Revista Profesional del Ejército de EUA

Edición Hispanoamericana

Segundo-Trimestre-2021

Facebook Twitter LinkedIn Email App

Expulsarlos al mar Taiwan-main-badge

Brian J. Dunn

Descargar PDF depuy

Las fuerzas de armas combinadas de Taiwán disparan el 30 de mayo de 2019 durante los ejercicios anuales Han Kuang en el condado de Pingtung, en el sur de Taiwán, que se centran principalmente en rechazar una invasión china.

China afirma desde hace mucho tiempo que Taiwán «sigue siendo la principal “dirección estratégica” del Ejército Popular de Liberación»1. Sin embargo, hoy en día, el creciente poderío militar de China ha convertido este interés fundamental en un objetivo que está a su alcance2. China preferiría evitar la intervención exterior en esta iniciativa, pero ¿qué tendría que lograr para capturar y anexar a Taiwán sin enfrentar una coalición dirigida por Estados Unidos?

Se dedica demasiado esfuerzo a examinar los insuficientes medios de transporte anfibio de China, si Taiwán puede resistir hasta que lleguen las fuerzas militares de EUA, o si las estrategias asimétricas de Taiwán podrían disuadir a China elevando las bajas del Ejército Popular de Liberación (EPL) hasta niveles inaceptables. ¿Y si China está dispuesta a pagar el precio de la invasión? ¿Y si China puede lograr sus objetivos clave dentro del tiempo de reacción de Estados Unidos? ¿Y si China no comparte las suposiciones sobre lo que necesita para llevar un ejército a través del estrecho de Taiwán? Un Cuerpo de Ejército de EUA será clave para frustrar las ambiciones de China con respecto a Taiwán.

Para derrotar a Taiwán y evitar la guerra con Estados Unidos, lo único que China tiene que hacer es desembarcar por la fuerza e imponer un alto el fuego antes de una intervención significativa de Estados Unidos. Una vez logrado esto, una futura fase dos de abrumar o simplemente intimidar a Taiwán puede tener lugar en el momento que China elija después de reforzar y abastecer el territorio ocupado en Taiwán.

El único método para impedir que China anexe con éxito a Taiwán es rechazar los llamamientos para un cese del fuego, contener las cabezas de puente y las cabezas aéreas chinas en un perímetro lo más pequeño posible y luego expulsar a los invasores al mar. A diferencia del limitado papel de apoyo del Ejército de EUA previsto en el Pacífico, un Cuerpo de Ejército será indispensable y debe incorporarse completamente en los planes de contingencia del Comando Indo-Pacífico de Estados Unidos (INDOPACOM) en Taiwán3.

El-Teatro-Oriental

Equilibrio de fuerzas locales

En el pasado, el equilibrio de fuerzas entre las fuerzas chinas y taiwaneses una vez fue irrelevante porque la Armada de EUA dominaba el estrecho de Taiwán. Solo en los últimos 25 años, las fuerzas militares chinas, cada vez más sofisticadas, con una amplia gama de armas antiacceso/negación de área (A2/AD), han hecho considerablemente más difícil para Estados Unidos detener una posible invasión china con su flota desplegada en el Pacífico occidental. La escala del crecimiento de poder naval de China se ilustra con la visión que China tiene del poder naval de EUA durante la crisis del estrecho de Taiwán en 1996. El despliegue de dos portaaviones de EUA en la región de Taiwán se consideró no como una mera señal, sino como una «fuerza operacionalmente eficaz» que «recordó al Ejército Popular de Liberación del dominio norteamericano de los mares de Asia oriental, y que la capacidad [de la Armada del Ejército Popular de Liberación] para llevar a cabo misiones a las que se oponen Estados Unidos es nula, a menos que se encuentre una forma de anular el poderío marítimo norteamericano»4.

Las capacidades de A2/AD de los chinos ahora son lo suficientemente fuertes como para hacer que la Armada de EUA sea cautelosa de acercarse a China. La fuerza militar de China obliga a la Armada a depender de las fuerzas terrestres para ayudar a ganar el control de los mares cercanos a China. El Cuerpo de Infantería de Marina de EUA ha declarado los misiles antibuque móviles su mayor prioridad de modernización para ser «un brazo del poder naval»5. El Ejército considera que el dominio marítimo dominante del Pacífico requiere atributos muy diferentes de las brigadas de artillería para operar en las islas pequeñas en apoyo de la Armada6.

Taiwán tiene fuerzas significativas para atacar a las fuerzas de invasión chinas por mar, aire y tierra. Pero a medida que el equilibrio de fuerzas se inclina hacia China, Taiwán está haciendo hincapié en una respuesta asimétrica que incluye «la guerra electrónica y de información, naves de sigilo de alta velocidad, misiles móviles con base en la costa, la rápida siembra y barrido de minas, sistemas aéreos no tripulados y protección de infraestructuras críticas» para resistir una invasión china7. Taiwán también está desarrollando un ejército totalmente voluntario que incluye una reducción de la fuerza de servicio activo. Sin embargo, la escasez de voluntarios ha obstaculizado la capacidad de Taiwán para alcanzar su objetivo de dotación de personal del 90 % de la fuerza final, que está autorizada en solo 188 0008.

Taiwán tiene 140 000 efectivos de la fuerza terrestre en tres grupos de ejército que cuentan con un total de tres brigadas mecanizadas, seis brigadas de infantería motorizada, cuatro brigadas blindadas, cuatro brigadas de asalto aéreo/aviación, tres brigadas de artillería y dos brigadas de infantería de marina9. Los medios aéreos y navales de Taiwán están superados en número, carecen de su anterior superioridad tecnológica y no tienen la capacidad de reforzar o reemplazar las pérdidas como lo hacen las fuerzas chinas más cercanas a Taiwán10. Dado que la capacidad de Taiwán para derrotar al EPL en el estrecho de Taiwán y sobre el mismo se ha erosionado, asumo que China ganará suficiente superioridad aérea y naval en el estrecho.

El Departamento de Defensa (DOD) de EUA considera que el EPL «continúa preparándose para las contingencias en el estrecho de Taiwán para disuadir, y si es necesario, obligar a Taiwán a abandonar los movimientos hacia la independencia. Es probable que el EPL también se esté preparando para unificar por la fuerza a Taiwán con el territorio continental, mientras disuade, retrasa o niega toda intervención de terceros en nombre de Taiwán»11.

La reorganización del Ejército del EPL (EEPL) en brigadas de armas combinadas, el crecimiento de la aviación del ejército, la creación de otros elementos de apoyo de combate, la mejora del asalto aéreo y más opciones de apoyo aéreo cercano han «mejorado e incrementado las opciones para una invasión de Taiwán»12. La Armada del EPL (AEPL), la Fuerza Aérea y la Fuerza de Cohetes, la Fuerza de Apoyo Estratégico (operaciones espaciales y ciberespaciales) y su Fuerza Conjunta de Apoyo Logístico han aumentado su capacidad para apoyar una invasión13. Es probable que el Comando del Teatro Oriental de China tenga el control operacional de las fuerzas en el combate en torno a Taiwán (véase el mapa)14.

El DOD considera que las fuerzas del EPL en los teatros del este y el sur de China estarán disponibles para las contingencias en Taiwán. En esos teatros China tiene 408 000 efectivos de la fuerza terrestre en cinco grupos de ejército que se cree que tienen treinta brigadas de armas combinadas del EEPL (cinco con funciones anfibias, cinco brigadas de asalto aéreo/aviación y cinco brigadas de artillería, además de seis brigadas aerotransportadas y cuatro brigadas de infantería de marina)15. El poder naval y aéreo de China es abrumador y tiene un gran número de misiles balísticos y cruceros que puede destruir y perturbar los medios militares de Taiwán al comienzo del conflicto16. El resto del EPL podría reforzar o reemplazar las pérdidas de combate. Sin embargo, tal vez no sean más que una punta de lanza cuando sea necesario, dado su enfoque tradicional en el Mar Meridional de China y su reciente orientación hacia zonas más alejadas, incluso tierra adentro, tanto como fuerza expedicionaria como anfibia17.

Desembarcando en tierra

Los esfuerzos por mejorar las capacidades para invadir Taiwán en todos los elementos del EPL se deben a los abrumadores gastos de defensa, «gran parte de los cuales se centraron en el desarrollo de capacidades para unificar Taiwán con el territorio continental por la fuerza», según el DOD. Sin embargo, el DOD aparentemente minimiza la probabilidad de una invasión exitosa18.

«Los escritos chinos disponibles al público describen diferentes conceptos operacionales para una invasión anfibia de Taiwán. […] El objetivo sería penetrar o evitar las defensas costeras, establecer y desarrollar una cabeza de playa, transportar personal y material a los lugares de desembarco designados en el norte o el sur de la costa occidental de Taiwán y lanzar ataques para tomar y ocupar objetivos clave o toda la isla.

 

La invasión anfibia a gran escala es una de las operaciones militares más complicadas y difíciles. El éxito depende de la superioridad aérea y marítima, la rápida concentración y sostenimiento de abastecimientos en tierra y el apoyo ininterrumpido. Un intento de invadir Taiwán probablemente supondría una carga para las Fuerzas Armadas de China e invitaría a la intervención internacional. Estas presiones, combinadas con el desgaste de fuerzas de combate de China y la complejidad de la guerra urbana y contrainsurgencia, incluso suponiendo un aterrizaje y una operaciones de seguimiento exitosos, hacen que la invasión anfibia de Taiwán sea un gran riesgo político y militar»19.

 

El amplio aumento de capacidades militares chinas y el gran interés de China de anexar a Taiwán por la fuerza, si es necesario, parece desmentirse por la falta de capacidades anfibias de la AEPL o de una fuerza de infantería de marina tan grandes y sofisticadas como el equipo de la Armada y el Cuerpo de Infantería de Marina (USMC) de EUA. El DOD señala la falta de buques de desembarco de la AEPL, «lo que sugiere que una operación de asalto directo a la playa que requiere una gran cantidad de medios de transporte es menos probable en la planificación»20. Además, las capacidades anfibias chinas no se ejercen en niveles superiores al batallón, a pesar de la reorganización y el reequipamiento de las fuerzas anfibias y aerotransportadas.

Foto: Yan Jialuo y Yao Guanchen, Ministerio de Defensa Nacional de la República Popular de China
Foto: Yan Jialuo y Yao Guanchen, Ministerio de Defensa Nacional de la República Popular de China

Estas aparentes deficiencias no deben interpretarse como que una invasión está más allá de las capacidades de China, sino que los chinos creen que una invasión al estilo del Día D en 1944 es innecesaria. Los estadounidenses olvidan que su gran Cuerpo de Infantería de Marina es una fuerza única en la historia y que los asaltos anfibios son anteriores al USMC21. Los infantes de marina desarrollaron tácticas y equipos específicos antes de la Segunda Guerra Mundial para llevar a cabo sus misiones de entrada forzada a gran escala y combate sostenido en tierra, un planteamiento que se ha seguido desde la Segunda Guerra Mundial hasta el reciente enfoque de integración con la Armada22.

China tiene una gran fuente de transporte marítimo en forma de buques civiles construidos con una función de reserva militar23. En lugar de los tradicionales desembarcos en la playa, China podría tomar los puertos utilizando sus fuerzas especiales y algunos de sus infantes de marina apoyados por el ejército del grupo aerotransportado chino y con buques civiles de seguimiento que traerán fuerzas más pesadas. El Ejército de Taiwán podría ser sorprendido en sus cuarteles o defensas de playa, incapaz de replegarse rápidamente y en buen orden bajo el ataque aéreo y de misiles del EPL a medida que las cabezas aéreas y las cabezas de puente chinas se están formando y son más vulnerables al contraataque24.

China tiene experiencia con una campaña anfibia que se aparta de la práctica de EUA. A pesar de la falta de buques anfibios y de personal capacitado en su armada, el EPL conquistó con éxito la isla de Hainan, controlada por los nacionalistas chinos, que es solo ligeramente más pequeña que Taiwán, en abril de 1950. Los chinos sufrieron grandes pérdidas, pero una vez en tierra, capturaron más de noventa mil tropas nacionalistas. El desembarco fue posible gracias, a pesar de la superioridad del poder aéreo y naval nacionalista, a la artillería del EPL utilizada para «ganar el control efectivo del mar y el espacio aéreo entre Hainan y el territorio continental»25.

Sin lugar a dudas, la guerra anfibia es tan difícil como declara el DOD. Pero Hainan demuestra que China puede superar las dificultades sin usar los métodos de EUA26. China puede invadir Taiwán si puede negar el poder aéreo y naval que podría detener el cruce del EPL. El nuevo énfasis taiwanés en los planteamientos asimétricos para combatir el EPL, así como las preocupaciones de la Armada de EUA sobre las capacidades A2/AD del EPL, indican que China ya ha anulado, al menos en parte, los obstáculos del poder aéreo y naval a la invasión.

Si solo se trata de una guerra entre China y Taiwán, China tiene la superioridad aérea y naval para ganar el control del estrecho de Taiwán en caso de invasión. En 2012, los taiwaneses llevaron a cabo un ejercicio militar anticipando un ataque directo de China a Taipéi mediante un «desembarco en las orillas del río Tamshui, que atraviesa la capital»27. Si China puede entonces concentrar fuerzas más rápido de lo que Taiwán puede movilizar y contraatacar, incluso si Estados Unidos puede desplegar su poder naval y aéreo sobre y alrededor de Taiwán antes de que China pueda derrotar a las fuerzas terrestres de Taiwán, ¿qué se podría hacer para evitar que las fuerzas terrestres del EPL permanezcan en Taiwán en un «conflicto estancado» que puede reanudarse en el momento que el EPL elija para completar la captura?

Las tiranías de tiempo y distancia

Las discusiones sobre el equilibrio militar entre EUA y China oscurecen la realidad de que China necesita derrotar a Taiwán para ganar. China solo necesita retrasar la entrada de EUA para poder centrarse en la derrota de Taiwán. ¿Puede China lograr sus objetivos clave en Taiwán antes de que EUA decida intervenir y antes de que las fuerzas militares norteamericanas (y aliadas) se agrupen y sean enviadas a la batalla?

China puede imponer un retraso a la intervención de EUA mediante la disuasión militar y aprovechando el tiempo que le lleva a la dirección civil de EUA decidir intervenir. Samuel Huntington habló de estos dos aspectos de la toma de decisiones de seguridad nacional:

«

Las fuerzas de EUA podrían estar preparadas, ser enviadas al mar y recibir órdenes de ir al Pacífico después de identificar las preparaciones chinas consistentes con los planes de invasión antes de la decisión política de luchar.

»

«Un [mundo] es la política internacional, el mundo del equilibrio de poder, guerras y alianzas, los usos sutiles y brutales de la fuerza y la diplomacia para influir en el comportamiento de otros Estados. El otro mundo es la política interna, el mundo de los grupos de interés, partidos políticos, clases sociales con sus intereses y objetivos en conflicto»28.

 

Un aspecto de demorar el tiempo de reacción de EUA es el equilibrio de poder alterado por un cuarto de siglo de rápida modernización militar china. La crisis en el estrecho de Taiwán de 1996 ayudó a estimular a China a «centrarse en la creación de capacidades para contrarrestar las fuerzas de EUA» y a disuadir a Taiwán de avanzar hacia la independencia29. Dos portaaviones estadounidenses ya no son una fuerza operacionalmente eficaz que se interponga en el camino de China. Las Fuerzas Armadas chinas más grandes y sofisticadas requieren que Estados Unidos refuerce las fuerzas en el Pacífico occidental con fuerzas basadas en EUA o incluso en otras partes del mundo para concentrar suficiente poder para luchar a través del escudo A2/AD del EPL solo para llegar a Taiwán.

Imagen cortesía del Instituto de Bellas Artes de Sichuan

Es poco probable que China pueda llevar a cabo una invasión «de la nada»; su preparación para una invasión no podría permanecer oculta por mucho tiempo. Pero mientras que un ataque soviético a Alemania Occidental habría golpeado inmediatamente a las fuerzas de EUA, no sería el caso si China invadiera Taiwán. Si China se abstiene de atacar a las fuerzas de EUA en el mar, en Japón o en Guam, los dirigentes políticos norteamericanos se verán enfrentados a la decisión de luchar contra una China poderosa por un pequeño y lejano Taiwán. ¿Con qué rapidez tomaría Estados Unidos esa decisión?

En tres ocasiones en que un enemigo atacó repentinamente —en Corea del Sur en 1950, en Kuwait en 1990 y después de los ataques terroristas de Al-Qaeda del 11 de septiembre de 2001 en el territorio de Estados Unidos— las reacciones fueron rápidas. En 1950, el presidente Harry Truman ordenó la acción aérea y naval de EUA solo dos días después de la invasión de Corea del Norte30. En 1990, el presidente George H. W. Bush ordenó que las fuerzas estadounidenses se desplegaran a Arabia Saudita menos de una semana después de que Iraq invadiera Kuwait31. Y el Congreso de Estados Unidos autorizó el uso de la fuerza militar una semana después de los ataques terroristas32. China es una amenaza potencial mucho mayor que cualquiera de los enemigos en esos tres ejemplos, por lo que el debate en EUA podría ser más largo, pero China no puede contar con un largo retraso de la política interna de Estados Unidos.

El aspecto de poder en las relaciones internacionales no solo es el equilibrio de poder militar que ha cambiado en la dirección de China. La gran distancia física que domina las operaciones de EUA en el Pacífico occidental requiere tiempo para superarla. Sin las tropas de EUA en el terreno en Taiwán, no habrá una participación automática el primer día como la que hubo en Alemania Occidental durante la Guerra Fría. En la guerra de Corea, a pesar de la rápida decisión política de intervenir y de las fuerzas de EUA en el cercano Japón, la fuerza terrestre inicial no estuvo en el terreno hasta una semana y media después de la invasión norcoreana, y tres divisiones más llegaron a Corea del Sur más de tres semanas después de la invasión33. En la guerra del Golfo Pérsico de 1990, se necesitaron unas seis semanas para desplegar la 24ª División de Infantería (mecanizada) desde el territorio continental de Estados Unidos a Arabia Saudita, sin interferencia de Iraq34. En un ataque directo contra América en 2001, pasaron más de cinco semanas antes de que las primeras fuerzas especiales estuvieran en Afganistán35.

Sin duda alguna, las fuerzas norteamericanas podrían estar preparadas, ser enviadas al mar y recibir órdenes de ir al Pacífico después de identificar las preparaciones chinas consistentes con los planes de invasión antes de la decisión política de luchar. Algunas unidades del Ejército podrían ser trasladadas a Taiwán en semanas, suponiendo que la Armada y Fuerza Aérea de EUA puedan mantener seguras las líneas de comunicación aéreas y marítimas. Pero es poco probable que las fuerzas blindadas de EUA ubicadas en el territorio continental de Estados Unidos superen la concentración militar del EPL a través de un estrecho de 160 kilómetros. Esas fuerzas blindadas son la clave para derrotar una invasión china a Taiwán.

Permanecer en el terreno

Desembarcar una fuerza de invasión en Taiwán no está más allá de las capacidades y experiencia del EPL. Los estrategas de EUA no deben considerar la prevención de la conquista total de Taiwán por parte de China como la derrota de China. ¿Y si los objetivos clave que China debe alcanzar en una invasión solo son los que permiten a China mantener una presencia militar allí en lugar de penetrar las líneas defensivas y ocupar la isla? Si las fuerzas terrestres del EPL no son expulsadas al mar, esto podría ser equivalente a haber perdido Taiwán. En el mejor de los casos, Estados Unidos podría encontrarse con una segunda zona desmilitarizada como Corea en INDOPACOM en defensa de Taiwán. En el peor de los casos, Estados Unidos podría enfrentarse más tarde con la opción de liberar a Taiwán usando un Cuerpo de Infantería de Marina menos centrado en la guerra anfibia a gran escala contra los medios A2/AD chinos emplazados en Taiwán.

China no necesita destruir el ejército taiwanés, ocupar todo Taiwán, o incluso capturar Taipéi para ganar la guerra. Si China puede mover suficientes grupos de ejército a Taiwán y mantener una línea logística razonable, puede suspender la guerra en cualquier momento. La premisa central del Concepto de Defensa General de Taiwán (CDG) es que las capacidades de guerra asimétrica taiwanesas aprovecharán las debilidades chinas de la manera más eficiente «mientras sobrevive lo suficiente hasta la intervención de terceros»36. Gran parte del mundo —quizás especialmente Estados Unidos— se sentiría aliviada de tener un alto el fuego antes de que las fuerzas norteamericanas y chinas se disparen abiertamente entre sí. China utilizaría ese alto el fuego para fortalecer su posición en Taiwán y prepararse para una segunda fase de la invasión: romper las líneas taiwanesas y llevar a cabo la conquista final de la isla.

A finales de junio de 1944, a pesar de los daños causados a un puerto artificial y la destrucción del otro, casi un millón de tropas aliadas estaban en tierra en la cabeza de playa de Normandía tras la invasión del Día D de la Francia ocupada por los alemanes37. Los alemanes perdieron su oportunidad de expulsar a los invasores al mar y no pudieron evitar la concentración de fuerzas aliadas y su subsecuente avance al interior alemán. Taiwán se enfrenta a ese dilema si las fuerzas terrestres del Ejército Popular de Liberación llegan a tierra. La pregunta es si Taiwán puede expulsar a los invasores al mar. Mientras que el nuevo CDG de Taiwán se centra en las capacidades de guerra asimétrica, un enfoque «ampliamente elogiado por expertos internacionales», una vez que los chinos estén en tierra, los taiwaneses querrán desesperadamente capacidades de combate terrestre simétrico con un arsenal convencional, como los tanques tipo Abrams que Taiwán ha decidido comprar, pero que no se ajusta al CDG38. Taiwán tendrá que negar a China una pausa para concentrar sus fuerzas y reanudar la guerra meses o años después.

Foto cortesía de ETtoday

Los taiwaneses tendrán que expulsar a las fuerzas terrestres del EPL hacia el mar y no solo contener a los chinos en sus enclaves. Taiwán cuenta con 140 000 efectivos terrestres en tres grupos de ejército que suman veintidós brigadas de combate que se enfrentan a una posible fuerza de invasión de más de 400 000 efectivos terrestres en siete grupos de ejército (incluidos infantes de marina y fuerzas aerotransportadas), que suman un total de cincuenta brigadas de combate en los teatros oriental y meridional (los más cercanos a Taiwán)39. Mientras que los taiwaneses podrían estar pensando en cuántas tropas del EPL las fuerzas terrestres taiwanesas podrían impedir que avancen a Taipéi hasta que Estados Unidos intervenga, la pregunta correcta es cuántas tropas el EPL China necesitaría en Taiwán para detener un contraataque taiwanés. Considere que incluso una movilización exitosa de las tropas de reserva taiwanesas simplemente proporciona fuerzas de defensa locales mientras las fuerzas activas llevan a cabo las principales misiones de combate40. ¿Es el ejército activo de Taiwán un «cascarón vacío» con escasez de personal especialmente considerable en las unidades de combate41? ¿Incluso cien mil tropas del EPL con amplio apoyo aéreo y naval serían suficientes para atrincherarse y aguantar solas contra Taiwán?

Incluso un ejército taiwanés activo totalmente equipado para operaciones de combate a gran escala puede ser inadecuado. Si es así, simplemente impulsar a Taiwán a gastar más en defensa y corregir las deficiencias de personal no es suficiente. Taiwán necesitará ayuda desde el extranjero. Estados Unidos es la única fuente de fuerzas terrestres capaces de llevar a cabo operaciones de combate ofensivas a gran escala. El Cuerpo de Infantería de Marina cuenta con muchas fuerzas desplegadas en el Pacífico occidental, pero están preparándose para operaciones más ligeras y centrando más su atención en el apoyo a la Armada en una batalla de control marítimo en la nueva era de la competencia entre grandes potencias.

Esto deja al Ejército de EUA con un cuerpo de ejército de dos a cuatro divisiones más unidades de apoyo para encabezar las operaciones ofensivas contra las cabezas de puente del EPL42. Sin duda alguna, esto requiere que la Armada y la Fuerza Aérea luchen a través de las fuerzas navales y aéreas de China apoyadas por capacidades de A2/AD para obtener un acceso seguro a los puertos y aeropuertos de Taiwán que permita el despliegue del Ejército y proporcione oportunidades a las fuerzas conjuntas de EUA para interrumpir las líneas logísticas de China a través del estrecho de Taiwán.

Esta escala de participación del Ejército de EUA en el INDOPACOM fuera de la península de Corea es verdaderamente un concepto nuevo en el siglo XXI43. La infraestructura y el apoyo logístico para llevarla a cabo son insuficientes. Una propuesta de gastos para mejorar las capacidades logísticas como la de la OTAN podría ampliar el alcance del INDOPACOM.

«En el marco de la propuesta plurianual del INDOPACOM, US$ 5800 millones se destinarían a misiles ofensivos y múltiples radares, incluido un radar espacial; otros US$ 5800 millones se utilizarían para distribuir fuerzas en toda la región; y US$ 5100 millones se destinarían a “facilitadores de logística y seguridad”—una amplia gama que incluye operaciones de contrapropaganda, almacenamiento de combustible, instalaciones de reparación para daños causados por la guerra, así como ayuda militar para las fuerzas militares de Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam»44.

 

Este es solo un primer paso para que el Ejército pueda intervenir decisivamente y evite que China comience la conquista de Taiwán. Si se necesitan equipamiento y abastecimientos preposicionados del Ejército a flote para las divisiones pesadas en el Pacífico occidental para acelerar su despliegue, deberían ser agregados a la propuesta.

La victoria

Taiwán es un lugar en la periferia de China donde la competencia principal del Ejército de operaciones de combate a gran escala podría llevarse a cabo para obtener un resultado decisivo. Contar con una estrategia asimétrica del CDG de Taiwán de infligir bajas para disuadir a China de invadir es arriesgado. Hace años, parecía que había un límite a lo que China sufriría para tomar Taiwán:

«Hace unos meses se informó de que el alto mando chino proporciona regularmente a los dirigentes del Gobierno sus predicciones para un ataque contra Taiwán. Al parecer, en 2004 fue relevado en cuestionamiento que se anticipaban unas 21 000 muertes en un ataque de este tipo. Contrariamente a las opiniones occidentales de que China tiene mano de obra ilimitada y que la vida humana no tiene valor, los dirigentes consideraron que esta cifra era inaceptable»45.

 

El problema es que una estrategia de disuasión que cause bajas se basa en la tolerancia del enemigo a las muertes. No podemos saber cuándo los chinos verán una situación militar mejorada —o fugaz— que pone el número de muertos previsto en un rango aceptable. Y no podemos saber cuándo la situación interna hará que los gobernantes del Partido Comunista Chino (PCCh) sean mucho más tolerantes con las bajas militares. El ejército chino existe para mantener al PCCh en el poder46. Si el PCCh necesita conquistar Taiwán para permanecer en el poder, las bajas del PLA podrían convertirse en un factor limitante.

Una vez que el EPL esté en tierra, las misiones para derrotar la invasión serán contener y aislar las cabezas de puente, evitar que se consoliden, frenar la concentración de fuerzas del EPL y permitir un contraataque taiwanés lo antes posible antes de que las fuerzas terrestres del EPL traigan armas pesadas y abastecimientos para librar una batalla de gran envergadura. Estas misiones pueden ser apoyadas:

  • vendiendo a Taiwán de vehículos blindados pesados, helicópteros de ataque y medios de fuegos y de apoyo necesarios para derrotar al EPL en operaciones de combate a gran escala;
  • enviando unidades de fuegos, aviación, defensa antiaérea y antimisiles y otras de apoyo a Taiwán (además de unidades de la Armada, el Cuerpo de Infantería de Marina y la Fuerza Aérea de EUA) para apoyar una contraofensiva taiwanesa y
  • desplegando un cuerpo pesado del Ejército de EUA en Taiwán.

Este último paso reforzará la moral de los taiwaneses al saber que los refuerzos de las unidades de maniobra están llegando y proporcionará el núcleo para un contraataque decisivo si las brigadas de maniobra de Taiwán, por sí solas, son incapaces de rechazar el ataque de las fuerzas terrestres del EPL.

La idea de que Taiwán debe ser capaz de resistir al EPL hasta que Estados Unidos intervenga no carece de mérito. La pregunta es, ¿qué hace EUA cuando llegan sus fuerzas? Llegar a tiempo para hacer cumplir un alto el fuego solo es un medio para retrasar la pérdida. Por sí sola, la amenaza creíble de un cuerpo del Ejército de EUA capaz de desplegarse en Taiwán podría disuadir a China de iniciar una invasión; China ya no podría confiar en que el esfuerzo principal seguirá siendo uno exclusivamente entre el EPL y las fuerzas terrestres de Taiwán. Y si la disuasión no es posible, cuerpo de ejército el enemigo al mar.


Notas

  1. Office of the Secretary of Defense, Annual Report to Congress: Military and Security Developments Involving the People’s Republic of China 2019 (Washington, DC: Department of Defense, mayo de 2019), iii, accedido 6 de junio 2020, https://media.defense.gov/2019/May/02/2002127082/-1/-1/1/2019_CHINA_MILITARY_POWER_REPORT.pdf.
  2. Timothy L. Faulkner, «China contemporánea: En conflicto, no en competencia», Military Review 75, nro. 1 (primer trimestre de 2020): 55-69, accedido 6 de junio de 2020, https://www.armyupress.army.mil/Journals/Edicion-Hispanoamericana/Archivos/Primer-Trimestre-2020/China-contemporanea/. La anexión de Taiwán es un peldaño para un mayor dominio militar chino en el Pacífico, pero está fuera del alcance de la cuestión de una invasión de Taiwán.
  3. Emily Martin y Samantha Wooley, «The Army’s Role in the Future Pacific Theater», Military Review 98, nro. 1 (enero-febrero de 2018): 111, accedido 6 de junio de 2020, https://www.armyupress.army.mil/Portals/7/military-review/Archives/English/Wooley-armys-role-in-future-pacific.pdf.
  4. Bernard D. Cole, The Great Wall at Sea: China’s Navy Enters the Twenty-First Century (Annapolis, MD: Naval Institute Press, 2001), 147.
  5. David B. Larter, «To Combat the China Threat, US Marine Corps Declares Ship-Killing Missile Systems Its Top Priority», Defense News, 5 de marzo de 2020, accedido 5 de junio de 2020, https://www.defensenews.com/naval/2020/03/05/to-combat-the-china-threat-us-marine-corps-declares-ship-killing-missile-systems-its-top-priority/.
  6. Sydney J. Freedberg Jr., «Army Rebuilds Artillery Arm For Large-Scale War», Breaking Defense, 27 de abril de 2020, accedido 5 de junio de 2020, https://breakingdefense.com/2020/04/army-rebuilds-artillery-arm-for-large-scale-war/.
  7. Office of the Secretary of Defense, Annual Report to Congress 2019, 91.
  8. Ibid., 90.
  9. Ibid., 115–17.
  10. Ibid.
  11. Ibid., 70.
  12. Ibid., 87.
  13. Ibid., 88–89.
  14. Office of the Secretary of Defense, Annual Report to Congress: Military and Security Developments Involving the People’s Republic of China 2020 (Washington, DC: Department of Defense, septiembre de 2020), 98, accedido 8 de septiembre de 2020, https://media.defense.gov/2020/Sep/01/2002488689/-1/-1/1/2020-DOD-CHINA-MILITARY-POWER-REPORT-FINAL.PDF.
  15. Office of the Secretary of Defense, Annual Report to Congress 2019, 115–17.
  16. Ibid.
  17. Michael A. Hanson, «China’s Marine Corps Is on the Rise», Proceedings 146, nro. 4 (abril de 2020): 30.
  18. Office of the Secretary of Defense, Annual Report to Congress 2019, 90–91.
  19. Ibid., 85.
  20. Ibid., 88–89.
  21. Jeremy Black, Combined Operations: A Global History of Amphibious and Airborne Warfare (Lanham, MD: Rowman & Littlefield, 2018), x.
  22. U.S. Marine Corps, Force Design 2030 (Washington, DC: Department of the Navy, marzo de 2020), 2, accedido 5 de junio de 2020, https://www.hqmc.marines.mil/Portals/142/Docs/CMC38%20Force%20Design%202030%20Report%20Phase%20I%20and%20II.pdf?ver=2020-03-26-121328-460.
  23. Agence France-Presse, «Report: China Orders Civilian Ships Adapted for Military Use», Defense News, 18 de junio de 2015, accedido 5 de junio de 2020, https://www.defensenews.com/global/asia-pacific/2015/06/18/report-china-orders-civilian-ships-adapted-for-military-use/.
  24. Brian J. Dunn, «The Taiwan Crisis Part III», The Dignified Rant (blog), 11 de abril de 2005, accedido 5 de junio de 2020, https://thedignifiedrant.blogspot.com/2005/04/taiwan-crisis-part-iii.html. Puede ser interesante ver mi escenario de una invasión china a Taiwán, fundado por el precedente de la invasión alemana a Noruega en 1940, a pesar de la falta de superioridad naval. Me equivoque mucho en cuanto a cuándo podría ocurrir, pero el concepto sigue siendo relevante.
  25. Cole, The Great Wall at Sea, 19.
  26. Como se ha observado, no debe olvidarse el ejemplo de la invasión alemana de Noruega frente a la superioridad naval británica. El asalto aéreo alemán en Creta en 1941, a pesar de la superioridad naval británica, también es una advertencia sobre lo que un enemigo decidido e ingenioso puede lograr.
  27. Agence France-Presse, «Taiwan Launches Drill Simulating Chinese Invasion», Yahoo News, 16 de abril de 2012, accedido 5 de junio de 2020, https://malaysia.news.yahoo.com/taiwan-launches-drill-simulating-chinese-invasion-101747070.html.
  28. Amos A. Jordan y William J. Taylor Jr., American National Security: Policy and Process (Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1981), 201.
  29. Defense Intelligence Agency, China Military Power: Modernizing a Force to Fight and Win (Washington, DC: Defense Intelligence Agency, 2019), 3, accedido 5 de junio de 2020, https://www.dia.mil/Portals/27/Documents/News/Military%20Power%20Publications/China_Military_Power_FINAL_5MB_20190103.pdf.
  30. Richard W. Stewart, ed., American Military History, Volume II: The United States Army in a Global Era, 1917-2008 (Washington, DC: U.S. Army Center of Military History, 2010), 224, accedido 5 de junio de 2020, https://history.army.mil/html/books/030/30-22/CMH_Pub_30-22.pdf. Seleccioné estas decisiones de luchar norteamericanas como ejemplos de grandes guerras en países distantes que no eran preocupaciones de seguridad principales. Aunque la guerra en Afganistán fue resultado de un ataque directo a Estados Unidos, Al-Qaeda fue el atacante mientras que el Gobierno talibán solo fue el invasor de Afganistán respaldado por Pakistán. Si no fuera por la defensa de Al-Qaeda por parte de los talibanes, pienso que es posible que la respuesta de EUA a los acontecimientos del 11-S hubiera sido más legal, cinética indirecta a través de terceros, y diplomática que un ataque directo y el derrocamiento del Gobierno talibán en Afganistán.
  31. William M. Vogt y Carl A. Gnam Jr., eds., Desert Storm (Leesburg, VA: Empire Press, 1991), 35.
  32. Joint Resolution to Authorize the Use of United States Armed Forces Against Those Responsible for the Recent Attacks Launched against the United States, S.J. Res. 23, 107th Cong. (2001), accedido 5 de junio de 2020, https://www.govinfo.gov/content/pkg/PLAW-107publ40/html/PLAW-107publ40.htm.
  33. Stewart, American Military History, 227–29.
  34. Robert H. Scales Jr., Certain Victory: The U.S. Army in the Gulf War (Washington, DC: Brassey’s, 1997), 87–89.
  35. Richard D. Hooker Jr. y Joseph J. Collins, eds., Lessons Encountered: Learning from the Long War (Washington, DC: National Defense University Press, septiembre de 2015), 24–25.
  36. Drew Thompson, «Hope on the Horizon: Taiwan’s Radical New Defense Concept», War on the Rocks, 2 de octubre de 2018, accedido 5 de junio de 2020, https://warontherocks.com/2018/10/hope-on-the-horizon-taiwans-radical-new-defense-concept/.
  37. Stewart, American Military History, 152.
  38. Corey Lee Bell, «Is Taiwan Really Buying the “Wrong” Weapons?» The Diplomat, 31 de marzo de 2020, accedido 5 de junio de 2020, https://thediplomat.com/2020/03/is-taiwan-really-buying-the-wrong-weapons/.
  39. Office of the Secretary of Defense, Annual Report to Congress 2019, 115–17.
  40. Ian Easton y col., Transformation of Taiwan’s Reserve Force (Santa Monica, CA: RAND Corporation, 2017), 28, accedido 5 de junio de 2020, https://www.rand.org/pubs/research_reports/RR1757.html.
  41. Paul Huang, «Taiwan’s Military Is a Hollow Shell», Foreign Policy (sitio web), 15 de febrero de 2020, accedido 5 de junio de 2020, https://foreignpolicy.com/2020/02/15/china-threat-invasion-conscription-taiwans-military-is-a-hollow-shell/.
  42. Desde la guerra del Golfo Pérsico, el Ejército rutinariamente ha planificado para grandes contingencias (o conflictos) o grandes guerras de teatro organizadas en torno de cuatro o cinco divisiones. Supongo que la distancia, falta de tiempo, medios de antiacceso/negación de áreas del Ejército Popular de Liberación, así como la existencia necesaria de un viable ejército taiwanés en apoyo disminuyen el número de divisiones de EUA.
  43. Brian J. Dunn, «The Tyranny of the Shores: Army Planning for the Asia-Pacific Theater», Military Review 98, nro. 2 (marzo-abril de 2018): 101–7, accedido 5 de junio de 2020, https://www.armyupress.army.mil/Portals/7/military-review/Archives/English/Dunn-Tyranny-of-Shores.pdf.
  44. Joe Gould, «Congress Seeks to Confront China With $6 Billion in New Defense Spending», Foreign Policy (website), 16 de abril de 2020, accedido 5 de junio de 2020, https://foreignpolicy.com/2020/04/16/congress-us-china-competition-6-billion-new-defense-spending/.
  45. Norman Friedman, «World Naval Developments», Proceedings 131, nro. 11/1,233 (noviembre de 2005), accedido 5 de junio de 2020, https://www.usni.org/magazines/proceedings/2005/november/world-naval-developments.
  46. Franz-Stefan Gady, «Interview: Ben Lowsen on Chinese PLA Ground Forces», The Diplomat, 8 de abril de 2020, accedido 5 de junio de 2020, https://thediplomat.com/2020/04/interview-ben-lowsen-on-chinese-pla-ground-forces/.

 

Brian J. Dunn, tiene una licenciatura en Ciencias Políticas e Historia de la Universidad de Michigan y una maestría en historia de la Universidad de Eastern Michigan. Está jubilado de su trabajo como analista de investigación no partidista para la Legislatura de Michigan y sirvió en la Guardia Nacional del Ejército del Estado de Michigan por seis años. Ha tenido artículos publicados en las revistas Army, Joint Force Quarterly y Military Review, entre otras, y escribe sobre temas de defensa y seguridad nacional para su revista en línea, The Dignified Rant.

 

China-report-2020

Volver al inicio