

Mayor Robert F. Gold, Ejército de EUA

Descargar PDF depuy

BRICS leaders (<em>from left to right</em>) Vladimir Putin, Narendra Modi, Dilma Rousseff, Xi Jinping, and Jacob Zuma.

En 1949, decenas de tropas nacionalistas chinas y refugiados civiles bajo el liderazgo de Chiang Kai-shek huyeron a Taiwán para escapar de la embestida de las fuerzas comunistas en China continental. Los grandes combates de la sangrienta guerra civil china terminaron; sin embargo, la falta de un armisticio o de un tratado de paz hizo que el conflicto permaneciera políticamente indeciso. Desde 1949, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha tratado de anexionar Taiwán y poner a los nacionalistas chinos bajo el control del PCCh. El paso del tiempo no ha disminuido el interés chino en este esfuerzo. Esta amenaza a Taiwán ha demostrado ser una cuestión geopolítica duradera en la región.

Taiwán se encuentra aproximadamente a 180 kilómetros de la costa este de China, separado por lo que se conoce como el Estrecho de Taiwán. La nación insular también limita con el Mar de China Oriental, el Mar de China Meridional y el Mar de Filipinas. Estas aguas juegan un papel importante en la economía mundial. Aproximadamente el 80 por ciento del comercio mundial en volumen se mueve por mar, y alrededor de un tercio de ese tráfico se mueve a través del Mar de China Meridional por sí solo1. Se estima que esta cantidad de comercio en el Mar de China Meridional será de US$ 3.37 mil billones en 20162. Además del comercio interestatal, la región también es rica en recursos naturales, como los hidrocarburos, que impulsan las economías de la región. Taiwán está situado estratégicamente a lo largo de rutas comerciales y recursos energéticos. Esto lo pone en competencia con China, que busca dominar el comercio y los recursos necesarios para asegurar el estatus hegemónico en la región y a nivel mundial también.

La cantidad de comercio que transita por las aguas asiáticas y los recursos de la región no solo son de interés para China, sino también para Estados Unidos por razones económicas y de seguridad. Estados Unidos depende en gran medida del comercio a través de Asia. Por ejemplo, el comercio de bienes y servicios con los otros veinte Estados miembros del Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico en 2018 ascendió a un total de US$ 3.2 mil billones3. A Estados Unidos le conviene preservar la seguridad de la región para garantizar este flujo de bienes y servicios. Sin embargo, la presencia de Estados Unidos en la región es considerada como perturbadora por el Gobierno chino y entra en conflicto con sus intereses.

En los últimos años se han abordado mucho las capacidades chinas de antiacceso/negación de área en la región indopacífica. Estas discusiones tienden a centrarse en las crecientes capacidades militares chinas. Impulsada por el crecimiento económico, China ha pasado años reformando su ejército e invirtiendo en varias tecnologías militares. Los mapas de la región del Indo-Pacífico suelen mostrar abanicos rojos que indican las zonas del alcance de los misiles antiaéreos y antibuque chinos. Sin embargo, a pesar de la amenaza que pueden suponer estas armas, el poderío militar es solo un componente del poder nacional de China utilizado para denegar a Estados Unidos el acceso a la región, especialmente si se trata de defender a Taiwán, que es estratégicamente importante. China ha pasado años utilizando la diplomacia, las operaciones de información y la inversión económica para dar forma al entorno mundial e influenciar a sus vecinos. Sin embargo, a pesar de sus perspectivas mundiales, China sigue mirando al otro lado del Estrecho de Taiwán y desea completar su objetivo a largo plazo de anexionar Taiwán. Los esfuerzos diplomáticos, informativos y económicos de China están estableciendo las condiciones para permitir que China anexione Taiwán en el futuro por medio del aislamiento. Además, estos medios no militares de poder nacional están trabajando para separar a Estados Unidos de sus aliados regionales y negar acceso rápido a los posibles puntos de crisis. Para las Fuerzas Armadas de EUA, superar los misiles antibuque y antiaéreos chinos es solo un problema para acceder a la región. Potencialmente, las Fuerzas Armadas de EUA pueden algún día enfrentarse a una realidad en la que el acceso a los puertos marítimos y aeropuertos en el Indo-Pacífico no solo se verán obstaculizado por los misiles de largo alcance, sino también por las maniobras políticas chinas y la inversión extranjera. Esta realidad requerirá que las Fuerzas Armadas de EUA, especialmente el Ejército, estén preparadas para llevar a cabo una serie de operaciones anfibias en las zonas costeras de la región. Esto será vital para proteger los intereses de EUA y los aliados en la región.

La diplomacia china en el ambiente estratégico

Políticamente, China está muy activa a nivel mundial gracias a su Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda (BRI). La BRI fue anunciada por el Presidente chino Xi Jinping durante un viaje a Kazajstán en 2013 y es una estrategia de desarrollo mundial que abarca decenas de países4. El propósito de esta estrategia para China es crear nuevos corredores y oportunidades comerciales en todo el mundo a través de las rutas terrestres y marítimas. Además, el aumento de la interacción económica con otros países permite a China aumentar también sus interacciones culturales con ellos. China espera completar esta iniciativa en 2049 para coincidir con el centenario de la llegada al poder del PCCh en China. Para lograr este objetivo, China sigue estando comprometida políticamente de varias formas. Parte de la estrategia china consiste en seguir participando en organizaciones internacionales para demostrar su capacidad de líder regional y mundial. A través de estos foros internacionales, China emprende campañas diplomáticas para promover sus intereses y deslegitimar las reivindicaciones de los demás mediante el uso indebido de los sistemas y principios legales contra sus adversarios («lawfare») o el compromiso jurídico. Los corredores comerciales terrestres de China en Asia y Europa se benefician enormemente de la pertenencia del país a la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), de la que es miembro fundador. La OCS es una organización intergubernamental que se fundó originalmente para desempeñar un papel en la seguridad regional de Asia central. Sin embargo, su función se ha ampliado para aumentar los vínculos políticos y económicos entre los Estados miembros. Los miembros originales de la alianza eran China, Rusia, Kirguistán, Kazajstán y Tayikistán, pero ahora se ha incrementado para incluir a India, Pakistán y Uzbekistán. Varios Estados tienen la condición de observadores en la OCS y la organización mantiene un diálogo con Turquía, Camboya, Sri Lanka, Armenia, Azerbaiyán y Nepal. El compromiso político de China a través de su participación en la OCS ha permitido a China asegurar sus rutas terrestres para el BRI.

Gold-Fig-1

La OCS es solo un ejemplo de la participación china en instituciones intergubernamentales. China también desempeña un papel activo en las Naciones Unidas (ONU) al ocupar un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y al participar en organizaciones afiliadas a las Naciones Unidas como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Corte Penal Internacional. China también despliega regularmente tropas como parte de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU. La pertenencia activa a instituciones internacionales y a la comunidad mundial en general permite a China promover sus compromisos diplomáticos y mostrarse como líder en cuestiones internacionales importantes. Además, esto permite a China dar forma a los entornos estratégicos y operativos en el Indo-Pacífico, tratando de influenciar a los aliados de EUA en la esfera de influencia china y limitar las oportunidades de participación de EUA en la región.

El PCCh también utiliza su plataforma diplomática para deslegitimar a los competidores del Indo-Pacífico, ya que fomenta sus propios intereses. China hace esto a través de la guerra jurídica. China reclama varias islas pequeñas y arrecifes en el Pacífico, utilizando el lenguaje de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), lo que la pone en desacuerdo con países como Japón y Filipinas. La UNCLOS establece el derecho internacional que rige el uso de los océanos del mundo y sus recursos5. La UNCLOS otorga a los Estados la capacidad de reclamar derechos soberanos de una zona económica exclusiva que se extiende a doscientas millas náuticas de la costa, para incluir el uso del fondo marino6. Además, los Estados pueden reclamar mares territoriales que no pueden exceder de doce millas náuticas desde la línea de la costa7. Sin embargo, según la UNCLOS, las zonas que no tienen la capacidad para sostener la habitación humana no tienen una zona económica8.

China afirma que, históricamente, las islas Diaoyu (islas Senkaku en japonés), una pequeña zona deshabitada cerca de importantes rutas marítimas en el Mar de China Meridional, pertenecen al país. Esta zona ofrece posibles yacimientos de petróleo y gas natural, así como abundantes zonas de pesca9. Además, China está en desacuerdo con Filipinas por las islas Spratly y el Bajo de Masinloc. Estas áreas, como las islas Diaoyu, son posibles fuentes de recursos naturales para impulsar la economía china. China ha utilizado sus reivindicaciones sobre estas zonas como justificación para ocupar y construir varias islas artificiales en estas zonas. Intentando usar el lenguaje de la UNCLOS, China afirma que sus aguas territoriales se extienden a 12 millas náuticas de las costas de estas islas artificiales.

Esta reivindicación del Gobierno chino ha sido disputada en un tribunal internacional. El fallo de un tribunal internacional en La Haya en 2016 favoreció a Filipinas y determinó que el Gobierno chino no podía reclamar las aguas territoriales de las zonas que están principalmente sumergidas y que se encuentran dentro de las zonas económicas exclusivas de otros Estados10. Sin embargo, a pesar de este fallo, los chinos siguen desafiando las operaciones de libertad de navegación de la Armada de EUA en el Mar de China Meridional.

Gold-Fig-2

China también utiliza la guerra jurídica para mejorar su posicionamiento estratégico mediante la aplicación del derecho contractual. Como parte de la BRI, China, a través de empresas estatales, ha invertido en infraestructura o se ha asociado con otras naciones en proyectos de infraestructura. Estos proyectos incluyen puertos marítimos, aeropuertos e infraestructura energética. Los préstamos chinos a los Estados más pobres del Indo-Pacífico tienen el potencial de establecer una trampa de deuda si el Estado no cumple con su préstamo. Sri Lanka tuvo esa experiencia con la construcción del puerto de Hambantota, en la que se contrató a la China Harbor Engineering Company11. Sin embargo, el puerto no generó suficientes ingresos para permitir a Sri Lanka pagar los préstamos chinos que financiaron la construcción del puerto. Esto se debió a que la Autoridad Portuaria de Sri Lanka había llegado a un acuerdo con los chinos para retener el tráfico de contenedores en Hambantota durante un tiempo a fin de no socavar el tráfico de contenedores en el puerto de Colombo srilankesa12. Sri Lanka terminó debiendo a los chinos el equivalente a US$ 1300 millones sin poder pagar los préstamos respaldados por los chinos13. China ejerció los términos de su contrato con Sri Lanka y ordenó que un Grupo de Comerciantes de China se hiciera cargo de una participación mayoritaria en el puerto. Además, Sri Lanka se vio obligada a arrendar a los chinos 6070 hectáreas de tierra alrededor del puerto por un período de noventa y nueve años14. Estas acciones permitieron a los chinos obtener el control de un puerto marítimo en el Océano Índico.

El ejemplo de Hambantota es solo un ejemplo de la aplicación por parte de China de sus contratos con otros Gobiernos. Si bien el comportamiento chino con respecto a los préstamos no es necesariamente depredador por naturaleza, China, a través de sus empresas estatales, participa en todo el Indo-Pacífico en muchos proyectos con Estados que están económicamente subdesarrollados. Esto establece las condiciones para que China tenga al menos una participación minoritaria (o mayoritaria) en la infraestructura que Estados Unidos podría necesitar para proyectar fuerzas y desarrollar el poder de combate en caso de que China amenace a Taiwán. Estas condiciones proporcionan a los chinos una influencia política sobre las naciones anfitrionas que pueden aplicar para denegar a las fuerzas de EUA el uso de lugares críticos como puertos marítimos, aeropuertos y otras instalaciones clave. Además, la presencia de empresas chinas y sus trabajadores en esos lugares crea una preocupación de seguridad operacional para las fuerzas de EUA que se encuentran en una zona de concentración. En último lugar, el control de la infraestructura por parte de las empresas chinas posiblemente limitaría la cantidad de apoyo contractual en el que el Ejército de EUA podría confiar.

Actividades de influencia de China

Además de sus esfuerzos diplomáticos, China también utiliza las operaciones de información para manipular el entorno estratégico con el fin de degradar las asociaciones de seguridad con Estados Unidos en la región indopacífica. China también centra gran parte de sus actividades en el plano interno como parte de una estrategia de información cuidadosamente planificada. Como régimen autoritario, el PCCh controla estrictamente la Internet y otros medios de comunicación dentro de China para elaborar cuidadosamente su imagen al resto del mundo. Esto ha dado como resultado la ingeniería social del pueblo chino y empuja un mensaje nacionalista para que sus ciudadanos sean más patrióticos y apoyen los intereses estratégicos chinos. Por ejemplo, China se presenta como una víctima en relación con el fallo de un tribunal internacional sobre sus reclamaciones de islas en el Mar de China Meridional. Jugando el rol de víctima, China afirma que las operaciones de libertad de navegación de la Armada de EUA son un desafío directo a la soberanía china. Esto ha causado que los ciudadanos chinos expresen su indignación por los medios de comunicación social con algunos llamando a la guerra15.

Gold-Fig-3

Como ya se ha mencionado, las actividades de influencia de China no se limitan a su propio pueblo. China también utiliza la propaganda y los medios de comunicación social para interferir en la política de otros países y promover los valores culturales chinos16. China ha dirigido sus actividades de influencia hacia los ciudadanos chinos en países como Australia y Nueva Zelandia, así como en otros del Indo-Pacífico. Mediante la donación política vinculada a Pekín y el silenciamiento de los críticos extranjeros, China puede influir en el debate interno en países extranjeros para reexaminar las opiniones de esos países sobre las políticas de China. A través de estos terceros, China aboga en contra del reconocimiento de Taiwán, por el reconocimiento del modelo de desarrollo económico chino y por el fomento de las relaciones amistosas con China. Además, China también financia los Institutos Confucio de todo el mundo en los campus de las universidades y escuelas secundarias. Estos institutos tienen el objetivo de compartir la lengua y la cultura china con estudiantes y educadores. Sin embargo, los Institutos Confucio enseñan una visión matizada de la cultura china que desalienta el discurso crítico sobre las políticas chinas.

«

La degradación de las relaciones diplomáticas y de seguridad con los aliados de largo plazo de EUA haría más difícil para Estados Unidos proyectar el poder y lograr una estrategia de establecimiento de bases para equilibrar el poder chino.

»

Estas actividades de influencia sirven para aislar a Taiwán de la comunidad internacional y asegurar que sea más vulnerable a los objetivos chinos de reunificación. En 2018, según el Departamento de Defensa de EUA, Taiwán perdió tres socios diplomáticos, por lo que solo diecisiete países de todo el mundo conceden reconocimiento diplomático a Taiwán17. Además, muchas instituciones internacionales, como las Naciones Unidas, siguen negando a Taiwán el reconocimiento oficial. Los esfuerzos de China por influir en la opinión también han tenido como consecuencia que algunos ciudadanos de Taiwán pidan la reunificación con China18. El resultado sería la creación de un entorno operativo dinámico y complejo si Estados Unidos acudiera en ayuda de Taiwán en caso de un intento de anexión hostil por parte de China. Lo más importante para Estados Unidos es que las actividades de influencia china actúan como una cuña entre Estados Unidos y sus aliados en el Indo-Pacífico. Aunque socava las asociaciones de seguridad de EUA, China no quiere necesariamente convertirse en el socio de seguridad preferido en el Indo-Pacífico19. Las grandes distancias del Pacífico y la geografía hacen que Estados Unidos dependa de la cooperación en materia de seguridad con países de toda la región para asegurar los intereses estadounidenses. La degradación de las relaciones diplomáticas y de seguridad con los aliados de largo plazo de EUA haría más difícil para Estados Unidos proyectar el poder y lograr una estrategia de establecimiento de bases para equilibrar el poder chino.

Usar la economía para configurar el ambiente

El crecimiento de la economía china ha sido notable desde que la reforma económica se convirtió en una prioridad para el Gobierno chino a finales de 1970. Como país comunista, la economía china se planificó centralmente durante décadas y los dirigentes chinos hicieron hincapié en la autarquía, o autosuficiencia económica. La economía china se basaba en la agricultura y no interactuaba mucho con la economía mundial. Sin embargo, gracias a la implementación de políticas de reforma económica, los chinos han podido pasar a una economía más basada en el mercado. Pero es importante reconocer que la economía china, si bien es una economía de mercado, sigue siendo socialista.

Una gran diferencia entre la economía china y los mercados capitalistas es el nivel de participación del gobierno en el mercado. La presencia de empresas estatales dentro de China permite al PCCh mantener un grado de control del mercado. Las empresas estatales solo constituyen el 3 por ciento de las empresas que operan en China, pero estas empresas representan el 40 por ciento del capital empresarial dentro de China20. Esta limitación del control privado de los activos de capital por parte de China es distinta de una economía de mercado capitalista en la que se fomenta el control privado sobre la intervención del Gobierno. Sin embargo, el control chino del mercado a través de la acción gubernamental le permite influir más directamente en el curso de su propia economía.

El beneficio para China al aflojar las restricciones económicas es que ha alentado a individuos y a otras empresas comerciales a participar más plenamente en el mercado mundial21. China trata de aprovechar esto a través de la BRI, como se mencionó anteriormente. Para apoyar la BRI, China también ha establecido el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura. Este banco es una institución de préstamo que China utiliza para apoyar sus proyectos de inversión en infraestructura no solo en la región indopacífica, sino también en el resto de Asia, África, América del Sur y Europa. Se cree que el Gobierno de China participa en la construcción u operación de al menos cuarenta y dos puertos en treinta y cuatro países de todo el mundo22. Además, en 2015 se informó de que la Administración de Aviación Civil de China tenía en marcha 51 proyectos en aeropuertos relacionados con la BRI23.

La reforma económica china ha dado lugar a un aumento del producto interno bruto y de la riqueza neta que ha permitido sacar de la pobreza a casi mil millones de chinos. Sin embargo, a pesar del aumento de la riqueza relativa, China sigue siendo una gran fuente de mano de obra barata. Esto ha atraído inversión extranjera directa a China, ya que los fabricantes buscan aprovechar una mano de obra más barata para reducir sus costos de fabricación y aumentar sus ganancias.Estas actividades de influencia sirven para aislar a Taiwán de la comunidad internacional y asegurar que sea más vulnerable a los objetivos chinos de reunificación. En 2018, según el Departamento de Defensa de EUA, Taiwán perdió tres socios diplomáticos, por lo que solo diecisiete países de todo el mundo conceden reconocimiento diplomático a Taiwán17. Además, muchas instituciones internacionales, como las Naciones Unidas, siguen negando a Taiwán el reconocimiento oficial. Los esfuerzos de China por influir en la opinión también han tenido como consecuencia que algunos ciudadanos de Taiwán pidan la reunificación con China18. El resultado sería la creación de un entorno operativo dinámico y complejo si Estados Unidos acudiera en ayuda de Taiwán en caso de un intento de anexión hostil por parte de China. Lo más importante para Estados Unidos es que las actividades de influencia china actúan como una cuña entre Estados Unidos y sus aliados en el Indo-Pacífico. Aunque socava las asociaciones de seguridad de EUA, China no quiere necesariamente convertirse en el socio de seguridad preferido en el Indo-Pacífico19. Las grandes distancias del Pacífico y la geografía hacen que Estados Unidos dependa de la cooperación en materia de seguridad con países de toda la región para asegurar los intereses estadounidenses. La degradación de las relaciones diplomáticas y de seguridad con los aliados de largo plazo de EUA haría más difícil para Estados Unidos proyectar el poder y lograr una estrategia de establecimiento de bases para equilibrar el poder chino.

Usar la economía para configurar el ambiente

El crecimiento de la economía china ha sido notable desde que la reforma económica se convirtió en una prioridad para el Gobierno chino a finales de 1970. Como país comunista, la economía china se planificó centralmente durante décadas y los dirigentes chinos hicieron hincapié en la autarquía, o autosuficiencia económica. La economía china se basaba en la agricultura y no interactuaba mucho con la economía mundial. Sin embargo, gracias a la implementación de políticas de reforma económica, los chinos han podido pasar a una economía más basada en el mercado. Pero es importante reconocer que la economía china, si bien es una economía de mercado, sigue siendo socialista.

Una gran diferencia entre la economía china y los mercados capitalistas es el nivel de participación del gobierno en el mercado. La presencia de empresas estatales dentro de China permite al PCCh mantener un grado de control del mercado. Las empresas estatales solo constituyen el 3 por ciento de las empresas que operan en China, pero estas empresas representan el 40 por ciento del capital empresarial dentro de China20. Esta limitación del control privado de los activos de capital por parte de China es distinta de una economía de mercado capitalista en la que se fomenta el control privado sobre la intervención del Gobierno. Sin embargo, el control chino del mercado a través de la acción gubernamental le permite influir más directamente en el curso de su propia economía.

El beneficio para China al aflojar las restricciones económicas es que ha alentado a individuos y a otras empresas comerciales a participar más plenamente en el mercado mundial21. China trata de aprovechar esto a través de la BRI, como se mencionó anteriormente. Para apoyar la BRI, China también ha establecido el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura. Este banco es una institución de préstamo que China utiliza para apoyar sus proyectos de inversión en infraestructura no solo en la región indopacífica, sino también en el resto de Asia, África, América del Sur y Europa. Se cree que el Gobierno de China participa en la construcción u operación de al menos cuarenta y dos puertos en treinta y cuatro países de todo el mundo22. Además, en 2015 se informó de que la Administración de Aviación Civil de China tenía en marcha 51 proyectos en aeropuertos relacionados con la BRI23.

La reforma económica china ha dado lugar a un aumento del producto interno bruto y de la riqueza neta que ha permitido sacar de la pobreza a casi mil millones de chinos. Sin embargo, a pesar del aumento de la riqueza relativa, China sigue siendo una gran fuente de mano de obra barata. Esto ha atraído inversión extranjera directa a China, ya que los fabricantes buscan aprovechar una mano de obra más barata para reducir sus costos de fabricación y aumentar sus ganancias.

«

El aumento de la riqueza china le ha permitido invertir en proyectos de infraestructura que han incrementado la esfera de influencia de China y le han permitido posicionarse en todo el mundo.

»

China se ha beneficiado enormemente de su creciente riqueza, que utiliza para financiar la reforma de sus Fuerzas Armadas y ampliar su esfera de influencia mediante inversiones específicas. Las reformas militares chinas han estado en curso durante muchos años. El propósito de estas reformas es permitir que el ejército chino compita más eficazmente con Estados Unidos y Japón. Además, un ejército más fuerte permite a China asegurar sus intereses en el extranjero a través de su propia proyección de fuerza.

Como parte de sus reformas, el Ejército Popular de Liberación redujo trescientos mil efectivos de sus filas y condensó sus siete regiones militares a cinco teatros de operaciones en los últimos años24. Esto no solo permite un mando y control más eficiente de las fuerzas chinas, sino que también libera una parte significativa del presupuesto militar chino para adquisiciones. El aumento de la riqueza china ha permitido la adquisición de nuevos misiles (por ejemplo, el «destructor de portaaviones» tipo DF-21), aviones de quinta generación y buques de guerra. Hoy en día, China mantiene dos portaaviones, uno de los cuales compró de Rusia (el Liaoning) y otro que ha construido en el país (el Shandong). Estos portaaviones señalan la intención de China de extender su influencia más allá de las aguas territoriales chinas.

China también ha aumentado su inversión en buques anfibios y en la estructura de la fuerza. La Armada del Ejército Popular de Liberación mantiene cinco buques muelles de transporte anfibio tipo 071 y tres más en construcción hasta 201825. Además, en 2019, se informó que la Armada del Ejército Popular de Liberación tenía planes de construir tres buques de desembarco de helicópteros tipo 075. El PCCh también ha aumentado el extrañamente denominado Cuerpo de Infantería Naval del Ejército Popular de Liberación de solo dos brigadas a siete brigadas26. Además, se informa de que dos divisiones de las fuerzas terrestres del Ejército Popular de Liberación se han reestructurado como brigadas anfibias mecanizadas de armas combinadas27. Al igual que los portaaviones de China, el aumento de la capacidad anfibia permite a China proyectar su poder en el extranjero e indica que desea luchar de manera expedicionaria como lo hace Estados Unidos.

La reforma económica china le ha permitido hacer varias cosas. El aumento de la riqueza china le ha permitido invertir en proyectos de infraestructura, que han aumentado la esfera de influencia de China y la posicionan en todo el mundo. Los proyectos de infraestructura china en puertos marítimos y aeropuertos civiles ofrecen lugares potenciales para que el Gobierno chino proyecte y construya su propio poder de combate en respuesta a los intereses chinos en todo el mundo. Además, China ha utilizado su riqueza para influir en otros Estados en búsqueda de sus objetivos políticos. Un resultado de esto es el creciente aislamiento del Gobierno de Taiwán, ya que menos Estados lo reconocen diplomáticamente. El aumento de la riqueza china también ha apoyado el gasto masivo en la reforma militar del Gobierno chino. Este aumento de los gastos militares permite al Ejército Popular de Liberación ser más competitivo con Estados Unidos y sirve para crear un instrumento de poder duro que puede obligar a Taiwán a la reunificación.

Lo que esto significa para Estados Unidos

A pesar de los esfuerzos de China por dar forma a la región indopacífica, es importante señalar que los chinos no han bloqueado el acceso de Estados Unidos a la región; solo lo han hecho más difícil. Por muchos años, Estados Unidos se ha posicionado para defender sus intereses fuera del territorio continental de EUA. Esto ha incluido tropas desplegadas en posiciones avanzadas, así como existencias de equipamiento preposicionados. Estados Unidos todavía es muy capaz de enfrentarse a sus adversarios en todo el mundo. Sin embargo, una vulnerabilidad de las Fuerzas Armadas de EUA es su dependencia de la infraestructura existente para apoyar el requisito logístico para desarrollar el poder de combate y luchar en el extranjero.

En las dos últimas décadas, Estados Unidos ha dependido especialmente de los aeropuertos y puertos marítimos para recibir grandes cantidades de personal y equipo para la recepción, concentración, avance e integración en un teatro de operaciones. Además, las Fuerzas Armadas de EUA dependen cada vez más del apoyo de contratistas para satisfacer sus necesidades logísticas operacionales. Sin embargo, las operaciones en el Indo-Pacífico pueden requerir un distinto enfoque en el futuro que sea menos dependiente de las instalaciones existentes y del apoyo de contratistas. Las Fuerzas Armadas de EUA deben estar preparadas para un entorno no permisivo en el que no tenga acceso a la infraestructura que necesitan para llevar a cabo las operaciones de combate a gran escala. En este tipo de entorno, es posible que la fuerza conjunta tenga que llevar a cabo operaciones de asalto anfibio distribuidas, abrir o construir puertos marítimos, construir pistas de aterrizaje y realizar operaciones conjuntas de logística en tierra para sostener las operaciones. En el futuro, es posible que Estados Unidos tenga que lograr el acceso a una parte del Indo-Pacífico luchando en tierra para tomar o construir las instalaciones que necesitan para luchar y ganar.

«

Estados Unidos deberá estar preparado para llevar a cabo operaciones anfibias y ganar acceso a infraestructura crítica necesaria para sostener las operaciones en la región indopacífica.

»

Sin embargo, mientras China construye la capacidad anfibia, la habilidad de llevar a cabo las operaciones anfibias de las Fuerzas Armadas de EUA ha ido disminuyendo constantemente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial28. Aun asi, de estos buques de guerra anfibios, solo dieciséis pueden ser capaces de apoyar las operaciones en un momento dado29. Además, el Cuerpo de Infantería de Marina de EUA está revisando su diseño de fuerza para alejarse de los asaltos anfibios a gran escala y del combate terrestre sostenido. En cambio, el Cuerpo de Infantería de Marina se está moviendo hacia un diseño de fuerza que le permitiría operar en formaciones más pequeñas y tomar control de bases avanzadas expedicionarias desde las que se podría emplear fuego de precisión contra un adversario.

El Ejército de EUA tiene un papel importante que desempeñar como parte de una fuerza conjunta en la región del Indo-Pacífico. Tiene las formaciones de combate, los fuegos de precisión y la capacidad logística para tomar el terreno y llevar a cabo operaciones sostenidas. Aunque la capacidad anfibia del Ejército es deficiente, es una capacidad que será necesaria para superar los desafíos de acceso presentados por China en la región indopacífica. El Ejército mantiene una flota de embarcaciones menores que es tripulada por el Cuerpo de Transporte. Esto permite el movimiento operacional y la maniobra de los soldados y el equipamiento en los ambientes litorales. Sin embargo, esta flota de embarcaciones es demasiado pequeña y es más adecuada para su uso en entornos permisivos. Además, el reducido número de soldados que operan estas naves son los únicos expertos en operaciones anfibias en el Ejército hoy en día. Existe una gran brecha en los conocimientos institucionales para completamente integrar las fuerzas del Ejército en la planificación conjunta de operaciones anfibias.

Sin embargo, el Ejército no siempre ha sido reacio a realizar operaciones anfibias. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército participó en cincuenta y ocho de sesenta y una operaciones anfibias30. El Ejército también participó en seis grandes operaciones de asalto y apoyó otras siete operaciones anfibias junto con la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina. Las unidades anfibias de ingenieros del Ejército también demostraron su valor durante la Guerra de Corea al permitir que las fuerzas de la ONU realizaran maniobras de costa a costa en las regiones costeras de la península coreana. Sin embargo, después de la Guerra de Corea, la gestión de las embarcaciones anfibias se transfirió al Cuerpo de Transporte del Ejército31. A mediados de los 1960, las últimas unidades anfibias del ejército fueron desactivadas cuando el Ejército se centró en la lucha contra las grandes formaciones de tanques soviéticos en Europa. Con estas últimas unidades se fueron los conocimientos institucionales para planificar y llevar a cabo operaciones anfibias dirigidas por el Ejército.

Xi-desk.png

«China tiene una enorme variedad de herramientas multimedia para llevar a cabo las “operaciones de información”. Aprovecha las operaciones en línea, las producciones audiovisuales y, por supuesto, los medios tradicionales de periódicos y canales de noticias de televisión. Según se informa, China controla más de tres mil canales de televisión pública en el mundo, más de ciento cincuenta canales de televisión de pago, aproximadamente dos mil quinientos estaciones de radio, unos dos mil periódicos y diez mil revistas y más de tres millones de sitios web. El más grande y por mucho el más importante medio en esta maquinaria de propaganda es el Global Times. Es un tabloide del que se ha apropiado el Partido Comunista Chino (PCCh) y que ahora intenta hacerse pasar por un diario. En el pasado, solo se publicaba en chino para consumo interno; en 2009 comenzó a publicarse en inglés para atender a los “lectores internacionales”».

Extracto del artículo cortesía de «The Global Times: Obnoxious Headquarter of Chinese Information Warfare», del coronel (retirado) Jaibans Singh, NewsBharati, 23 de septiembre de 2020, https://www.newsbharati.com/Encyc/2020/9/23/Information-Global-Times-.html.

Foto: El presidente chino Xi Jinping pronuncia un discurso el 18 de mayo de 2020 durante la 73ª Asamblea Mundial de la Salud en Beijing. (Foto de Li Xueren, Agencia de Noticias Xinhua)

Una forma de restaurar la capacidad anfibia en el Ejército de EUA sería crear una brigada multifuncional de ingenieros y personal logístico llamada Brigada de Apoyo Anfibio de Ingenieros (EASB)32. Esta brigada combinaría parte de la flota de embarcaciones del Ejército con tropas de ingeniería que podrían ayudar a establecer los campamentos base necesarios para apoyar a la fuerza conjunta en el Indo-Pacífico. Además, este tipo de formación sería útil para la apertura o el despeje de los puertos marítimos, o incluso la construcción de instalaciones portuarias temporales, si fuera necesario. La EASB sería capaz de llevar a cabo operaciones de construcción y de ingeniería de combate para sostener y apoyar el combate a gran escala33. En un ambiente no permisivo como el que China está configurando en el Indo-Pacífico, la EASB contribuiría a ganar el acceso para las fuerzas estadounidenses a la región en caso de una crisis, como una guerra entre Taiwán y China. Para el Ejército, formar un nuevo tipo de organización para mejorar su capacidad de llevar a cabo operaciones anfibias es solo un paso. El entrenamiento y educación serían necesarios para preparar mejor al personal del Ejército para llevar a cabo operaciones anfibias en las regiones costeras del mundo. Para ello, el Ejército debería coordinar con la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina de EUA la realización de entrenamiento y ejercicios anfibios conjuntos. Esto permitiría compartir las lecciones aprendidas, aumentar los conocimientos institucionales de los soldados en cuanto a la planificación y ejecución de las operaciones anfibias y optimizar la integración del Ejército en futuras operaciones anfibias conjuntas34. Además, el Ejército podría trabajar con la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina para invertir en nuevos conectores de barco a tierra que permitan a las fuerzas estar mejor protegidas en ambientes no permisivos.

Conclusión

China ha sido inteligente al utilizar sus instrumentos de poder nacional para manipular el ambiente estratégico en el Indo-Pacífico, especialmente en lo que respecta a Taiwán. Los esfuerzos diplomáticos, informativos y económicos de China le han permitido aislar cada vez más a Taiwán del resto de la comunidad internacional. Los esfuerzos de China han tenido como objetivo alejar y crear divisiones entre Estados Unidos y sus aliados e impedir el acceso de EUA a la infraestructura clave de la región. Esto obstaculizaría la respuesta de EUA a una crisis en la región, tal como una invasión china de Taiwán. China también ha utilizado su creciente riqueza para financiar la reforma militar y los esfuerzos de modernización. Un Ejército Popular de Liberación más moderno y eficiente permite a los chinos respaldar sus ganancias de poder disuasivo con el poder duro coercitivo. También ha permitido a los chinos invadir y anexar a Taiwán.

Para superar estos desafíos, Estados Unidos deberá estar preparado para llevar a cabo operaciones anfibias y ganar acceso a infraestructura crítica necesaria para sostener las operaciones en la región indopacífica. El hecho de poder operar cómodamente en las regiones litorales permitirá a las Fuerzas Armadas de EUA desplegar y maniobrar grandes números de tropas y cantidades de equipamiento, ya sea de barco a costa o de costa a costa. Si bien Estados Unidos ya tiene una robusta capacidad anfibia en comparación con la mayoría de las naciones, es también una capacidad que ha estado disminuyendo por muchos años. Para el Ejército, la capacidad es casi inexistente.

Será necesario que el Ejército invierta recursos para aumentar su capacidad de llevar a cabo operaciones anfibias. Aunque son organizaciones muy capaces, la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina no pueden asumir la carga de las operaciones en el Indo-Pacífico por sí solos. El Ejército aporta una capacidad significativa a la fuerza conjunta en el Indo-Pacífico, pero primero debe llevar sus fuerzas allí. Una medida que el Ejército puede tomar es considerar la creación de organizaciones específicas, como la EASB. Esto permitiría al Ejército crear las bases y la infraestructura que la fuerza conjunta necesita para sostener las operaciones de combate en la región. Además, el Ejército debería trabajar con la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina para construir los conocimientos institucionales para llevar a cabo operaciones anfibias complejas. Estas acciones permitirían al Ejército integrarse mejor con la fuerza conjunta para superar los esfuerzos de China por negar a Estados Unidos el acceso al Indo-Pacífico


Notas

 

  1. «How Much Trade Transits the South China Sea?», China Power, accedido 30 de abril de 2020, https://chinapower.csis.org/much-trade-transits-south-china-sea/.
  2. Ibid.
  3. «U.S.-APEC Bilaterial Trade and Investment», Office of the United States Trade Representative, actualizado por última vez 24 de octubre de 2019, accedido 30 de abril de 2020, https://ustr.gov/countries-regions/japan-korea-apec/apec/us-apec-trade-facts.
  4. Ankit Panda, «How Old Is China’s Belt and Road Initiative Exactly?», The Diplomat, 11 de febrero de 2019, accedido 31 de agosto de 2020, https://thediplomat.com/2019/02/how-old-is-chinas-belt-and-road-initiative-exactly/.
  5. «United Nations Convention on the Law of the Sea of 10 December 1982», United Nations Division for Ocean Affairs and the Law of the Sea, 11 de febrero de 2020, accedido 31 de agosto de 2020, https://www.un.org/Depts/los/convention_agreements/convention_overview_convention.htm.
  6. Ibid.
  7. Ibid.
  8. Ibid.
  9. «How Uninhabited Islands Soured China-Japan Ties», BBC, 10 de noviembre de 2014, accedido 1 de marzo de 2020, https://www.bbc.com/news/world-asia-pacific-11341139.
  10. Jane Perlez, «Tribunal Rejects Beijing’s Claims in South China Sea», New York Times (sitio web), 12 de julio de 2016, accedido 31 de agosto de 2020, https://www.nytimes.com/2016/07/13/world/asia/south-china-sea-hague-ruling-philippines.html.
  11. Hong Zhang, «Beyond “Debt-Trap Diplomacy”: The Dissemination of PRC State Capitalism», The Jamestown Foundation, 5 de enero de 2019, accedido 31 de agosto de 2020, https://jamestown.org/program/beyond-debt-trap-diplomacy-the-dissemination-of-prc-state-capitalism/.
  12. Ibid.
  13. Ibid.
  14. Ibid.
  15. P. W. Singer y Emerson T. Brooking, LikeWar: The Weaponization of Social Media (Nueva York: Houghton Mifflin Harcourt, 2018).
  16. Amy E. Searight, Chinese Influence Activities with U.S. Allies and Partners in Southeast Asia (Washington, DC: Center for Strategic and International Studies, 6 de abril de 2018), accedido 1 de mayo de 2020, https://www.csis.org/analysis/chinese-influence-activities-us-allies-and-partners-southeast-asia.
  17. Annual Report to Congress: Military and Security Developments Involving the People’s Republic of China 2019 (Washington, DC: Office of the Secretary of Defense, 2019), accedido 1 de mayo de 2020, https://media.defense.gov/2019/May/02/2002127082/-1/-1/1/2019_CHINA_MILITARY_POWER_REPORT.pdf.
  18. Ibid.
  19. Searight, Chinese Influence Activities with U.S. Allies and Partners in Southeast Asia.
  20. Melanie Manion, «Politics in China», en Comparative Politics Today: A World View, ed. G. Bingham Powell y col., tomo 12 (Nueva York: Pearson, 2018), 340–76.
  21. Ibid.
  22. Shaun Turton, «China’s Belt and Road Ports Raise Red Flags over Military Plans», Nikkei Asian Review, 23 de julio de 2019, accedido 2 de mayo de 2020, https://asia.nikkei.com/Spotlight/Asia-Insight/China-s-Belt-and-Road-ports-raise-red-flags-over-military-plans.
  23. «China’s Belt and Road Initiative and Aviation», Centre for Asia Pacific Aviation, 26 de julio de 2018, accedido 2 de mayo de 2020, https://centreforaviation.com/analysis/airline-leader/chinas-belt-and-roadinitiative-and-aviation-427350.
  24. Joel Wuthnow y Phillip C. Saunders, «Chinese Military Reforms in the Age of Xi Jinping: Drivers, Challenges, and Implications», Chinese Strategic Perspectives Nro. 10 (Washington, DC: National Defense University Press, marzo de 2017), accedido 18 de agosto de 2020, https://ndupress.ndu.edu/Portals/68/Documents/stratperspective/china/ChinaPerspectives-10.pdf?ver=2017-03-21-152018-430.
  25. Annual Report to Congress.
  26. Ibid., 35.
  27. Ibid., 86.
  28. Brett A. Friedman, «Ensuring Access in a Maritime World», Proceedings 145, nro. 4/1394 (abril de 2019), accedido 2 de mayo de 2020, https://www.usni.org/magazines/proceedings/2019/april/ensuring-access-maritime-world.
  29. Ibid.
  30. Robert F. Gold, «The Engineer Amphibious Support Brigade: A Concept for Future Operations Rooted in the Past», Engineer 50 (enero-abril de 2020): 30–33, accedido 2 de mayo de 2020, https://home.army.mil/wood/application/files/9415/8680/1624/EN_Jan-Apr_2020_reduced_size.pdf.
  31. Ibid., 31.
  32. Ibid.
  33. Ibid.
  34. Ibid., 33.

 

El mayor Robert F. Gold, Ejército de EUA, es estudiante en la Escuela de Comando y Estado Mayor General del Ejército de EUA en Fort Leavenworth, Kansas. Su más reciente asignación fue como líder del equipo de asesores del 5º Batallón, 2ª Brigada de Asistencia de la Fuerza de Seguridad en Fort Bragg, Carolina del Norte. Tiene una maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad de Troy y una licenciatura en Administración de Empresas de la Universidad de Widener.

 

Volver al inicio